30 Años de un Rincón Ítalo Argentino en Miami

Pasta de Prima

Jueves, 13 de julio de 2023

Dicen que los argentinos somos italianos que hablan en español. De ser esto cierto, Café Prima Pasta, el restaurante de Gerry Cea en Miami, sería un claro ejemplo. En su pintoresco salón de luces tenues y música a tono, se escucha más hablar en "argentino" y en italiano, que en inglés. Hace pocos días lo visitamos, pudimos disfrutar de su comida y hablar con Gerry unos minutos (estaba cenando en ese momento con Jorge Messi). Una experiencia casi obligatoria para los compatriotas que visitan la Florida.

La primera referencia que tuvimos de Café Prima Pasta fue gracias a un amigo común con su dueño, Gerardo "Gerry" Cea. Se trata de Pedro Picciau, de Italpast. El restaurante está atravesando ya su 30° aniversario.

Si bien familiares directos estuvieron comiendo allá en ocasión de sus visitas a Miami, uno aún se debía esa experiencia. Un lugar donde la cocina italiana de producto y recetas clásicas, algunas de ellas con algunas pequeñas reversiones, nos creaba expectativas de todo tipo.

Dicen que los argentinos somos italianos que hablan español. Si esto fuera así, ningún ejemplo sería mejor que el de Prima Pasta. Personal de la casa y clientes hablando en "argentino" son cosa común. El italiano es el segundo idioma. Y el inglés el tercero, solo porque muchos de los clientes son no latinos.

Llegamos a Prima Pasta y de inmediato nos recibió Fabián, un italiano oriundo de la isla de Capri que tiene a su cargo del salón, que parece un hombre orquesta, quien nos armó un menú para degustar varios platos en tamaño degustación.

UNA HISTORIA DE INMIGRANTES 

Pero, antes que nada, hay que hacer un poco de historia. Transcurrida parte de la velada, se acercó a la mesa Gerry Cea, que estaba compartiendo una mesa con Jorge Messi (el propio Lionel pasará a ser más habitué ahora que va a jugar en el Inter de Miami).

Cuenta Gerry que la idea del restaurante nació en Nueva York, donde la familia vivió tres años (mamá Carla, Fabián, Arturo y Gerardo).

Pero la historia personal de Gerry es digna de una película de aventuras. Con 18 años, se mudó con su familia a los Estados Unidos y, sin saber mucho de inglés, lo enviaron a la casa de un tío en Nueva York que le consiguió trabajo de camarero en un restaurante italiano frecuentado por la Cosa Nostra.

Contado así parece haber sido la típica historia del sueño americano, pero no fue fácil. Cuando Gerry pudo aprender suficiente inglés como para arreglárselas, alquiló un departamento y llevó a su familia a la Gran Manzana.

Pero, lo que había comenzado bien se complicó y, durante cuatro años, trabajaron 12 horas por día para poder subsistir. En 1991, finalmente, les otorgaron los papeles de residencia y todo mejoró.

Se instalaron en Miami y, en 1993, abrió Prima Pasta, uno de los restaurantes que, a fuerza de trabajo, buena comida y atención sobrevivió a las crisis y la pandemia.

Gerardo Cera, Gerry, como le dicen todos, tiene miles de historias para contar en sus 30 años al frente de Prima Pasta. Y de antes, como camarero y buscavidas. A los 50 años, retomó una pasión latente, la guitarra, pero esa es otra historia.

CÓMO ES PRIMA PASTA

El concepto de ambientación es el de un lugar cálido, paredes llenas de fotos en blanco y negro, lámparas antiguas y candelabros, pisos de madera, y siempre manteles blancos en las mesas.

Dice Gerry que se inspiró en un restaurante privado de Nueva York llamado Club A. Así es que la cocina se orientó hacia los platos clásicos tanto del norte como del sur italiano y, como dice el propio dueño, "con un toque grandioso argentino, que es ponerle mucho sabor a la comida".

La mayoría de los productos son italianos y los compran a una compañía desde los inicios (Prime Line). Los pescados frescos son locales, en tantos que otros son llevados desde el Mediterráneo. Los vegetales orgánicos son provistos por una graja ubicada en el centro de la Florida.

Gerry comenta que cuentan básicamente con clientela local (hay quienes van varias veces a la semana), pero también mucha gente de la Argentina, de otros lugares de los Estados Unidos y de diferentes partes del mundo. Por caso, muchos reservan con un año de anticipación.

En Prima Pasta es usual encontrase con celebridades hispanas, norteamericanas y europeas. Gerry destaca que sus primeros clientes conocidos provenían de MYV Latino y la Metro Goldwyn Mayer en 1994, que envían a muchos de sus artistas.

