Nuevo restaurante de carnes en Olivos

Un aplauso para el Asadero

Martes, 15 de marzo de 2022

Asadero, el nuevo emprendimiento en Olivos del Grupo Mezcla, que ya tiene en un radio de 100 metros a 1636, Orno y Carne, apuesta a la carne vacuna como protagonista, pero le agrega todos los condimentos que hacen a un restaurante de alto nivel gastronómico.

 Asadero - Corrientes 400, Olivos - Teléfono: 5989-7795. Abierto de martes a sábados de 19.00 a 24.00; domingos de 12.00 a 17.00 - Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Restaurante de Carnes

Barrio: Olivos, provincia de Buenos Aires

Precio: $$$$

El Grupo Mezcla venía pergeñando este nuevo emprendimiento desde antes de la pandemia. Su ubicación en el creciente polo gastronómico cercano al Puerto de Olivos, coincide con otros locales que poseen en un radio no superior a los 100 metros. Enfrente, 1636 (ex La Panadería de Pablo), en la esquina de Corrientes y Avenida del Libertador, Carne y, a metros sobre la misma vereda pero cruzando la calle, Orno.

No estamos hablando de una parrilla más, sino de una propuesta novedosa que nace no solo en el campo donde se crían los vacunos alimentados a pasturas, a lo que se agrega un proyecto de huerta urbana agroecológica, que cultivan en la zona de Saavedra.

A lo que sale de las brasas, se suman las creaciones de Julieta Caruso, también responsable de la cocina de Casa Cavia, para darle a la propuesta gastronómica un estilo diferenciado.

Desde el producto de estación, Asadero se transforma en un restaurante de carnes y no simplemente en una parrilla más. Hay un grill, por supuesto, pero también un horno de barro y un ahumadero en los que se trabajan carnes y vegetales por igual.

En esta primera visita a Asadero, optamos por una degustación armada especialmente, de modo de probar distintas opciones y llevarnos así una idea más acabada de la propuesta.

Antes que nada, hay que destacar el excelente servicio del local, algo que es común a los restaurantes del grupo (Casa Cavia, 1636), ya que estuvimos atendidos de manera impecable por Melina y el resto de los camareros. A cargo de la coordinación del servicio, se encuentra el siempre eficaz Lucas Angelillo, asimismo anfitrión de los otros dos restaurantes mencionados.

La ambientación es otro factor destacable. En la planta baja, nos encontramos con una mesa comunitaria muy larga y angosta, con buena separación de mesas en todo el salón y la parrilla a la vista, cuyo tiraje impide que los aromas invadan las instalaciones. Hay además una cava, muy bien provista, que asegura el perfecto servicio de los vinos.

En el entrepiso -que puede utilizarse como salón privado-,se observa otra cava sobre la pared del fondo. Es que la carta de vinos está muy nutrida, con opciones de etiquetas de todas las regiones vitivinícolas del país. Es más, la descripción está hecha de norte a sur, desde Jujuy a Chubut. Para acompañar todo el menú, se optó precisamente por un Pinot Noir 45 Rugientes, de la Bodega Otronia, en la Patagonia.

Al desconocer lo que íbamos a degustar, se eligió la cepa más versátil, que acompaña a la perfección la carne y todos los demás platos (entradas, guarniciones, etcétera).

Todo indicaba a las empanadas como punto de partida de la cena. Al horno de barro, en dos versiones: de roast beef cortado a cuchillo, y de morcilla y cebolla caramelizada.

Lo que siguió fue un original fainá servido con xistorra y orégano fresco, coronada con verdes de la huerta. Una entrada que no hay que perderse. La provoleta fue el paso siguiente, acompañada de hierbas frescas y criolla.

En el capítulo "Para Arrancar", también están las opciones de una humita con galleta; la ensaimada con sobrasada, queso fundido y miel; trucha curada con alcaparrones y eneldo; y espárragos a la parrilla, panceta curada y queso "cuatro esquinas". Asimismo, ofrecen tablas de quesos o de embutidos, con sus acompañamientos.

Las mollejas son infaltables, en generosa porción en este caso y con limón, que fueron la antesala de las carnes vacunas. Lo que llegó a la mesa junto con un ojo de bife, fue la cabrería con hueso, un tipo de corte muy conocido en México. Como guarniciones, papas al horno y su salsa, así como calabazas asadas gratinadas con holandesa, más tomillo y limón.

Otros cortes disponibles son la tira de asado banderita, entraña, bife de chorizo, y T-Bone para dos personas. Y pamplona de pollo terminada en el horno de barro; cochinillo (porción chica o de 1 kilo), y matambrito de cerdo.

Acompañar con ensalada de verdes de la huerta o de chauchas, jamón crudo y queso de cabra; morrones confitados al horno de barro; ensalada de tomates de temporada; además de otras opciones.

Para terminar, clafoutis de frutas de temporada al horno de barro; cassata "de siempre"; Don Pedro, o a la "francesa" se puede terminar o pedir como prepostre, la tabla de tres variedades de quesos (en este caso con otros tantos dulces, de batata, cayote y mamón).

El equipo de cocina de Asadero, como se dijo, está liderado por Julieta Caruso y conformado por Will Camacho, cocinero de Casa Cavia; Gonzalo Ortiz en los fuegos y, en el área de postres, Sabrina Altamirano, jefa de pastelería de Casa Cavia y de 1636 Restaurant.

Asadero es una experiencia distinta en la que la carne es protagonista, pero no como una simple parrilla sino con el aditamento de platos de cocina y acompañamientos que le otorgan jerarquía al menú. Un fenómeno cada vez más recurrente entre nosotros, lo que moderniza la propuesta para aquellos que quieren algo más que buena carne a la parrilla.

Reservas: asadero.meitre.com / Info: asaderofuegos / IG: @asadero_fuegos

Más de Restaurantes
Parrilla con Valor Agregado
Restaurantes

Parrilla con Valor Agregado

Una esquina "border", en tanto y en cuanto está ubicada en un lugar donde confluyen varios barrios porteños o el "patio trasero" de Warnes que le suelen decir, lo cierto es que "Madre Rojas" (por una de las calles que da nombre al restaurante) trasciende cualquier tipo de preconcepto. Es un lugar donde la parrilla cuenta con un valor agregado que explicaremos en esta nota.
Volver a Italpast
Restaurantes

Volver a Italpast

Recorrer los 80 kilómetros que separan a Buenos Aires de Campana y otros tantos de regreso, no son impedimento ni motivo como para privarse de comer en Italpast. Por culpa de la pandemia, estuvimos más de dos años sin hacer este recorrido con el quinto pecado (la gula) en mente, y la satisfacción -como siempre pasa- de no haber hecho el viaje en vano. Italpast es un pedazo de Italia en Campana, ciudad de inmigrantes que acogió a la familia Picciau proveniente de Cerdeña.
Kamay se hizo Lounge
Restaurantes

Kamay se hizo Lounge


Kamay significa "crear" en la lengua quechua huanca. Es el nombre elegido por el chef peruano Raúl Zorrilla Porta para su emprendimiento, quien inició en plena pandemia un delivery de platos peruanos exuberantes, ricos y baratos. Luego se mudó a una terraza en el Abasto y, ahora, Kamay se hizo "Lounge" ("salón" en la literal traducción del inglés). Dejó de ser "a puertas cerradas" y se expone a la vista en un local del Microcentro, que pronto tendrá un subsuelo adyacente, donde se podrá acceder a una coctelería de autor y los platos del Kamay original.