No es puro humo

Vuelta Abajo, allá arriba

Miércoles, 2 de enero de 2019

A sus locales de Belgrano y Recoleta, Vuelta Abajo Social Club acaba de incorporar una tercera locación para los amantes de los puros.

Vuelta Abajo Social Club - Dirección: Edificio Comega, Corrientes 222 Piso 15. Teléfono: (+549) 11 5368-5828. Abre de lunes a viernes de 9 a 1 AM; sábados de 17 a 1 AM. Efectivo y tarjetas American Express, Visa y MasterCard.

Tipo de Cocina: Mediterránea

Barrio: Microcentro

Precio: $$$$

Para alguien que nunca fumó en su vida ni tiene intenciones siquiera de probar qué es disfrutar de un puro, el convite a conocer Vuelta Abajo Social Club despertaba curiosidad y sobre todo cierta expectativa para comprobar si el lugar resulta atractivo más allá de que se trata de un círculo de amantes de habanos y puros.

Se sabía que la casa contaba con dos locales con  con recorrido en Belgrano y Recoleta, y que luego de un engorroso trabajo quedó inaugurada la tercera sucursal en el Edificio Comega, donde ocupa todo el piso 15, con privilegiada vista del río de la Plata y el remodelado ex Correo Central.

Va de suyo que para el cronista resultó interesante conocer los pormenores de la propuesta, de boca del experto Marco Avogadro, quien tenía mayor feedback con nuestro eventual acompañante, el colega y amigo Julián de Dios, que sabe lo que es fumar un puro.

Vuelta Abajo es una reconocida zona tabaquera de Cuba y de ahí el nombre elegido por Nicolás Weil, creador y mecenas del rubro, ya que son escasos los lugares con que cuenta Buenos Aires para los amantes de los puros.

Avogadro nos muestra las instalaciones. Primero el living, elegantemente ambientado y hacia la izquierda, el humidor donde nos dicen que hay alrededor de 100 mil puros de diversas marcas y orígenes (y precios también). En el mismo living, están los 42 lockers a disposición de los privilegiados clientes que pueden guardar allí sus puros y botellas de whisky y otras bebidas.

Nos explica Marco que la terraza a la que accedemos en primera instancia, cerrada, más pequeña, es exclusiva para los socios. Está en desnivel respecto de living, para dar una mejor visión del paisaje circundante.

Luego acedemos a la segunda terraza, más amplia, que se cierra con techos corredizos según las condiciones climáticas. Hay mesas tipo living en una esquina, en tanto que en forma paralela a la barra se disponen los lugares en los que se puede disfrutar de los platos de la chef Manuela Carbone, y los cócteles inspirados para armonizar cono el tabaco, que prepara el bartender Iván de los Ríos.

Quienes deseen optar por el vino, no sólo hay una carta muy bien pensada sino que además se han instalado cuatro dispensers italianos Wine Emotion (como los de Vico).

La chef Manuela Carbone, responsable de la propuesta gastronómica de Vuelta Abajo, se halla actualmente en Francia con el equipo argentino que comanda Emiliano Schobert y que representará en pocos días al país en el Bocuse d'Or.

La propuesta con cierta tendencia mediterránea pero con el sello particular de la chef, está pensada para armonizar con puros y bebidas.

Comenzamos con una degustación de quesos y charcuterie, a modo de aperitivo, que también podría pedirse "a la francesa" como prepostre. Luego nos trajeron un tartar de cordero con yema de codorniz, técnicamente perfecto y delicada textura.

El cebiche con onda centroamericana, de escaso picor, aportó una cuota de frescura, bien acorde a una noche calurosa como las que tenemos en estos días.

Muy buena elección fue el risotto con azafrán, pato y puerros, con impecable punto del arroz. Ya se dijo que se trata de raciones y no de platos contundentes, por lo que no se asombre si este plato requiere exigir un bis.

Hubo lugar para la carne, en este caso un medallón de lomo en su punto de cocción muy jugoso, que respetó la cocina al pedido efectuado. Salió acompañado por milhojas de papas.

Había otras opciones, tentadoras, como morcilla, manzana y rabanitos; humita, langostinos y brie; panceta, garbanzos y barbacoa de arándanos, entre otras. 

Los postres están a la altura con macarrons; limón pistacho y chocolate blanco; banana, queso de cabra y coco, por citar algunos ejemplos. Un regocijo adicional fueron los bombones que por un momento nos hicieron recordar a los que amablemente nos ofreció Astrid Gutsche durante una visita reciente a Astrid & Gastón, en Lima.

Hay una denominada Experiencia Vuelta Abajo Social Club, menú que requiere reserva previa y que incluye: espumante, tabaco y snack; seguido de un abreboca con vino blanco, pan, plato principal acompañado de vino tinto, tabaco, un prepostre con cóctel, postre, cóctel y petit fours.

Ya se comentó que el bartender de la casa es el peruano Iván De Los Ríos, que sorprende con cócteles como el Chanel que lleva Ron Bacardi Gran Reserva 8 Años, vino Chardonnay, licor Luxardo Marraschino, ahumado de canela y tabaco, y perfume de naranja; o el Indio Taíno con Brandy de Jerez Romate, licor Strega, almíbar de té Earl Grey, pomelo, limón, clara de huevo, Bitter Peychauds, perfume de pomelo y aromas de té negro.

El lugar, la atención y la propuesta gastronómica hacen que Vuelta Abajo pueda ser motivo de disfrute aun por aquellos que fuman. De paso comentamos que en los ambientes del "club" no está permitido fumar cigarrillos.Ni que hiciera falta.

Tartar de cordero. Foto: Julián de Dios.

Lomo con milhojas de papas. Foto: Julián de Dios.

El chocolate.

Y la vista.

Más de Restaurantes
Alto en el Cielo
Restaurantes

Alto en el Cielo

En el piso 19 del Edificio Comega ya funciona Trade Sky Bar, con toda la impronta de los creadores de Nicky Harrison y Uptown, y la inconfundible cocina del chef Dante Liporace. Y ya se viene Crudos Omakase.
Todos los fuegos, Fogón
Restaurantes

Todos los fuegos, Fogón

Lucas Olcese, desde los fuegos mendocinos, exhibe todo su talento en uno de los mejores restaurantes del país. Fogón funciona en la Bodega Lagarde.
Viva la Angostura
Restaurantes

Viva la Angostura

Javier Rodríguez es santiagueño, de familia cordobesa por parte de madre. Tras recorrer el mundo -entre otros lugares estuvo trabajando en Noma, en Copenhague-, volvió a la Docta para abrir su propio restaurante: El Papagayo. Uno de los mejores del país y por supuesto, el mejor de Córdoba.