EN SAN TELMO

Puerta del Inca, un peruano de ley

Viernes, 24 de mayo de 2024

Tiene vida propia y estilo ídem. Pero uno, que siempre recuerda un grato almuerzo en La Rosa Náutica, esa casi interminable escollera de Miraflores donde nos podemos abrazar con en el Pacífico, no puede menos que encontrar ciertas similitudes conceptuales con Puerta del Inca, el peruano de ley que nos recibe en el barrio más antiguo de Buenos Aires.

Puerta del Inca, el más destacado restaurante peruano de San Telmo, nos recibe con su salón impactante, que mantiene la arquitectura original de varios siglos atrás. La amplia barra impacta, con el pisco como emblema.

El salón conserva la arquitectura del edificio original. Cuenta con capacidad para 76 comensales y ofrece una experiencia diferente. El Pasaje Belgrano, con más de 400 años de historia y una arquitectura distintiva, añade un toque adicional a la experiencia gastronómica.

Si bien en nuestras críticas de restaurantes no solemos extendernos demasiado en la ambientación, porque consideramos que está un paso detrás de la comida y el servicio, en este caso uno no puede menos que sorprenderse con el atractivo de un lugar histórico e icónico del barrio más antiguo de Buenos Aires.

Puerta del Inca es claramente un peruano de mar, por lo que tanto los cebiches (cinco opciones en total) como los tiraditos (tres variedades), son una fija. Y también las causas, la clásica limeña y la arequipeña con langostinos.

Luego están las entradas calientes, con un pulpo a las brasas que es lo más tentador. Pero no lo son menos el cebiche caliente, los mariscos a las brasas y las vieiras a la parmesana. Hay empanadas (de mar o de lomo), así como chicharrón de calamar y anticucho de langostinos.

En pescados y mariscos, encontramos una decena de opciones como parihuela; chernia a la mar; parrilla "mar y tierra" o de "mariscos"; salmón cremoso; trucha patagónica, y un clásico de la casa: "Lenguado del Inca" (filet de lenguado al vapor con langostinos y calamar en salsa de hinojo y anís, hilos de camote y puré de papa amarilla.

Entre pastas y arroces ofrecen tres y otras tantas variedades, respectivamente: sorrentinos negros rellenos de salmón; de cuatro quesos; ravioles verdes de espinaca; risotto de lomo al salto, de mariscos o de berenjenas.

Y, por último, carnes y aves donde no falta el lomo saltado (clásico de la cocina peruana); pero también a las tres pimientas o el "Bacán" (relleno de jamón y queso con salsa crema al vino tinto). Por el lado de las aves, pollo a la chalaca sobre risotto de ají amarillo.

También cuentan con un apartado de sushi, donde tienen rolls tradicionales, vegetarianos y especiales del sushiman, además de nigiris y sashimi.

Los postres alternan entre lo más clásico como el suspiro limeño y la torta tres leches, con otras preparaciones como el parfait de café Ucayali, coulant de chocolate y pasión de maracuyá.

Recomendamos no omitir la barra, de donde salen cócteles tradicionales y otros más creativos. De la carta de vinos, van muy bien los blancos y rosados, así como el Pinot Noir.

Dirección: Bolívar 373, Pasaje Belgrano, San Telmo. Horarios: lunes a sábados de 12:00 a 16:00, y de 20:00 a 24:00; domingos de 12:00 a 16:00. Reservas vía Whatsapp: 11 7050 5050. Instagram: @puertadelinca

Más de Gastronomía
Menús patrios en El Calafate
Gastronomía

Menús patrios en El Calafate

Tendrán vigencia durante la Semana del 23 al 29 de mayo en ambos establecimientos. Precios muy accesibles. Ambos pertenecen a la cadena hotelera Tremun.
Locro del 25 en La Casona de Belgrano
Gastronomía

Locro del 25 en La Casona de Belgrano

Para el próximo sábado, festejando la fiesta patria del 25 de Mayo, el restaurante dentro del Club Belgrano ofrecerá a los socios un menú especial en la noche. Los no socios podrán pedir el locro a la carta.
Orian, a punto de caramelo
Gastronomía

Orian, a punto de caramelo


Anoche Fondo de Olla © estuvo en la marcha blanca de Orian, el nuevo restaurante de los primos Kreiman, dueños también de Namida. La propuesta remite a lo familiar (ancestros judíos y vascos) y a la experiencia y creatividad de Matías Kreiman.