Editorial

Desensillar hasta que aclare

Lunes, 30 de marzo de 2020

La cuarentena obligatoria nos ha cambiado la rutina diaria. Y a Fondo de Olla © parte su enfoque crítico habitual. Lo cierto es que las circunstancias nos obligan a cambiar los temas limitándonos a lo que resulta útil durante el encierro.

En pocas semanas, Fondo de Olla © cumplirá su primera década de vida. Obviamente que no estamos para festejos. Por el momento, las autoridades sanitarias consideran que en el mes de mayo -coincidiendo con nuestro aniversario- tendremos el pico de la enfermedad que tiene en vilo a todo el planeta.

El "ahora" es que debimos cambiar el centro de la información: no más crítica de restaurantes, no más viajes, no más recomendaciones de cosas que eran comunes en la vida diaria, pero que hoy no podemos hacer.

Y lo que antes se constituía en una mera sección, poco nutrida como son las recetas, hoy tienen el protagonismo al igual que las noticias vinculadas con las ofertas de delivery y otras informaciones útiles para sobrellevar el encierro.

Está claro que no es éste el periodismo que nos gusta. Ahora estamos más cerca del copy paste, nos parecemos un poquito a los "otros". Pero solo es momentáneo. No son tiempos de polémica ni de debate virulento. Todos nos merecemos pasar lo mejor que se pueda este encierro, y desde FDO tratamos de ayudar.

Pero ya volveremos a la normalidad. No hemos podido contarles la experiencia reciente en Traslasierra, Córdoba, salvo la visita a la finca y planta elaboradora de quesos de cabra "La Colorada".

Probamos los quesos también en Pericles, conocimos uno de los restaurantes más reconocidos de Mina Clavero: Belgrano 1340. Y fuimos a encontrarnos con ese gran chef que es Nitu Digilio, en su Restaurante Peperina. De todo eso les contaremos más adelante.

También nos quedaron sin comentar otros lugares visitados antes de la cuarentena, como el restaurante del NH Florida y el excéntrico Bagatelle con su muy buena propuesta de Cocina Francesa. Y como siempre muchos temas de análisis y debate, como nos gusta en FDO.

Son tiempos difíciles, en los cuales algunos se las ingenian para no perder todo apelando al delivery. Frente a este panorama, con 0 ayuda oficial para la gastronomía, la crisis se va a alargar como en ningún otro rubro.

Más allá de que se levante la cuarentena después de Semana Santa, la gente tardará mucho en salir a comer afuera, un poco por psicosis y otro tanto o más aún por falta de dinero.

Para colmo, el flujo turístico para lo que queda del año será nulo. No olvidemos que muchos restaurantes, sobre todo las parrillas que se "alimentan" mayoritariamente de público extranjero.

Al margen de lo difícil de la situación que nos toca vivir, insólito si pensamos que se transita el Siglo XXI, donde hay avances científicos notables, un virus letal provocado por la negligencia del hombre (China una vez más) nos está poniendo a prueba.

Nuestra voz no se calla, solo bajó el tono por razones obvias. Ojalá en mayo, cuando cumplamos la primera década de periodismo gastronómico sin copy paste, podamos retomar el mensaje que ustedes lectores esperan de nosotros.

Más de Editorial
Buchones de la Ley Seca
Editorial

Buchones de la Ley Seca

La cuarentena eterna y las prohibiciones que se van sumando, como la última de no permitir las reuniones familiares, son una especie de ley seca como la que derivó en un enorme fracaso en los Estados Unidos en los años '20 y '30 del siglo pasado. Solo que aquí se hacen mediante un simple trámite administrativo llamado DNU y allá por enmienda constitucional. Hay quienes dicen que algunos restaurantes estarían funcionando como una especie de speakeasies de aquellos tiempos. La verdad es que no nos consta y aun así, si lo supiéramos, no diríamos nada. Porque no somos buchones y porque además hay una cuestión de sobrevivencia detrás.
No tan Santa
Editorial

No tan Santa

¿Qué dirán ahora mis queridos colegas militantes de la izquierda caviar, que endiosaron a un lugar y a su cocinero aún en su dudoso profesionalismo? ¿O acaso callarán? Nunca quisimos visitar este lugar ni el anterior, porque el acto de ir a comer a un restaurante debe ser placentero. Y si tenés que escuchar la marchita que combate al capital, la comida es difícil de digerir. Lo que está pasando nos da mucha, pena pero solo por la pobre gente que está luchando por cobrar sus sueldos.


Ladran Sancho
Editorial

Ladran Sancho

Sensaciones contradictorias nos deja la nota "Historias que parten el alma". Con un ejemplo, quisimos llegar al fondo de la cuestión y trasladar el sufrimiento de un gastronómico para que todos se enteren de lo que está pasando. Pero más allá de que la mayoría de los comentarios ha sido buena y de que la nota tuvo una gran repercusión, siempre aparecen los que no entienden nada porque su fundamentalismo político les obnubila las ideas.