Una bacanal de sabores peruanos

Tanta exuberancia

Miércoles, 1 de marzo de 2023

Si hay algo que caracteriza a la cocina peruana en general y a la de su chef más reconocido, Gastón Acurio, en particular, es la exuberancia. De sabores, de variedades, de cantidades. En Tanta Buenos Aires, todo eso confluye para constituir una experiencia que, además, se consolida por su excelente relación precio calidad.

Tanta es uno de los conceptos más conocidos y populares del Grupo Acurio. Su nombre, que en lengua quechua significa "pan", llevado al castellano es como todos sabemos una calificación de "mucho". Y eso le viene como anillo al dedo a la propuesta gastronómica de este restaurante que, afortunadamente, podemos visitar en el centro porteño.

Cada vez que uno va a comer a alguno de los restaurantes de Acurio, en cualquier lugar del planeta que se trate, termina siendo una bacanal tanto en cantidad como en calidad. El regocijo es descomunal.

Chef Carlos Malla y una causa limeña.

Basta con contar una anécdota para reflejar que esto es una verdad de Perogrullo. Hace unos años, habíamos acordado visitar Panchita, en Miraflores. Como éramos apenas dos comensales, nuestro anfitrión nos preguntó si teníamos amigos en Lima a quienes invitar. Por suerte que los tenemos y muchos. Por ello, finalmente concurrimos cinco personas y ahí quedó en evidencia el porqué de tal comentario.

Los platos eran tan exuberantes que, de otra manera, nos hubiéramos limitado a probar apenas un par de cosas. Lo cierto, además, es que la cocina peruana tiene esa característica: la de compartir.

Todo lo dicho más arriba es trasladable a Tanta, otro de los conceptos creados por el gran chef peruano, cuya sucursal porteña funciona en el Microcentro (Esmeralda y Paraguay).

Ya superada por suerte la pandemia, que como consecuencia positiva hizo posible que el restaurante extendiera su espacio al aire libre (hay un toldo y calefactores para cuando llegue el otoño - invierno). 

Pero también, después de un impasse provocado por la situación sanitaria, la carta pudo retomar en su totalidad ese estilo que lo ha convertido en un éxito de público desde su apertura. Por ejemplo, volvieron los montaditos, una versión de los pinchos vascos o simplemente tapas, y que ofrece variantes como el de tortilla, pan de papa relleno de atún, sándwiches de atún y de pollo, entre otros.

Algunos de los piqueos son la empanada de lomo saltado; la tortilla de papas; croquetas de choclo; "Tanta Wings" (alitas de pollo con "sabores de chife peruano), wantanes; jaranitas criollas; salchipapas Perú Alemania, etcétera.

Y las entradas peruanas, siempre tan tentadoras: ceviche clásico; dúo de papas a la Huancaína; anticuchos de corazón; papa rellena; causas de atún y de langostinos; tequeños; tiradito "la punta"; tequeños; tartar de trucha patagónica. Aunque nuestra preferida, además de las causas, son las croquetas de ají de gallina con salsa huancaína.

Los principales ("Los Platos") son harto generosos, casi obligatorios compartirlos. Clásicos como el lomo saltado; ají de gallina; pescado con arroz a lo macho. También ossobuco de la abuela; pollito "cream de la cream"; "los langostinos y el risotto; "Aeropuerto quinua" y "Supremón" con spaghetti.

En el capítulo de pastas, encontramos el timbal de langostinos con fettuccine gratinados; los tortellini "Que viva el choclo"; ravioles de asado con su jugo de cocción y cremita de mostaza; tallarines criollos saltados al wok.

Los postres son "exuberantes" en dulzor y aptos para muy golosos como el suspiro limeño; pero asimismo hay opciones para descubrir como "pistachito"; "bombón sublime"; "súper choco"; crema volteada. O tres leches clásico, y "Tropicana" (mousse de maracuyá).

Va de suyo que a la cerveza que le va muy bien con esta comida. Cuentan además con una nutrida carta de vinos (nosotros siempre optamos por blancos, rosados o algún Pinot Noir). Pero el mayor atractivo en materia de bebidas es la barra.

Como novedad, está la degustación de piscos macerados. Para "refrescarse", nada mejor que un "Chilcano" (pisco, ginger ale, gotas de angostura y lima). Y como siempre el pisco sour clásico, o el de maracuyá. Otras versiones son el de hibiscus y el "picantón", solo para mencionar los piscos, representantes de la bebida nacional del Perú. También se pueden pedir cócteles y tragos tradicionales.

Tanta es exuberancia en cantidad y calidad, una manera indispensable de ingresar a los sabores criollos de la culinaria peruana. Como un simbolismo, el dulce intenso de un suspiro condice con la satisfacción plena de haber disfrutado (y compartido) una comida rica y completa.

Tanta Buenos Aires - Dirección: Esmeralda 938 Buenos Aires. Teléfono: 011 2768 6036. Abierto todos los días de 12.00 a 00.00 - Precio: $$$. No se toman reservas. Menú: tanta.com.ar

Más de Restaurantes
 Pastas con valor agregado en Carmen
Restaurantes

Pastas con valor agregado en Carmen

Carmen es un restaurante de pastas con el plus que le impone su chef, Nacho Feiblemann. Así es posible encontrar una opción rellena de pesca de río; cintas (tagliatelle) cacio e pepe que acompañan una costilla hecha al kamado, o una original girandola rellena de batata asada, parmesano, castañas, manteca y menta. A ello hay que agregarle lo que el chef conoció en Londres: pastas con mucha manteca, cítricos, colores y rellenos no tradicionales. Una forma diferente de ver la cocina italiana en general, y las pastas en particular.
Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta
Restaurantes

Così mi Piace, así me gusta, así nos gusta

Hay pizzas y pizzas. Buenos Aires ofrece hoy diversas versiones que nos sorprenden a veces por la escasa o nula difusión que han tenido entre nosotros. Uno de esos casos es el de la variedad romana, finita, seca, crujiente y con ingredientes de calidad, algunos de ellos italianos. Es la que ofrece Così mi Piace, junto a varias opciones de pasta al dente.
Un speakeasy de carnes en Recoleta
Restaurantes

Un speakeasy de carnes en Recoleta

Casi como si se tratara de un speakeasy, Rufino se descubre en el subsuelo del hotel boutique Mío Buenos Aires, de Recoleta. El restaurante se inauguró a mediados del 2018 y, por suerte, han logrado superar la pandemia que les pegó doble (ya que no disponen de espacios al aire libre excepto un diminuto patio al fondo del salón. El leit motiv es la carne argentina, llevada aquí a niveles de calidad y sofisticación bien entendida, que potencian la propuesta.