EN EL CENTRO COMERCIAL DE NORDELTA

Beltrán, nombre y apellido

Viernes, 16 de febrero de 2024

Dentro del fárrago de ofertas gastronómicas de Nordelta, en su Centro Comercial sobresale Beltrán, uno de los restaurantes más espaciosos y cuya carta nos transporta a lo más destacado de la cocina porteña y la parrilla tradicional. Con precios razonables y platos abundantes, se nota la mano de Santiago Ragghianti, quien pasó del vino a la cocina y tomó lo mejor de cada rubro para cerrar un círculo virtuoso.

Beltrán Nordelta - Avenida de los Lagos 7010 Rincón de Milberg, Nordelta. Teléfono: 011 3112 8746. Horarios: domingos a jueves de 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:30; viernes y sábados de 20:00 a 00:00. Precios: $$$. IG: @beltran_nordelta.

Hace bastante tiempo que no nos encontrábamos con Santiago Ragghianti, exgerente comercial del grupo vitivinícola más grande del país, desde hace tiempo ligado directamente a la gastronomía con el Restaurante Su Casa, en Pilar.

Su último emprendimiento es Beltrán, nombre que le gustó a Santiago dueño porque "es corto, suena bien, se recuerda fácilmente y puede ser indistintamente nombre o apellido de personas". Lo abrió hace algunos meses y hacia allá fuimos, con tormenta incluida en el trayecto por el Camino de los Remeros.

La cita era con Mario Bianco y Ariel Musacchio, ambos de Segafredo Argentina que es el café oficial de Beltrán. Estos encuentros, además del placer de la comida, son importantes para que uno pueda ponerse al día sobre los avatares de la gastronomía y, en especial, lo que ocurre con el negocio de la bebida más consumida en el mundo.

Hay que decir que Beltrán impacta por su ambientación elegante, el amplio salón con su barra no menos imponente, una cava a la vista en la que se denota que el propietario conoce muy bien el rubro, además de otro salón para eventos o para utilizar cuando la concurrencia es muy masiva, a lo que hay que agregar un saloncito privado.

A un costado, no dejan de sorprender las carnes maduradas bien a la vista de los comensales en un exhibidor refrigerado. Al protagonismo de la parrilla en una concepción tradicional y de precios muy razonables (algo no menor dado el desquicio que hoy presenta el negocio gastronómico, donde no hay medida ni razón de ser en muchos casos), se suma una amplia carta de platos inspirados en la culinaria porteña.

Se desprende que lo que se ha buscado es satisfacer la demanda mayoritaria de los clientes más clásicos, que quieren platos exuberantes y ricos. 

La carne es protagonista, sin dudas. Pero la oferta es amplia y satisface a todos los paladares sin abusar de los precios.

La parte vínica se decidió rápidamente con "Misterio", un vino elaborado en la Bodega Domingo Molina especialmente para el autor de esta nota, a lo que Santiago agregó una botella de su cava personal: Sagrado El Pedernal Malbec, cosecha 2015.  

Para el inicio del almuerzo, las sugerencias se rumbearon para los calamaretti a la lionesa, muy tiernos y sabrosos, abundantes, que salen con crocantes papas españolas.

También nos habían tentado las empanadas, que pueden pedirse tanto al horno como fritas. Unas de carne cortada a cuchillo, las otras de matambre, al estilo tucumano. Probamos ambas en su versión frita.

Otras entradas disponibles son rabas a la provenzal, langostinos al ajillo, buñuelos de acelga, tortilla de papa, provoleta especial y bastones de muzzarella. 

También minutas, como la milanesa de centro de ojo sola o a la napolitana, y mollejas al verdeo.

Otra opciones son el bife de chorizo con salsa al Malbec, y los langostinos Beltrán salteados con ajo, pimentón y vino blanco, acompañado por papas españolas.

Por el lado de la parrilla, hay "chori súper" de carnes vacuna y de cerdo, o de solo cerdo (en este caso, con morrones asados); morcillas; riñones; mollejas; churrasquito de cerdo; asado especial; brochettes de pollo; ojo de bife, entraña y vacío en cocción lenta. Lo que se pidió en esta parte de la carta, fue la ceja de ojo que recomendamos siempre pedirla jugosa. Llegó a la mesa con papas trufadas.

Pidiendo con una anticipación de 24 horas, hay dos opciones especiales: costillar en cocción lenta para cinco o seis comensales, y el cochinillo también para compartir.

En materia de pescados, tienta el truchón (también para varias personas). También hay salmón a la toscana (con papines, tomates deshidratados, champiñones y espinaca), y pacú a la parrilla con manteca a las finas hierbas.

Entre las pastas, se pidieron los lingotes rellenos de ternera braseada a la barbacoa, con salsa de crema de hongos, muy recomendable. Otra opción para tener en cuenta son los fettuccine nero di sepia e frutti di mare. Las salsas se eligen a gusto del comensal. También ofrecen un risotto de hongos.

Para el momento de los postres, se destaca la tarta de queso "La Viña", al estilo vasco (que se probó, muy buena); volcán de chocolate o dulce de leche; helados (incluyendo bombón escocés, de paleta y almendrado).

Va de suyo que es casi obligatorio a esta altura el café Segafredo, si es ristretto pues mucho mejor para cerrar una opípara comida entre amigos.

Frente ante tanto modernismo y sofisticación no siempre satisfactorios, la propuesta de Beltrán es clásica y variada, como nos gusta comer todos los días a los argentinos. Con una relación precio calidad destacada, pues mucho mejor todavía.

Más de Restaurantes
Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta
Restaurantes

Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta

Hay pizzas y pizzas. Buenos Aires ofrece hoy diversas versiones que nos sorprenden a veces por la escasa o nula difusión que han tenido entre nosotros. Uno de esos casos es el de la variedad romana, finita, seca, crujiente y con ingredientes de calidad, algunos de ellos italianos. Es la que ofrece Così mi Piace, junto a varias opciones de pasta al dente.
Un speakeasy de carnes en Recoleta
Restaurantes

Un speakeasy de carnes en Recoleta

Casi como si se tratara de un speakeasy, Rufino se descubre en el subsuelo del hotel boutique Mío Buenos Aires, de Recoleta. El restaurante se inauguró a mediados del 2018 y, por suerte, han logrado superar la pandemia que les pegó doble (ya que no disponen de espacios al aire libre excepto un diminuto patio al fondo del salón. El leit motiv es la carne argentina, llevada aquí a niveles de calidad y sofisticación bien entendida, que potencian la propuesta.
L'Atelier vuela alto
Restaurantes

L'Atelier vuela alto

El caso de la cocina francesa en Buenos Aires es digno de estudio. No contamos con demasiados exponentes de calidad, siempre ha tenido una mala e injusta fama de ser muy costosa y, para colmo de males, sufrió un vacío importante con el cierre de La Bourgogne. Por suerte nos quedan los bistrós y, entre ellos, sin dudas que L'Atelier va a la vanguardia por su excelente relación precio calidad. Un lujo que podemos darnos, para comer como si estuviéramos en París o cualquier otra ciudad de Francia. Un gran trabajo de Verónica Morello y Charly Forbes.