La cocina de Paula Méndez Carreras en San Antonio de Areco

Puro corazón

Viernes, 3 de marzo de 2023

Muchos nos dicen locos, porque fuimos capaces de recorrer 120 kilómetros solo para ir comer. Pero Corazonada, el restaurante de Paula Méndez Carreras en San Antonio de Areco, tiene ese incentivo donde la emoción y el sentimiento valen más que una mal entendida racionalidad. Su cocina exhibe todos los atributos de las técnicas francesas, los productos nobles y la mano maestra de su autora.

Corazonada - Belgrano 569, San Antonio de Areco. Horarios: miércoles a sábados al mediodía; viernes a la noche (consultar calendario mensual en: www.corazonada.com.ar). Por eventos especiales escribir a hola@corazonada.com.ar / Precio: $$$. Reservas: www.corazonada.meitre.com

No es el primer caso, ni será el último. Chefs que dejan una supuesta zona de confort de la gran ciudad, para trasladarse al sosiego pueblerino. Un cambio de vida, en busca de tranquilidad y más tiempo para la familia.

Fue el caso de Paula Méndez Carreras. Ya hace unos años, en uno de los mejores momentos de su trayectoria profesional, con un currículum que muchos envidiarían ("Splendid" y "Le Bibló", stages por París y Londres, programas de televisión, etcétera), se fue para los pagos de Areco, con la idea de cultivar flores comestibles.

Creer o reventar. Un día, poco después de haber adquirido la propiedad en la que comenzaría a funcionar el restaurante, Paula encontró en la corteza de la higuera una figura de corazón. Una señal que marcará el derrotero de este lugar tan cálido y receptivo. Y que, claro está, se llama Corazonada.

El local ocupa una vieja casona típica de los pueblos del interior del país, en este caso construida en 1880 con ladrillos asentados en barro, un frente de estilo neoitaliano, techos altos de chapa y tejuela, un aljibe y ese fondo con jardín donde antes había una huerta y gallinero (hoy la huerta Paula la tiene en un campo cercano y provee gran parte de los insumos que utiliza en su cocina).

"Cuando abran la puerta y estén en el zaguán, se respira esa sensación de casa de pueblo", dice Paula. Desde el patio se observa a lo lejos, pero no tanto, la cúpula de la Iglesia de San Patricio.

Y también "verán el árbol del medio, una magnolia Red Holland lilliflora, que cuido con mucho amor, y detrás la famosa higuera" (esa misma donde Paula increíblemente halló una corteza con forma de corazón).

Nos dicen locos, porque somos capaces de recorrer grandes distancias (en este caso 120 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta), solamente para disfrutar de una comida.

Les decimos enfáticamente que sí, que vale la pena. La cocina de Paula en Corazonada, nos remite en forma inevitable al estilo de Michel Bras. Por las técnicas francesas, aunque sin sofisticaciones ni excesos. Cocina, flores y huerta. Tal la definición con que la propia chef define a su obra. Como si estuviéramos en Laguiole y no en la Pampa húmeda.

En los mediodías, ofrecen menús de dos o tres pasos (a elección entre distintas opciones, que no tienen precio en forma individual). En todos los casos, sirven un flortail (refrescante trago en el que no faltan nunca las flores comestibles); appetizer, bebidas sin alcohol y café más petit fours.

La panera en realidad son dos: una de calentitos chipas, y otra con panificación hecha en casa. El appetizer fue una ensalada de tomates reliquia, uvas, melón, granos de mostaza en salmuera, polvo de rosas y vinagreta de pastis

Hay tres entradas: gazpacho verde, crema ácida de sauco, mézclum de brotes y pétalos de flores. Ideal sin dudas, para una jornada muy calurosa. Las otras dos opciones son con polvo de rosas, mézclum y dressing vong; o bien una creación de la chef, la ensalada Loulou con vegetales y frutas (durazno y frutilla) y vinagreta de curry.

Ensalada Loulou.

Al momento de los principales se ofrecen cuatro alternativas: originales ravioles de zucchini y gírgolas con crema de azafrán; pesca del día con vegetales babies, crema anisada y espirulina; solomillo de cerdo con sauco y puré de boniato; y lomo con papas Anna, gírgolas a la plancha y chimichurri de hibiscus.

También figuran en la carta, cuatro postres: chocolat royal con pétalos de rosa cristalizados; roulade de merengue, mousse de maracuyá y mézclum de pétalos de flores, perfumado con almíbar de sauco; feiullantine de frutillas maceradas en néctar de peonías, crema mousseline y su granita; o cheese cake levantino, kadaif de azafrán y su almíbar. Este último haciendo honor a los ancestros maternos.

Gazpacho verde.

Como se dijo, el menú incluye el café, pero asimismo la casa propone infusiones muy creativas como "Agua Romántica" (agua tibia con agua de rosas); "Viento de Luna" (flores de hibiscus, rooibos, jengibre y menta): "Salvaje" (comino, semillas de hinojo y anís), y "Sueño de Noche" (cedrón, menta y cáscara de limón).

Por la noche, actualmente solo los viernes, hay un menú degustación de siete pasos con café y "Agua Romántica". Cuentan con una muy buena selección de vinos. El servicio es atento y cordial. Lugares como Corazonada prestigian el nivel de la gastronomía de tierra adentro. Y hacen posible que, con tanto campo cercano a disposición, Paula pueda cultivar sus propios vegetales, hierbas y flores.

Un lujo que nos podemos dar, a 120 kilómetros por autopista y autovía desde Buenos Aires que se pasan como un suspiro. Y uno regresa con la panza llena y el corazón contento.

Solomillo con puré de boniato.

Ravioles de zucchini y gírgolas.

Lomo con papas Anna.

roulade de merengue.

Cheese cake levantino y kadaif de azafrán.

Chocolat Royal.

Más de Restaurantes
El asadito del fin de semana
Restaurantes

El asadito del fin de semana

"El pasto es para las vacas", decía el gran Guillermo Vilas, a propósito de su poca predisposición para jugar en las canchas de Wimbledon. Trasladado esto a la gastronomía, se trata de una verdad a medias. En Casa Pasto, la nueva parrilla de Palermo Soho, las carnes -provenientes de animales alimentados con pasturas- combinan a la perfección con los vegetales orgánicos que le compran a un productor de Rawson, provincia de Buenos Aires. Una manera muy efectiva de presentar otro modelo de parrilla, creación del chef Nacho Bravo.
Beltrán, nombre y apellido
Restaurantes

Beltrán, nombre y apellido

Dentro del fárrago de ofertas gastronómicas de Nordelta, en su Centro Comercial sobresale Beltrán, uno de los restaurantes más espaciosos y cuya carta nos transporta a lo más destacado de la cocina porteña y la parrilla tradicional. Con precios razonables y platos abundantes, se nota la mano de Santiago Ragghianti, quien pasó del vino a la cocina y tomó lo mejor de cada rubro para cerrar un círculo virtuoso.
Con toda la Furia
Restaurantes

Con toda la Furia

Mar y Pampa. Ninguna ciudad como Mar del Plata para conjugar estratégicamente dos tesoros gastronómicos de nuestro país: el mar con toda su riqueza ictícola y el campo con la mejor ganadería del planeta, la de la Pampa húmeda y sus carnes de extrema calidad. Por ello, Furia (Puro Fuego), aúna la sapiencia "marítima" de Patricio Negro (Sarasanegro) y la "carnívora" de Leonardo Perales (Perales). Un restó & Rooftop con tres espacios bien diferenciados: Salón Agua, Terraza Aire y Sala Fuego. El cuarto elemento, Tierra, lo encontramos en la cocina.