En Carne y Polo somos los mejores de mundo

Todo Brasas, una parrilla con aires de campo

Martes, 19 de marzo de 2024

Rodeada por el paisaje del Campo Argentino de Polo, con vista privilegiada a la Cancha N° 2, Todo Brasas Polo rinde homenaje a la mejor carne del mundo. Una creación de los chefs Pablo Antoyán y Juan Bernardini, que ofrece una experiencia carnívora diferente y de muy buena relación precio calidad.

Todo Brasas Polo - Dirección: Campo Argentino de Polo (acceso peatonal por Avenida del Libertador N° 4096). Acceso parking: Avenida del Libertador N° 4168). Teléfono para reservas: 11 3062 3736. Horarios: sábados y domingos de 12:00 a 17:00. Precio: $$$. Instagram: @todobrasaspolo

Sin dudas que ésta es una parrilla diferente. Fundamentalmente por su ubicación en la Catedral de Polo. En Palermo, pero como si estuviéramos en el campo. Disfrutando de la mejor carne del mundo, en el mismo lugar donde se dan cita los polistas con 10 de hándicap.

Uno de los principales atractivos de Todo Brasas Polo es precisamente la vista panorámica a la Cancha N° 2 del Campo Argentino de Polo, con mesas al aire libre y donde se ofrece una experiencia gastronómica diferente, con un estilo rústico campestre que crea un ambiente único en la ciudad.

La novedad del lugar son sus "jaulas", unas estructuras de hierro de 1.50 metros de altura en las que se realizan las cocciones de los costillares enteros y el vacío, que se nutren de los aromas y sabores que aportan el quebracho blanco y el espinillo.

De allí surgen las costillas enteras y el vacío. Ambos cortes se cocinan a fuego lento en la jaula durante casi cuatro horas, hidratados con una salmuera especial que incluye ajo, laurel, pimienta grano, pimentón, sal entrefina y agua tibia.

Como amantes del punto de cocción jugoso, quedaba cierta duda sobre cómo llegaría la carne a la mesa. Sorpresa: al punto pedido y con ese colorcito rosáceo, que augura sabor y perfecto cuidado de las propiedades organolépticas de la proteína.

Una costilla bien puede ser compartida por dos comensales, si se compensa con dos entradas para compartir y algunas de las guarniciones que se salen del molde.

Por ejemplo, casi ineludible resulta pedir las empanadas de carne cortada a cuchillo tanto fritas como al horno de barro, de esas que hay que comer "con las patas abiertas" de lo jugosas que son. Además, se probaron el chorizo de puro cerdo y la morcilla cremosa.

Otras opciones de entradas son los chinchulines a la parrilla, la molleja de corazón y la provoleta estacionada con morrón rojo, cebolla rehogada y láminas de ajo crocante.

Entre las guarniciones más tentadoras están la caponata siciliana, que se sirve caliente; puré de papas al curry con oliva, y la coliflor asada con salsa romesco al horno de barro y pesto especial de hojas amargas (muy buen acompañamiento).

No faltan tampoco las ensaladas, como la de hojas de rúcula, radicheta, rabanito, vinagre de oliva y limón; o bien de remolacha, choclo, tomate, cebolla morada, huevo y zanahoria.

Entre los principales, hay otra opción de costillar, pero en este caso en cocción lenta que se acompaña con un volcán de cremoso de papas. También se proponen el T-bone, ojo de bife, entraña, asado banderita, bondiola braseada, así como las tres versiones de vacío: del fino medio o entero, y el ya mencionado al gancho en la jaula y a las llamas.

La carta de postres se destaca por clásicos de la cocina porteña como los panqueques de dulce de leche espolvoreados con azúcar impalpable; zapallo en almíbar con queso cremoso y almendras tostadas, y flan con dulce de leche o crema.

Hay también un postre más elaborado, como la semiesfera de chocolate semiamargo con una base de cookie casera y salsa a base de dulce de leche y crema, pistachos tostados y escamas de sal marina.

La carta de vinos exhibe etiquetas exclusivamente de la Bodega Trapiche y de Trapiche Costa & Pampa (de hecho, durante el último Argentino Abierto funcionó allí mismo el Espacio Trapiche). También coctelería.

La atención resultó muy eficaz y atenta. Todo Brasas Polo es una parrilla sui generis por donde se la mire, ya sea por su ubicación, por la propuesta de los costillares a la jaula y a la llama, así como porque solo abre los fines de semana, salvo cuando hay torneos de polo. Forma parte del complejo Bocha.

Más de Restaurantes
Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta
Restaurantes

Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta

Hay pizzas y pizzas. Buenos Aires ofrece hoy diversas versiones que nos sorprenden a veces por la escasa o nula difusión que han tenido entre nosotros. Uno de esos casos es el de la variedad romana, finita, seca, crujiente y con ingredientes de calidad, algunos de ellos italianos. Es la que ofrece Così mi Piace, junto a varias opciones de pasta al dente.
Un speakeasy de carnes en Recoleta
Restaurantes

Un speakeasy de carnes en Recoleta

Casi como si se tratara de un speakeasy, Rufino se descubre en el subsuelo del hotel boutique Mío Buenos Aires, de Recoleta. El restaurante se inauguró a mediados del 2018 y, por suerte, han logrado superar la pandemia que les pegó doble (ya que no disponen de espacios al aire libre excepto un diminuto patio al fondo del salón. El leit motiv es la carne argentina, llevada aquí a niveles de calidad y sofisticación bien entendida, que potencian la propuesta.
L'Atelier vuela alto
Restaurantes

L'Atelier vuela alto

El caso de la cocina francesa en Buenos Aires es digno de estudio. No contamos con demasiados exponentes de calidad, siempre ha tenido una mala e injusta fama de ser muy costosa y, para colmo de males, sufrió un vacío importante con el cierre de La Bourgogne. Por suerte nos quedan los bistrós y, entre ellos, sin dudas que L'Atelier va a la vanguardia por su excelente relación precio calidad. Un lujo que podemos darnos, para comer como si estuviéramos en París o cualquier otra ciudad de Francia. Un gran trabajo de Verónica Morello y Charly Forbes.