Menú veraniego en el restaurante italiano del Sheraton

Buono a servire

Lunes, 30 de enero de 2023

El restaurante de cocina italiana del Sheraton Buenos Aires propone una carta veraniega con platos basados en recetas tradicionales, que incorporan aportes creativos y un servicio impecable. A todo eso, se suma una muy buena relación precio calidad.

Buono Italian Kitchen - San Martín 1225, Buenos Aires. Teléfono: 4318-9264. Abierto todos los días de 12.30 a 15.00 y de 19.00 a 00.00 - Principales tarjetas. Precio: $$$. Instagram: buono.italiankitchen

Siempre decimos (y lo ratificamos) que los restaurantes de hoteles tienen muchas ventajas para los comensales: por ejemplo, un elevado estándar de calidad en cuanto a los alimentos, servicio eficiente, espacios cómodos y discretos, seguridad, a lo que hay que sumar en este caso particular de Buono, una relación precio calidad muy adecuada.

Croquetas de trucha patagónica.

Desde su remodelación, hace algunos años atrás (pasó de llamarse Cardinale a su nombre actual), el ristorante ubicado en la planta baja del hotel cuenta con varios ámbitos que hacen posible que los clientes elijan el espacio que más se adecua a sus necesidades, sobre todo cuando se trata de reuniones especiales, festejos o eventos. El salón principal, con la cocina a la vista, es cómodo y tranquilo. 

Va de suyo que la calidad de la propuesta gastronómica general del Sheraton queda fuera de toda discusión. Ya sea la cocina -liderada por el chef ejecutivo Matías Lorenzo y el souschef Marcos Gómez-; el servicio eficaz y discreto (como la vieja escuela que ha formado el hotel a lo largo de sus 50 años), y el uso de materia prima de calidad, entre otros factores, así lo establecen.

Pimiento relleno.

Para probar la carta veraniega en un caluroso mediodía porteño, el ambiente nos tentaba para probar algunos de los platos que están vigentes tanto para almuerzos como cenas. La elección se facilita, sobre todo por la presencia de muchos turistas extranjeros, ya que la carta está detallada en italiano, castellano e inglés.

Hay que recordar que, desde la irrupción de la pandemia, se eliminó el buffet frío. En lo personal, creemos esto redunda en beneficio de los comensales que prefieren optar por platos recién salidos de la cocina. Otros, seguramente lo extrañarán. 

Ravioles negros.

En esta visita, se eligieron dos entradas. En el caso de tratarse de dos comensales o más, éstas se pueden compartir permitiendo que uno pruebe más cosas. Los mozos podrán porcionar los platos si uno as{i lo desea.

Las croquetas de trucha patagónica están acompañadas por una emulsión de cilantro, más almendras tostadas. Buena elección. Y parecía inevitable, por traer recuerdos de nuestra infancia, pedir el pimiento tibio relleno carne especiada, queso gorgonzola y chips de vegetales.

Otras opciones son la tabla de quesos y fiambres, la quiche tibia de tomates, el escabeche de mar con tomates rostizados, la sopa fría de tomates con huevo pocheado y, finalmente, el tradicional vitello tonnato en versión muy personal, con espuma de atún, alcaparras fritas, queso parmesano, rúcula y cherries.

Tiramisú clásico.

Hay además tres opciones de ensaladas, muy adecuadas para el clima cálido (burrata y coliflor al azafrán; de legumbres y palta; y para nosotros la más tentadora de almejas, tentáculos de calamar, tomate y chauchas.

Y luego está el capítulo de pizzas, en cuatro versiones (caprese; de jamón crudo, rúcula y parmesano; de verduras al rescoldo; o de tomates asados, queso pecorino y láminas de panceta. Preguntar por la farinata del día.

Entre los principales, la elección recayó en la pasta del día (ravioles de masa negra rellenos de langostino, con salsa al zafferano), también compartidos con otro plato que es de los más originales de la carta: pappardelle rellenos de parmesano y papa, con salsa de gírgolas y portobellos.

Ananás grillada.

Otras alternativas de pastas son: spaghetti alle vongole; malfatti de zapallo y salvia; conchiglioni y salmón rosado; gnudis con cherries, olivas y berro; ravioles de cordero con masa de hongos; y lasaña de ricota y espinaca. Cabe destacar que toda la pasta seca es de De Cecco.

El menú cuenta con tres risotti: de kale, burrata y alcaparras; de langostinos y espárragos, y de hongos con hierbas frescas y queso mascarpone alimonado.

Buono ofrece asimismo tres platos dentro del "Menú Salute" (pesca del día, pollo y lomo, todas las opciones permiten elegir la guarnición). 

Y además hay bife chorizo, bondiola braseada, pechuga rellena, salmón rosado a la plancha, y brochette de langostinos y vegetales.

Los postres van desde el clásico tiramisú con mascarpone italiano, a la torta Sheraton (merengue y maracuyá), ananás grillado con crema especiada, praliné de almendras y ganache de chocolate amargo; y cremoso de chocolate blanco, polvo de red velvet y sorbet de lima. También helados y ensalada de frutas.

La carta de vinos es extensa y con opciones variadas entre regiones y cepas. Para recomendar: Pyros Apellation Malbec, Domingo Molina Cabernet y Nicolás Catena Red Blend. Blanco: La Celia Pinot Grigio.

En Buono se conjugan a la perfección las tres patas de la gastronomía: cocina, servicio y ambiente. Y todas las ventajas de los restaurantes de hoteles, mencionadas al principio.

Más de Restaurantes
Bienvenido sea Trescha
Restaurantes

Bienvenido sea Trescha

Esta es una primera crítica, cuyo autor es no solo un apasionado por la gastronomía, que ha visitado algunos de los mejores restaurantes del mundo, sino que también hoy es uno de los dueños de un establecimiento de alta cocina. Ofrece una visión más técnica, desde la teoría y la experiencia sui generis del lugar.
Sorprendente Trescha
Restaurantes

Sorprendente Trescha

Luego de un largo trabajo estructural, desarrollo e investigación para llegar al menú definitivo, el armado de la brigada, incorporación de proveedores, puesta a punto y marcha blanca, finamente abrió sus puertas esta rara avis de la gastronomía argentina. Trescha, apócope del apellido de su chef propietario, Tomás Treschanski, aparece casi milagrosamente en la alta cocina vernácula, con una inversión y creatividad que demuestra todo el coraje y la pasión de un gran cocinero de apenas 25 años. En síntesis, un lugar que tiene todas las condiciones dadas como para acceder a las Estrellas Michelin, si las hubiera en la Argentina.
Francamente notable
Restaurantes

Francamente notable


"Franca" es el segundo emprendimiento del chef Julio Báez, en este caso en sociedad con Martín Feler. Está ubicado en Villa Crespo, apenas a cuatro cuadras de "Julia", el exitoso restaurante que tiene reservas tomadas con varias semanas de anticipación. Una brigada joven, comandada por Mercedes Ferraro como jefa de cocina y Delvis Huck como sommelier ejecutiva, cuidan las espaldas de Julio, para que todo salga a la perfección. Así conforman una cocina de alto vuelo, con estilo francés y minuciosidad en la búsqueda de los mejores insumos y el armado de los platos, bajo la premisa de "Fuegos y Vinos".