Menú de la emoción y la nostalgia

Broccolino, un pedazo de Italia en el Microcentro porteño

Viernes, 24 de junio de 2022

Hace 37 años, los hermanos Antonio y Luciana Trio abrieron en el Microcentro porteño el Ristorante Broccolino. El nombre alude, a cómo llaman los italianos residentes de Nueva York al puente de Brooklin. Su cocina de profundas raíces italianas también abreva en platos ítalo-porteños y de los inmigrantes llegados a la Gran Manzana, como la gigantesca cebolla en flor que lleva el nombre de la casa.

Broccolino - Esmeralda 776, Buenos Aires. Teléfono: 3910-9747. Horarios: todos los días de 12.00 a 23.00 corrido. Precio: $$$. Menú completo en: www.broccolino.com.ar Instagram: @broccolino_ristorante

Broccolino nació en febrero de 1985, a instancias de Antonio (fallecido prematuramente) y Luciana Trio, con su estilo de trattoria italiana, en pleno Microcentro porteño. Luciana, además, tuvo junto a sus hijos Sandro, Máximo (también fallecido muy joven) y Lucy, así como un amigo de Fondo de Olla ©, Osvaldo Puppi, una segunda casa que llevaba el nombre de su creadora.

Por razones personales de vecindad, fuimos habitués de este local ubicado en el barrio de Colegiales, casi en el límite con Belgrano. Muchos de los platos clásicos eran idénticos al de su hermano mayor, entre ellos los Calamaretti Luciana, o Broccolino, como se quiera, flambeados con vino blanco. Imposible resistirse a esta preparación, algo que nos pasó en la reciente visita al restaurante, compartiendo la mesa con la propia Luciana, lúcida como siempre y a punto de embarcar para Trieste, donde se casa su nieta.

Hoy las riendas de Broccolino las tiene el hijo mayor Alejandro ("Sandro") Ballabeni. La tradición se mantiene y la fidelidad de sus clientes lo mismo, a la par que están volviendo por suerte los turistas que no dejan de pasar por este lugar donde se abreva la culinaria italiana, con algunos toques porteños (como la milanesa que adorna la carta), y neoyorquinos (la flor de cebolla, de tamaño XXL cuyo molde los hermanos Trio trajeron desde la Gran Manzana.

Muchos famosos han pasado por este local a lo largo de sus 37 años de vida. Como un maduro Anthony Quinn, cuyo cuadro de dimensiones muy grandes cubre una de las paredes junto a una sonriente Luciana.

Con Luciana, en Broccolino.

El espacio es largo y no demasiado ancho no obstante lo cual, dando la vuelta en "u" y pasando por la misma cocina, podemos ingresar a un segundo salón de dimensiones similares. Única diferencia, el horno que está a la vista ni bien uno ingresa al restaurante. De allí salen las pizzas, en versión a la Napolitana, Fugazzetta, Jamón y Morrones, y la clásica de Mozzarella.

Todos los días hay una especialidad fija: los lunes, risotto de pollo; martes, mondongo a la Fiorentina; miércoles, arroz con calamares; el jueves viene con sorpresa, y los viernes es el momento de las "famosas lentejas".

Ya comentamos que la elección de ambas entradas recayó en clásicos de la casa, que por otra parte no hacía falta abrir el menú para indicar su comanda: los calamaretti y la cebolla en flor.

Hay otras opciones muy tentadoras, como las berenjenas a la parmigiana; los langostinos fritos, y la ensalada caprese fior di latte.

Está claro que lo más pedido (en porcentajes que asombran) son las pastas, dentro de numerosas opciones secas, frescas y rellenas. Las salsas por lo general se piden a elección del cliente a su gusto, entre ellas alla bolognesa, pomodoro, "Tony" (mozzarella, tomate y albahaca); Calígula (hongos y pesto); Profumo di Mare (calamaretti, camarones, berberechos, etcétera.

Calamaretti Broccolino, receta de Luciana Trio.

Y también: scarparo; Broccolino (pesto, pomodoro y parmesano); carbonaria; puttanesca; amatriciana; Maradó (funghi, pomodoro, tomates secos, aceitunas y un toque de oliva); Dr. Zhivago (caviar, crema, lonjas de salmón ahumado).

Algunas pastas especiales son la súper lasagna, los canneloni de ricota o de verdura; "Súper locuras de Neptuno, y selección de 4 pastas.

En carnes, lomo al champiñón o a la pimienta; saltimbocca alla romana; escalopes al Marsala.

Fettuccine quatro formaggi piú pesto.

Y pescados: merluza con salsa de limón y alcaparras; salmón grillé, y lenguado con salsa de camarones. En materia de "plumíferos", otro clásico de la casa (pechuguitas al funghetto o al ajillo; y Lollobrigida (al limón y oliva).

Para el final, los más golosos pueden pedir el Peccato di Cardinale (combinación de varios postres); tiramisú (cuenta Luciana que Broccolino fue el primero en servirlo en Buenos Aires); Copa Tiziana con Mascarpone, entre otros.

Más allá de todo, en lo personal fue un gusto encontrarnos con Luciana y Sandro, después de varios años y pandemia mediante. En Broccolino se respiran aires puramente italianos. Eso que, para muchos de nosotros, descendientes de quienes llegaron en los barcos de bandera italiana, tiene el plus de la emotividad y la nostalgia. 

Peccato di Cardinale.

Más de Restaurantes
Son Mago(s)
Restaurantes

Son Mago(s)

Mago, ubicado estratégicamente en la esquina de Monroe y Montañeses, es un restaurante sui generis por donde se lo mire. Creado por un grupo de amigos que querían darse el gusto de tener un lugar donde comer como a ellos les gusta, ofrecen hoy una propuesta cuya principal característica es su infrecuente relación precio calidad. Una conjunción virtuosa entre cocina, servicio de mesa, carta de vinos y ambientación, que convierten a Mago en altamente recomendable.
Volvió el "Alemán"
Restaurantes

Volvió el "Alemán"


Un socio del Club Alemán y amante de la gastronomía, Juan Carlos Stupp, reabrió el restaurante que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad. Y también auténticos platos de la cocina alemana, por desgracia no tan nutrida de ofertas en estos tiempos.
Guré Rooftop, bien arriba
Restaurantes

Guré Rooftop, bien arriba

El Club Guré Echea ("Nuestra Casa" en euskera) es una institución señera de la colectividad vasca en Buenos Aires. Allí, en la terraza del viejo edificio del barrio de Balvanera, acaba de abrir sus puertas Guré Rooftop, un restaurante basado en la cocina mediterránea, algunos platos con toques porteños y otros peruanos, con originalidad en las preparaciones y una excelente relación precio calidad.