Lo nuevo en el Bajo Belgrano

Bonito, bueno y barato

Viernes, 22 de septiembre de 2023

Es difícil encuadrar la cocina que el chef Dante Franco ha ideado para el nuevo restaurante del polo gastronómico del Bajo Belgrano. En realidad, su inspiración surgió de diferentes vertientes gastronómicas que él mismo aprehendió por su paso en diferentes cocinas del mundo, entre ellas Hacienda Benazuza, en España. Bonito ofrece un conjunto de opciones muy creativas, ricas, sin sofisticaciones y a tono con las nuevas tendencias que recomiendan colocar los platos en el centro de la mesa y probar "poco de mucho".

Bonito - Dirección: Castañeda 1872, Belgrano. Horarios: lunes y domingos de 10:30 a 19:00; martes a viernes de 8:30 a 23:30; sábados de 9:00 a 23:30. Reservas: linktr.ee/bonito.bsas - Instagram: @bonitobsas

Bonito está ubicado justo frente a Cucina Paradiso y Tana, vecino además de Selquet y Sucre, entre otros restaurantes conocidos de este polo gastronómico del Bajo Belgrano. Allí, en el local que hoy ocupa Bonito, funcionó esporádicamente un restó de cocina sin animales, pero el público del barrio pedía otra cosa y. a fuer de ser sinceros, el volantazo surgió un efecto exitoso. Los omnívoros, agradecidos. 

Esto le ha permitido al chef Dante Franco (lo secunda el colombiano Daniel Aguirre). armar una carta dinámica con platos sencillos, de ingredientes de calidad y sabrosos que reflejan su paso por diferentes cocinas de Latinoamérica, Europa (incluyendo Hacienda Benazuza, de Ferrán Adriá) y los Estados Unidos. "Cocina sin ataduras", aclaran, o bien eclecticismo puro.

Ubicado sobre la calle Castañeda, el local exhibe un pequeño deck y, en el interior, ya dentro del cómodo salón, observamos una gran barra en color verde agua. Es un local angosto y muy largo.

La propuesta está pensada para acompañar diferentes momentos del día. Para la hora del desayuno a media mañana, ofrece una posibilidad distinta para los runners que frecuentan la zona. Cuentan con café de especialidad y una buena oferta de pastelería y panificación, como por ejemplo las medialunas de Cuadra.

Pero lo mejor está por suceder, ya que el menú para almuerzos y cenas, nos deparará varias sorpresas y, asimismo, nos invita a volver porque dan ganas de degustar toda la carta. Ésta fue armada en base a un nutrido tapeo para todo el día, con opciones frías y calientes; platos principales (solo para la hora del almuerzo y la cena) y postres (también hay que visualizar la pastelería, disponible a toda hora).

Por otra parte, hay una muy buena coctelería con tragos clásicos y otros más creativos. Está claro que el restaurante es muy nuevito, por lo que la lista de vinos podría (y debería) ampliarse también a etiquetas de bodegas menos tradicionales.

Se comenzó el almuerzo con un tapeo que el chef armó en algunos casos con porciones de degustación, más pequeñas. Esto nos permitió probar varias opciones (cuando menos es más).

Incluyó en primer lugar las anchoas marplatenses (de Villarrica, las mismas que sirven en Lo de Fran), carnosas y sin excesos de salazón; acompañadas de pimientos al carbón y alcaparras. Y siguió con la burrata, fainá crocante, hongos y salsa harissa, típica del Magreb, la primera vez que la vemos combinada con este tradicional lácteo de origen italiano, una forma de aunar las dos costas del Mediterráneo

Muy buena opción, diríamos de pedido casi obligatorio, es la trucha curada con vinagreta de lima y sésamo, plata tatemada (procedimiento usual en la cocina mexicana que consiste en tostar algo a las brasas), cebolla crispy y hierbas.

También probamos dos de las entradas calientes: tater tots, es decir los crujientes buñuelitos de papa británicos, que salen con alioli y kétchup caseros; así como los pinchos de langostinos marinados y cocidos al kamado, con aderezo de sésamo, cilantro y chimichurri nikkei.

Cerrando lo salado, quedó lugar para un par de principales: ñoquis coreanos con ragout de ternera y hongos ahumados, y el bifecito de cerdo con un sutil puré de coliflor, zanahorias asadas y chimichurri nikkei. Y el final, con un affogato.

Para informarse sobre las demás opciones de la carta que no se probaron, se puede ingresar a Reservas: linktr.ee/bonito.bsas

Vale resaltar que el menú de Bonito es tan heterogéneo como infrecuente, por su atrapante combinación de platos de diferentes cocinas del mundo, a los que el chef le aporta su toque personal. Prueba superada, sin dudas.

También hay que agregar que cada plato se identifica en el caso de que sea libre de gluten y apto para quienes con consumen proteínas animales.

Bonito, bueno (muy bueno, en realidad) y barato, teniendo en cuenta que la opción de compartir el tapeo de entrada e inclusive algunos de los principales redondeará una adición de impecable relación precio calidad.

Más de Restaurantes
Abajo, Arriba y Adentro
Restaurantes

Abajo, Arriba y Adentro

Últimamente nos estamos encontrando con propuestas gastronómicas que se salen de los moldes establecidos. Una de ellas está ubicada en el Microcentro porteño, un speakeasy camuflado de lavadero. Arriba está el loundry y, en el subsuelo, el restaurante que pergeñaron los propietarios del lugar, Nery Aimale y Sebastián Antich. Y para mayor sorpresa aún, el chef a cargo -Tomás De Felice- es no solo muy joven, sino que aún cursa la carrera de profesional gastronómico. Su cocina parece la de un veterano talentoso.
Argentina Año Verde
Restaurantes

Argentina Año Verde

En otros tiempos era muy conocido el dicho: "El chancho, la chancha y los veinte chanchitos". Aludía a una persona que no está conforme, que siempre quiere más. Y, por ende, esto le cabe como anillo al dedo al Restaurante "La Chancha y los Veinte", donde satisfacen hasta al comensal más inconformista. Un lugar milagroso esta Argentina en la que te pueden cobrar el equivalente a 100 dólares por un bife de lomo. Este lugar es la antítesis, porque comés mucho y bien, te atienden de primera y te sentís respetado.
Todos por el Asado
Restaurantes

Todos por el Asado

Somos Asado es distinto a todos los demás en su rubro. No es una parrilla tradicional ni lo quiere ser: sí un restaurante de carnes con las propias interpretaciones del chef Gustavo Portela. Por otra parte, la estructura edilicia permitió armar distintos espacios dentro de lo que fuera en su momento una fábrica de camisas del abuelo de Verónica Krichmar, maître del restaurante. Para destacar también la propuesta de bebidas -coctelería y vinos- a cargo de Pablo Portela, hermano del chef. En familia, todo funciona mejor.