Alta cocina en el Bajo de San Isidro

Bestia al Trote

Martes, 6 de abril de 2021

No es Gatopardismo porque en este caso el cambio es para que casi todo cambie. Juego de palabras al margen, de lo que estamos hablando es del nuevo estilo de cocina que transita Bestia, con un nuevo menú que pone en valor toda la imaginación y el talento de un gran chef como Nacho Trotta.

Bestia - Primera Junta 702 - Teléfono: 4743-1141. Abierto martes a sábados 20 a 22; martes a domingos desayunos (9 a 12) y almuerzos, de 12 a 16. Principales tarjetas.

Estilo: Alta Cocina 

Barrio: Bajo San Isidro

Precio: $$$$

Muchas veces lo hemos dicho y lo seguimos repitiendo. Lo que natura no da, Salamanca no presta. El talento no se compra en el kiosco de la vuelta, ni tampoco en la mejor universidad del mundo. Por eso es que algunos cocineros a los que no les da la cabeza para hacer alta cocina, despotrican contra ella, como es el caso más emblemático, el de Francis Mallmann, que denostó algunas veces a este estilo de cocina solo apto para cocineros talentosos. 

El appetizer.

Nacho Trotta es un joven chef a quien conocimos como jefe de cocina en Tarquino, donde perfeccionó sus conocimientos teóricos y prácticos de la mano de Dante LiporaceHoy, varios años más tarde, el chef tiene vuelo propio y lo desarrolla en en Bestia, una rara avis en la gastronomía de la Zona Norte, donde abundan las mediocridades. 

Hay un factor común que lo vincula con otro restaurante destacado de la zona: Alo's. Este tiene como chef propietario a Alejandro Feraud, también socio de Bestia junto a Alejandro Lucchetti y el propio Nacho Trotta.

Bestia nació con una propuesta muy carnívora, en la que se ponía el énfasis en la maduración y el ahumado. Hoy mismo no se ha abandonado esa idea; de hecho, están a la vista los trenes de bifes en una llamativa heladera a la vista de los comensales.

Sin embargo, hoy el eje central del menú viró hacia la alta cocina, ejecutada con precisión quirúrgica por Trotta. Obsesivo por la calidad del producto, solo resta armonizar los ingredientes adecuadamente para crear platos que son algo así como obras de arte efímero.

Luego del paréntesis obligado por la cuarentena estricta del año pasado, la reapertura del restaurante exhibe esa nueva temática. Y mucho que lo celebramos, porque Nacho puede ahora expresar su creatividad a un público heterogéneo que sabrá valorar los nuevos rumbos de su cocina. 

Codorniz.

Es aconsejable pedir el menú degustación en una primera visita, dejando la elección de los platos a criterio del chef. En este caso, el precio es de $ 5.500, con la opción de pagar $ 7.000 con el maridaje.

En nuestro caso, tras el appetizer de rigor, llegaron los refrescantes tomates orgánicos con helado de tomate de árbol y aceite de albahaca. En la carta este plato lleva el agregado de burrata.

Paso siguiente: codorniz al kamado con pastinaca (también llamada chirivía) y jugo de remolacha, pickles de mostaza negra y limón asado. Sutileza en los sabores y un consejo: utilizar las manos para aprovechar al máximo la carne del ave. Vale decir que llega a la mesa un recipiente individual con agua para lavarse luego de terminar con la codorniz.

La molleja del tercer paso está cocinada en el roner y se acompaña con cebolla y cacao, tierra de cebolla, bizcocho de cebolla y echalotes glaseados. Una manera diferente de presentar a la más preciada de las achuras vacunas.

Ya en el momento de las proteínas, la pesca de río que ese día no estaba disponible en el mercado, se reemplazó por salmón blanco, presentado en su punto perfecto y con dashi de hongos, coliflor asado, naranja y shiso morado (albahaca japonesa). 

Molleja.

El broche de oro a la parte salada del menú, no podía ser sino el delicado magret de pato cocido a la perfección, que se completa con puerro confitado en grasa del mismo pato, espuma de papa, espelta, café y durazno.

El postre lo elegimos nosotros: sin dudas que queríamos probar el Alfajor Jorgito Blanco, elaborado a la manera de Nacho, un homenaje a su abuelo que fue el creador de la reconocida empresa elaboradora de alfajores. Para conocer un poco más de la historia vale la pena releer esta nota que publicamos recientemente en Fondo de Olla ©: https://www.fondodeolla.com/nota/17018-alfajor-jorgito-del-kiosco-al-restaurante/

Quedó mucho por probar de esta nueva carta otoñal que entró en vigencia hace pocos días. Celebramos los cambios incorporados en la cocina de Bestia, porque jerarquizan el nivel del restaurante y reflejan todo el talento del chef. 

Salmón blanco, plato del día.

Magret de pato.

Alfajor Jorgito Blanco, versión de Nacho Trotta.

Fotos: propias, corresponden a platos de menú degustación reducidos. 

Más de Restaurantes
La Catedral del Pisco: un monumento a la cocina criolla
Restaurantes

La Catedral del Pisco: un monumento a la cocina criolla

La popular cantina peruana del Abasto se renueva, para darle un toque de calidad a su propuesta. José Castro Mendivil, reconocido chef peruano a quien conocemos desde la apertura de Osaka, allá por el año 2005, metió mano en la carta incorporando platos y sacando otros, para optimizar los recursos siguiendo los gustos de la numerosa clientela del lugar.
Mal hablados
Restaurantes

Mal hablados

Parolaccia, en la lengua del Dante, significa "palabrota". Y es el nombre elegido por sus creadores, para identificar a una cadena de restaurantes que se convirtió en la más exitosa del país por la cantidad de locales abiertos y de cubiertos vendidos. Nos tocó en suerte almorzar hace algunos días en La Parolaccia Recoleta, que es la última que abrió sus puertas previo a la cuarentena.
Asu Mare te sorprende
Restaurantes

Asu Mare te sorprende

Dangelo de la Cruz, a quien conocimos hace tiempo en La Causa Nikkei, abrió su propio local en Barrio Norte, casi Once, una barra cevichera que es toda una novedad en Buenos Aires. Cocina sencilla, rápida, sabrosa, a precio muy conveniente. De ahí que la caiga como anillo al dedo el nombre elegido por el chef: Asu Mare, una exclamación que demuestra agradable sorpresa.