Impecable y exitosa propuesta gastronómica

MaryCarmen la rompe en el "otro" Devoto

Miércoles, 16 de noviembre de 2022

A MaryCarmen fuimos cuando aún Fondo de Olla © no existía. Por esas cosas que pasan en medio de la vorágine gastronómica que vivimos, y su ubicación en una zona alejada para nosotros (Devoto, a metros de la Avenida General Paz), no habíamos vuelto. Pecado capital. El lugar está cambiado (para bien) y su propuesta sigue siendo muy tentadora, basada en la parrilla al carbón y leña de espinillo, y las pastas caserísimas, ambos caballitos de batalla. Vale la pena realmente visitar este restaurante familiar, de barrio y con una relación precio calidad impecable.

MaryCarmen- Llavallol 5402 Devoto. Teléfono: 011 4571 9488. Abierto de miércoles a sábados de 12.00 a 15.00 y de 20.00 a 23.30; domingos de 12.00 a 15.00; lunes y martes cerrado. Delivery y Take Away: Chivilcoy 4552 Devoto (a partir de diciembre próximo). Todas las formas de pago. Instagram: marycarmen_parrillagourmet.

Todo nació de una invitación de Juan Pablo Maldonado, de Bodega Amparo, quien nos comentó que su depósito está ubicado en Devoto, a pasos de una parrilla de barrio llamada MaryCarmen.

Claro que conocíamos el lugar, pero había pasado mucho tiempo desde la última visita. 

Recordábamos que nos había sorprendido gratamente, por su propuesta gastronómica, la atención cordial y eficaz, y una relación precio calidad impecable (que lo sigue siendo).

Al frente de MaryCarmen, una empresa de extensa y rica trayectoria, están Diego Mastroviti (formado en el IAG y quien, luego de una estadía en el exterior, regresó al país para tomar las riendas del restaurante familiar) y Karina Catena, responsable de la cocina.

Está claro que MaryCarmen es sui generis por donde se lo mire. Es una parrilla, pero no cualquier parrilla, porque solo trabajan carnes provenientes de animales Angus de 450 kilos, provenientes de Las Heras, provincia de Buenos Aires. También ofrecen cortes madurados durante 30 días por el sistema Dry Aged, y quienes así lo prefieran, podrán optar por otros madurados 10 días a 4° C.

En otro orden, sus pastas no tienen nada que envidiarle a las que ofrecen los mejores restaurantes de cocina italiana de la ciudad. Ambas propuestas (parrilla y pastas) son el verdadero sostén del menú, pero además hay milanesas en varias opciones, tortillas, empanadas soufflé, provoletas, ensaladas y antipastos con productos de alta calidad seleccionados entre los mejores proveedores de plaza.

No extraña entonces que, si a esto le sumamos una muy buena relación precio calidad, un mediodía de semana nos encontráramos con un lleno completo. Y se observa que, entre la clientela, no solo hay gente del barrio, sino un público que se traslada por esa imbatible publicidad que es el "boca a boca".

Con Juan Pablo pedimos la tabla de degustación para dos comensales (en realidad daba para tres de buen "diente"). Incluía asado de tira, entraña, cuadril, bife de chorizo, chorizo y morcilla. 

Se acompañó con una generosa porción de papas fritas. También hay otra tabla para cuatro personas, que imaginamos que bien puede dejar satisfechos a cinco o seis.

Con esta opción y un postre que sí o sí debía ser el flan de 15 huevos, quedamos más que pipones.

Promediando la degustación, veíamos pasar las milanesas y las pastas. Entre las primeras, se puede optar por la clásica de ternera, la Napolitana, la que lleva queso azul, otra a la crema y, finalmente, la exuberante llamada MaryCarmen. Bien vendría acompañarlas con la tortilla de papas.

Las achuras son muy tentadoras. Hay chinchulines, riñones con piel y mollejas de corazón, que ueden pedirse también en media porción.

El asado de tira lo sirven en dos tamaños: 550 ó 950 gramos. Hay también bife de chorizo, ojo de bife y corte mariposa. 

Y, entre los bifes estacionados, que salen acompañados de papas fritas y hojas verdes, proponen cuadril, lomo alto y entraña entera sin piel.

Otra alternativa es la tabla de degustación de cerdo, que incluye matambrito, bondiola, carré y costillitas, más chorizo y morcilla.

Las pastas, como ya se dijo, son el otro punto alto de la carta. Hay, por mencionar algunas opciones, ravioles de pollo y verdura; sorrentinos de ricota, mozzarella y jamón; ñoquis de papa, y tallarines al huevo. Las salsas se pueden elegir entre una variada lista a gusto del cliente. 

Para la parte dulce, ya mencionamos el flan de 15 de huevos, para nosotros solo, pero los más golosos pueden pedirlo con dulce de leche y /o crema. Pero, además, hay budín de pan, panqueques de dulce de leche, queso y dulce, y torta de frutas.

Muy buena resulta la selección de vinos, en tanto que el café que sirven es Illy.

MaryCarmen es sin dudas uno de esos lugares con encanto, propio de los barrios porteños, donde uno siempre puede encontrarse sorpresas gastronómicas como ésta.

Más de Restaurantes
Desde el Mediterráneo a la Patagonia
Restaurantes

Desde el Mediterráneo a la Patagonia

En diciembre de 2021 se inauguró en Pilar una nueva opción gastronómica: Terrazas al Lago. El restó funciona dentro del Club de Campo Pilar Patagonia, administrado por la Fundación DAC por la Cultura y las Artes Audiovisuales. Un restaurante de alto nivel gastronómico, abierto a todo público, a cargo del chef Emiliano Cafiso.
Disfrutar BCN: cumbre mundial de la creatividad y la técnica
Restaurantes

Disfrutar BCN: cumbre mundial de la creatividad y la técnica

El restaurante catalán, llevado adelante por los tres más grandes herederos de Ferrán Adriá, se destaca muy por encima de sus colegas mundiales de alta cocina a fuerza de talento, creatividad, técnica y producto.
Julia y ahora se viene Franca
Restaurantes

Julia y ahora se viene Franca

Julio Báez se define como un cocinero indie. A nosotros, que en Fondo de Olla © tratamos de evitar las palabras en inglés, si bien podríamos traducirlo como "independiente", preferimos definir al chef de Julia (abrió a mediados de 2019 su pequeño restó con el nombre de su hija), como un creativo y audaz cocinero que se enorgullece de hacer lo que quiere y que no tiene un gramo de soberbia, aunque sus 22 cubiertos estén reservados con mucha anticipación. Y también revela que le da vergüenza que publiquen eso de que siempre está lleno. Después de la maldita pandemia, volvimos para encontrarnos con un Julio distinto, de pelo teñido y un arito casi imperceptible, imagen que contrasta con la formalidad del hotel donde se formó. Pero su cocina evoluciona y aun no ocultando sus raíces francesas, nos sorprende con platos que son únicos y que responden a varios estilos y orígenes.