El restaurante cuenta con un salón dividido en cuatro espacios, una barra, terraza y las mesas ubicadas en la vereda. También hay un sector privado, con salidas independientes al estacionamiento para los clientes exclusivos.

Uno de los platos insignia de la casa son los linguini negros con mariscos y salsa de crema de langosta, plato creado en 1993, creado por Arturo Cea y que es el más vendido.

Asimismo, los fiocchi rapera con una salsa secreta de trufas creada en Prima Pasta mientras se grababa el disco de Calle 13, que ganó 12 Grammy's (inspirado en su vocalista Residente a quien le gustaba el jugo de peras).

Otro clásico es el carpaccio di manzo (ganador de muchos premios), en tanto que Michael Jordan siempre come el pollo a la parmigiana, que es también uno de los más vendidos.

La carta de vinos abunda en etiquetas italianas y argentinas, sumadas a las de España y Francia. Y los cócteles son clásicos, a cargo del bartender Henry Villar y la inspiración del propio Gerry. Mientars el público espera su mesa, se les convida un Bellini.

LA VISITA

Por sugerencia de Fabián, dejamos en sus manos la degustación de la noche. Muy acertada decisión porque nos permitió probar algunos de los platos más populares del menú.

Nada mejor que entrar en tema que unos trozos de Parmigiano Reggiano, joya italiana si las hay. Al igual que Italpast, es costumbre agasajar al comensal con unas pequeñas bruschettas de tomate.

Mucho habíamos escuchado hablar del carpaccio di manzo, con aceite de oliva, limón y parmesano. Un clásico de la casa que hace honor a su fama. Para recargar energías, se agregó un appetizer muy solicitado, como son los zucchini fritos con un toque de sal y limón.

Llegó el momento de las pastas y la sorpresa fueron los ya mencionado fiocchi rapera, rellenos de queso y pera, que salen con jamón crocante y una suave y aromática salsa de crema de trufas. Un must de la carta, sin dudas.

Fabián nos propuso probar el plato preferido de Leo Messi, que pide cada vez que va a Prima Pasta. Se trata de los agnolotti rossi, rellenos de espinaca y ricota, y una cremosa salsa rosada. Solo dos unidades porque ya a esta altura se hacía sentir el peso de la exuberante degustación.

Quedaba aún otra sorpresa más: branzino alla caccia, con hinojo, tomate cherry, limón y salsa de vino. El branzino es del Mar Mediterráneo, también conocido como lubina.

La repostería italiana resulta siempre muy tentadora, pero a esta altura la capacidad de absorción había mermado de manera considerable. Quedó pendiente. Café Prima Pasta nos dio la posibilidad de gozar de una experiencia gastronómica notable.

Es un rincón ítalo argentino en Miami, que a uno en lo personal lo remite a los sabores de la infancia y la patria que justo ese día festejaba los 207 años de nuestra Independencia.  .

Café Prima Pasta - 414 71st Street Miami Beach, FL, 33141 T (305) 867-0106 - IG: @cafeprimapasta - cafeprimapasta.com

Más de Restaurantes
Abajo, Arriba y Adentro
Restaurantes

Abajo, Arriba y Adentro

Últimamente nos estamos encontrando con propuestas gastronómicas que se salen de los moldes establecidos. Una de ellas está ubicada en el Microcentro porteño, un speakeasy camuflado de lavadero. Arriba está el loundry y, en el subsuelo, el restaurante que pergeñaron los propietarios del lugar, Nery Aimale y Sebastián Antich. Y para mayor sorpresa aún, el chef a cargo -Tomás De Felice- es no solo muy joven, sino que aún cursa la carrera de profesional gastronómico. Su cocina parece la de un veterano talentoso.
Argentina Año Verde
Restaurantes

Argentina Año Verde

En otros tiempos era muy conocido el dicho: "El chancho, la chancha y los veinte chanchitos". Aludía a una persona que no está conforme, que siempre quiere más. Y, por ende, esto le cabe como anillo al dedo al Restaurante "La Chancha y los Veinte", donde satisfacen hasta al comensal más inconformista. Un lugar milagroso esta Argentina en la que te pueden cobrar el equivalente a 100 dólares por un bife de lomo. Este lugar es la antítesis, porque comés mucho y bien, te atienden de primera y te sentís respetado.
Todos por el Asado
Restaurantes

Todos por el Asado

Somos Asado es distinto a todos los demás en su rubro. No es una parrilla tradicional ni lo quiere ser: sí un restaurante de carnes con las propias interpretaciones del chef Gustavo Portela. Por otra parte, la estructura edilicia permitió armar distintos espacios dentro de lo que fuera en su momento una fábrica de camisas del abuelo de Verónica Krichmar, maître del restaurante. Para destacar también la propuesta de bebidas -coctelería y vinos- a cargo de Pablo Portela, hermano del chef. En familia, todo funciona mejor.