Cocina Nórdica en Palermo

La Sál que viene del Norte

Lunes, 19 de septiembre de 2022

Sál ("alma" en islandés) nació en abril de este año con una propuesta diferente para nuestro medio: una cocina nórdica con mayores estándares gastronómicos, respecto de la comida casera de esos países del Norte de Europa que ya conocíamos por estos lares, gracias al Club Danés y el Club Sueco. El chef Nicolás Díaz Martini lo hizo posible. Una propuesta superadora del estilo culinario que hoy está de moda en el mundo. Volvimos después de unos pocos meses y la evolución ha sido notable.

Sál Restaurante Nórdico - Thames 2450 - Palermo. Teléfono: 011 5388 0177. Horarios: miércoles a sábados de 20.00 a 23.00 (martes, cursos de cocina de 19.00 a 23.00). Precio: $$$$ - Reservas: sal.meitre.com /

Desde hace tiempo que la cocina nórdica viene haciendo ruido. Y sobre todo Dinamarca, con restaurantes reconocidos internacionalmente como Noma y Geranium. Pero la cocina nórdica es mucho más que eso, ya que hay una tradición común a todos los países de esta región de Europa: Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia, a los que deben agregarse los territorios anexados como Groenlandia e Islas Feroe, entre otros.

Son países con climas rigurosos, que exigen grandes esfuerzos y técnicas que hagan posible el desarrollo de su agricultura y ganadería. Prevalecen los pescados, en especial el salmón gravlax y los arenques, pero también la carne de cerdo, los patés, los quesos (Dinamarca es uno de los líderes mundiales en este tipo de producción, al igual que en la cría porcina), la papa y los frutos rojos, presentes en muchos de sus postres.

En materia de bebidas, la cerveza es líder en preferencias, pero son grandes importadores de vinos. Su producto "estrella" es el aquavit al que ellos llaman "schnapps, al igual que en Alemania, donde se denomina de esa manera a los destilados que superan los 32 grados de alcohol.

El estado de bienestar también es patrimonio común de estas naciones en los que no existe la corrupción y el delito es casi inexistente, que tienen pocos días de sol al año, un frío pronunciado y poca claridad. 

Cuando el chef Nicolás Díaz Martini nos comentó hace un tiempo su idea de abrir un restaurante de este tipo, pensamos que era muy buena idea porque hasta el momento solo había dos lugares tradicionales: el Club Danés y el Club Sueco.

Pasó el tiempo, el emprendedor encontró un espacio elegante a pocos metros de Plaza Italia, un local que cuenta con un salón angosto que nos va llevando hacia la cocina propiamente dicha, con las mesas y cómodas butacas, detrás de lo cual hay un kamado que se ubicó en el pequeño patio del fondo. Ingresando por el zaguán, a la derecha y en paralelo a éste, hay un saloncito más privado con capacidad para una decena de comensales.

Nicolás investigó a conciencia a partir de las facilidades que nos ofrece hoy la tecnología, pero en estos momentos está a punto de emprender un viaje a Noruega, Suecia y Dinamarca, para conocer los restaurantes de esas ciudades y atesorar conocimientos y productos.

La carta está armada con una serie de smørrebrød ("pan enmantecado" literalmente, que son pequeños sándwiches abiertos, muy populares entre los daneses); cuatro entradas y siete principales, más tres postres.

Los smørrebrød son de palta, queso crema, camarones y langostinos; de trucha ahumada con chutney de pera, y de papa, tomate quemado, cebollas confit y alcaparras.

Además del paté con encurtidos y la pasta de garbanzos con zanahorias glasé y remolachas encurtidas, hay dos entradas que se llevan las palmas: gravlax con crema agria y gírgolas encurtidas, y el dúo de lachas (variante local de nuestro mar a los arenques) que vienen al natural y con mostaza, acompañadas de cebollas también encurtidas.

Los principales de la noche fueron la pesca ahumada al kamado (anchoa de banco en este caso), sobre colchón de arvejas de la vieja, con tomate quemado y yema curada; y la carrillera en cocción lenta, con chipirón, cebolla encurtida y pesto de eneldo.

No faltan las kottbullar suecas, esas riquísimas albóndigas de carne vacuna y cerdo, en este caso con repollo encurtido; el bife de chorizo que sale únicamente en su punto bleu al eneldo con demiglase de arándanos y puré de topinambur; o un novedoso hot dog (muy consumidos en las calles de estos países), que el chef prepara con pesca ahumada y almejas, hongos, queso azul danés y pepinos en conserva.

Y también hay karry (curry danés) de coliflor y manzana en leche de coco, y mollejas con espuma de algas perejil, apio y cajú.

Los postres son el merengue con inglesa de naranja y frutas frescas; panna cotta, miel de caña, frambuesa, salted caramel y praliné de lino; y marquise de chocolate y coriandro, espuma de naranja y garrapiñada de hummel, más un toque de aceite de oliva que recomiendan mojar en el chocolate.

Para llevar, la casa propone salmón gravlax y ahumado, lachas a la mostaza y el aquavit que Nicolás elabora artesanalmente y embotella en envases de 300 ml.

Hay una carta de vinos interesante y cerveza, que es la bebida que los nórdicos beben copiosamente, en tanto que entre trago y trago agregan el chupito de aquavit.

Para quienes hemos conocido in situ esa comida de sabores intensos y, a la vez, levemente dulzones, esta apertura ha sido una gratificación para nuestros paladares. Lo disfrutamos como si estuviéramos imaginariamente a la vera del canal Nyhavn de Copenhague. Felicitaciones a Nicolás Díaz Martini por haber interpretado el espíritu escandinavo en sus platos, al tiempo que lo esperamos de regreso con las novedades que seguramente traerá desde Bergen, Oslo, Gotemburgo, Estocolmo y Copenhague mismo. 

Más de Restaurantes
Qué grande la Nonna
Restaurantes

Qué grande la Nonna


Después de su extenso paso por dos hoteles del Grupo Accor (Novotel y Sofitel Recoleta), el chef Javier Marrone se lanzó con su propio restaurante en Lanús. Dinonna Cucina es un homenaje a la abuela italiana, que es la de todos los que llevamos esa sangre en las venas. Y lo hace con recetas tradicionales, a las que agrega su toque personal, para dar vida a una propuesta de excelente relación precio calidad.
Uptown: Arriba los de Abajo
Restaurantes

Uptown: Arriba los de Abajo

Es difícil comprender cómo un speakeasy del nivel y la originalidad de Uptown, no esté entre los mejores 50 bares del mundo. Pero hay nada de qué extrañarse, si lo mismo ocurre con los restaurantes. Todos sabemos que muchos jurados rosqueros votan por interés propio y no por el de la gente. Tras dos años y medio, volvimos a bajar las escaleras, recorrer el pasillo como si fuéramos a la estación del mismo Metro neoyorquino, ingresamos al vagón (que vaya uno a saber cómo metieron ahí abajo) y, ya adentro del bar, disfrutamos de los cócteles y los platos que lejos están de parecerse, por suerte, a la mediocridad que uno suele encontrar en este tipo de establecimientos.

Rufino Mío
Restaurantes

Rufino Mío

Después de dos años de pandemia, reabrió sus puertas dentro del Hotel Mío Buenos Aires, de Recoleta, este restaurante que en su nombre alude al origen de sus socios: el pueblo santafesino de Rufino. Ofrece una manera distinta de presentar la carne argentina, en la búsqueda de diferenciarse de las parrillas tradicionales.