Bodega Veralma en Catamarca

Los vinos de los Seismiles

Jueves, 12 de noviembre de 2020

Catamarca sigue creciendo en su propuesta vitivinícola. Y no solo en los Valles Calchaquíes, sino también en terruños como el de Fiambalá, desde donde surge la última parte de la Ruta 60 que nos lleva al Paso de San Francisco, en el límite con Chile. Conocidos como los Seismiles, dan nombre a una línea de vinos emblemáticos de la Bodega Veralma.

Primero una historia personal. De esto hace ya unos 15 años, estábamos en Cafayate terminando la celebración del Año Nuevo, cuando Palo Domingo, ese entrañable amigo salteño que el vino nos ha regalado, nos propuso un viaje poco convencional, como a él le gustan.

El destino final era Iquique, Primera Región de Tarapacá, en el norte de Chile. La lógica indicaba que había que ir hacia el norte, buscando los pasos de Sico o de Jama, pero esta vez la lógica dejó  paso a la aventura.

Hacia allá fuimos, para el sur, pasando por Santa María, primer lugar donde encontramos vinos de altísima calidad en la provincia de Catamarca; recorriendo el camino hacia Hualfin, Belén y Londres, con parada en Fiambalá, a pocos kilómetros de Altos de Tinogasta, donde están los viñedos de Veralma, la bodega recién bautizada con ese nombre y que tiene como etiqueta emblema a Seismiles.

La provincia de Catamarca cuenta con 19 cerros que superan los 6.000 metros de altura. La mayoría se encuentra sobre la ruta lleva a Chile a través del Paso de San Francisco, a 4.726 metros. La ciudad más importante del vecino país, luego de traspasar la frontera es Copiapó, que se hizo famosa por episodio de los 33 mineros rescatados desde un derrumbe que tuvo en vilo a todo Chile durante varios días.

Pero volvemos a nuestro territorio, porque los Seismiles -la cadena montañosa más elevada de la Argentina- protegen al departamento de Tinogasta ("reunión de pueblos", en lengua diaguita).

Los viñedos, ubicados a 1.300 metros sobre el nivel del mar, conforman uno de los terroirs más interesantes de Catamarca.

Ubicado al oeste de la provincia, el departamento de Tinogasta guarda su tesoro: un valle mágico, una tierra venerada por nuestros ancestros, un terroir de altura, de clima árido con gran amplitud térmica y suelos calcáreos.

Seismiles es la línea emblema de Veralma, como ya dijimos. Está conformada por vinos jóvenes elaborados con uvas provenientes de viñedos propios de 10 años de antigüedad. Las variedades son Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Chardonnay.

Su enólogo, es el licenciado Santiago Palero, egresado de la Facultad de Don Bosco, Mendoza. Es además docente en la Universidad de Cuyo, donde lleva adelante importantes investigaciones vinculadas a la industria. 

La bodega está en plena de tarea de desarrollo de nuevas etiquetas, pero Seismiles es un claro reflejo de lo que ofrece el terruño catamarqueño extra Valles Calchaquíes.

Son vinos frescos, muy bebibles, que asimismo cuentan con una relación precio calidad muy significativa (el precio de lanzamiento para las cuatro etiquetas de Seismiles está sugerido a $ 450).

Para los que aman la opinión de los gurús del vino y de las publicaciones más influyentes del mundo, el Syrah sorprendió con sus 92 Puntos de la Revista Decanter. Ese medio lo califica entre los vinos "altamente recomendados".

Lo que más destacamos es que no hay muchos exponentes con 92 puntos dentro de una franja de precios como la de Siesmiles.

La cepa Syrah nos sigue pareciendo una fija en la vitivinicultura del oeste catamarqueño. Este vino particularmente resulta muy versátil y exhibe la tipicidad que caracteriza a esta variedad, considerada la más antigua del mundo.


Imposible, al tenerlo en nuestra copa, no recordar aquel viaje de aventura por la Ruta de los Seismiles, observando una gran cantidad de asnos salvajes en las laderas de los cerros, los paisajes imponentes de la cadena montañosa más elevada de los Andes, el cruce a Chile y una increíble laguna de color turquesa pegada a la oficina de los Carabineros. 

De estos pagos son los vinos de Veralma, que merecen comenzar a ser más conocidos por el gran público, que gusta probar cosas nuevas y pagar razonablemente por un producto de notable relación precio calidad.


PALABRA DE ENÓLOGO

Seismiles Syrah 100% COSECHA 2019.

Viñedos Finca La Aguadita - Tinogasta - Provincia de Catamarca ubicados a 1350 msnm, al noroeste de la provincia. 

Orientación: Norte - Sur, que favorece la incidencia de la luz solar durante varias horas del día, aumentando así la concentración de compuestos polifenólicos tan buscados en variedades tintas. La finca está expuesta a una amplitud térmica muy marcada entre el día y la noche, característica que favorece ampliamente en la intensidad del color. 

Proceso de elaboración: la finca se ubica a 500 metros de la bodega. La cosecha es manual y el traslado se realiza en bins plásticos. Al llegar a la bodega se descargan en una mesa donde se realiza la selección manual de racimos. Pasa a la máquina de descobajado y luego por medio de bombas las uvas son transportadas a tanques de acero inoxidable para comenzar el proceso de fermentación que dura aproximadamente 13 días a temperaturas entre 23-26ºC. Condiciones que favorecen a los vinos para obtener aromas frescos, texturas suaves y gustos muy equilibrados. 

Características organolépticas vista: presenta un color rojo violáceo de media intensidad. Brillante, límpido y una tonalidad que transmite la honestidad de un vino joven. olfato: Aroma intenso y persistente. Notas a frutos rojos como ciruela y cereza, combinado con las especias típicas de este varietal. gusto: ataque en boca suave y amable al paladar. A medida que pasa, nos va llenando su volumen de boca. Tiene taninos maduros e intensos. Posee un final muy persistente y equilibrado. maridaje: Acompaña muy pastas, con salsas, pizzas con quesos fuertes y carnes de cerdo. 

Más de Bebidas
El más salvaje de los espumantes
Bebidas

El más salvaje de los espumantes

Doña Paula propone para este fin de año un espumante distinto. Un Sauvage Blanc método Charmat, único en el mercado que se elaboró con 100% de uvas Sauvignon Blanc.

Del Valle a la lata
Bebidas

Del Valle a la lata

Después de la cerveza y las gaseosas, las latas llegaron al vino y muchos pusieron el grito en el cielo. Pero ahora también se sumó la sidra a esta tendencia que pareciera no tener techo. Sidra del Valle lanzó al mercado una lata de 473 ml.
Primer viñedo en El Salto, Potrerillos
Bebidas

Primer viñedo en El Salto, Potrerillos

Huentala Wines asumió el desafío de incorporar un nuevo terroir en El Salto, Potrerillos, a 1.800 metros de altitud. Es un predio de 7 hectáreas, propiedad de la familia Camsen.