Editorial

Un pelotazo en contra

Viernes, 22 de noviembre de 2019

Un grupo de chefs mediáticos (con mayores o menores méritos gastronómicos), se ha empecinado en criticar la carne argentina y hasta de vaticinar el fin del consumo de las proteínas animales en un futuro no tan lejano. Son monos con navaja, elefantes en un bazar y si nos vamos a la jerga futbolera, son arqueros que meten dentro de su propio arco hasta las pelotas que van afuera.

Son ignorantes, soberbios y pretenciosos. Forman parte directa o indirectamente de la Corpo que tanto daño hace a la gastronomía argentina. Cada vez que hablan meten la pata cual patos criollos. Para colmo, tienen gran repercusión mediática. Hicieron muy bien su trabajo de lobby, de eso no hay dudas.

¿Adónde quieren ir estos tipos? Jamás se han embarrado las patas para ver una vaca de cerca en el campo o en el feed-lot. Pero opinan como si supieran. Y muchos les creen. Los periodistas complacientes nunca se cansan de entrevistarlos, aunque siempre digan lo mismo.

Y lo peor de todo es que se meten contra el producto emblema del país: la carne vacuna. La que todos los extranjeros elogian y cuando vienen a Buenos Aires piden de inmediato ir a comer a La Brigada, La Cabrera, Cabaña Las Lilas, Don Julio, El Pobre Luis y tantas otras parrillas.

Foto tomada de la publicidad de Villavicencio.

Desconocen el trabajo que viene realizando el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina desde su creación en 2001. No tienen en cuenta el esfuerzo de los productos ganaderos argentinos, que han logrado colocar a nuestras carnes en la consideración más elevada en todos los mercados del mundo.

Que este año tendremos un volumen récord de exportaciones. Que volvimos a recuperar mercados tras el oscurantismo del exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Que la ganadería en un establecimiento agropecuario mixto es esencial para la sostenibilidad del suelo.

Que a los argentinos, salvo un grupo minoritario de veganos y vegetarianos, no les puede faltar el asado, símbolo de nuestras tradiciones culinarias.

¿Quién podría cuestionar la capacidad profesional de Mauro Colagreco, el chef argentino más premiado del mundo? Nadie, por cierto. Pero es el rey de las contradicciones. Siendo embajador de la Marca País, ad honorem, pero un cargo de mucha responsabilidad que él aceptó de muy buen grado en su momento, salió a decir en el Diario El País, de Madrid, el más importante de habla hispana, que "la carne argentina ha empeorado". Justo él que puso su nombre en la hamburguesería Carne, se tira caca encima y peor todavía, a su propio país que lo reconoció como embajador honorario.

¿Y la inefable Narda? La misma que puso una foto de un chanchito y la leyenda: "pronto serás morcilla". Cuentan que en un viaje al Perú, el año pasado, invitada a hablar en un evento, tuvo palabras despreciativas respecto de la carne argentina. No la imaginamos pisando bosta en un campo. 

Y por si algo faltara, éramos pocos y parió Martitegui. Entrevistado en el Diario La Nación, dijo muy suelto de cuerpo: "El futuro de la alimentación no incluye carne". Y que le parece que "matar animales en algún momento va a ser algo obtuso. Como cuando la gente se batía a duelo por una discusión. Como los zoológicos, donde nadie quiere ver animales encerrados. Lo que hacemos con los animales es lo más parecido a la tortura que puede haber. El futuro no incluye animales muertos en nuestra comida. No sé hacia dónde va a ir, pero estoy seguro que no incluye matar para comer, por más que me digas que son gallinas felices".

El mismo chef que dice que los 50 Best son antipáticos, pero que estaba feliz hasta que Don Julio le arrebató el primer lugar entre los restaurantes argentinos. ¿Será por eso que ahora está en contra de la carne? No da puntada sin hilo, pero acá estamos para dejarlo en evidencia en lugar de hacerle un reportaje complaciente.

¿Y el quemador consuetudinario Francis Mallmann, que hizo famoso su salmón a la sal, y ahora dice que no hay que comer salmón? Hipócrita. 

Afortunadamente, mientras estos chefs dicen pavadas sin sustento alguno, hay un Hugo, un Pablo, un Gastón, que hacen lucir la gran carne argentina llevándola a un nivel superlativo. Vean sino la cantidad de gente esperando mesa cualquier día de la semana.

Y sin embargo, hay chefs como Dante Liporace, pronto a abrir Mercado de Liniers, un restaurante cuyo nombre lo dice todo. Que apuesta todo a la carne argentina, que no puede faltar en ningún lugar porque es parte de nuestro acervo cultural.

Estamos hartos de los ignorantes y soberbios. No nos importa las cucardas que exhiben y si las tienen o no merecidas. Deberían dejar de hablar de lo que no saben. Y de carne no saben un pito a la vela. Fin. 

Más de Alimentos
Villa Crespo tiene su Mercat
Alimentos

Villa Crespo tiene su Mercat

El nuevo mercado de Villa Crespo ofrecerá productos y propuestas diferenciales. Propone ser un nexo entre la evolución de la gastronomía y la historia de un barrio.
El chocolate es Salú
Alimentos

El chocolate es Salú

Santiago Macías -chef propietario de I Latina-, y Lorena Galasso - especialista en cacao y derivados, propietaria de Las Romeas y comunicadora de #SabeCacao-, crearon Oda al Cacao, que tendrá su primera versión en Salú, el viernes 6 a las 19.30.
Carne vacuna y polo, juntos somos más
Alimentos

Carne vacuna y polo, juntos somos más

Ambos son número 1 en lo suyo. El alimento emblema de los argentinos, que encanta y asombra a cualquier turista que llega al país. El deporte en el cual somos reyes indiscutidos. Carne vacuna y polo van de la mano.