Ópera Prima de Javier Marrone

Qué grande la Nonna

Lunes, 19 de septiembre de 2022

Después de su extenso paso por dos hoteles del Grupo Accor (Novotel y Sofitel Recoleta), el chef Javier Marrone se lanzó con su propio restaurante en Lanús. Dinonna Cucina es un homenaje a la abuela italiana, que es la de todos los que llevamos esa sangre en las venas. Y lo hace con recetas tradicionales, a las que agrega su toque personal, para dar vida a una propuesta de excelente relación precio calidad.

Dinonna Cucina - Gobernador Irigoyen 226 Lanús Oeste (Zona Lanusita). Teléfono: 011 2684 6120. Horarios: miércoles a sábados de 20.00 a 1.00 AM; domingos de 12.00 a 15.30. Principales tarjetas. Precio: $$$ - @dinnonnacucina

A Javier Marrone lo conocimos en el Restaurante Patio 378 del Novotel de la Avenida Corrientes. Luego pasó al Sofitel Recoleta, donde se desempeñó como chef ejecutivo hasta hace algunos meses.

Un llamado sorpresivo días atrás, nos alegró sobremanera. Es que al fin, Javier, pudo concretar el sueño del restaurante propio, junto a sus primos Nicolás y Federico Izzo. ¿La ubicación?: en sus pagos de la Zona Sur, en este caso en Lanús Oeste, pegado al polo gastronómico conocido como "Lanusita".

Se trata entonces de la "Ópera Prima" de Javier, "Primera obra de un autor", según la Real Academia Española. Como se trata de su primer emprendimiento personal, vale el simbolismo. 

Y, para llevarlo adelante, qué mejor que transitar la cocina con la que la "nonna" nos agasajó durante nuestra infancia, adolescencia y vida adulta. Las raíces italianas en su máxima expresión, basada en el producto, la mano de quien la elabora y el sentimiento que desborda de cada plato, como esa polenta (en nuestro caso personal) que Javier nos sirvió como entrada durante un pantagruélico almuerzo de domingo.

Dinonna Cucina exhibe claramente ese espíritu familiar que caracteriza a la tradición italiana. Y lo es desde la misma esencia. Asimismo, en el local adyacente los socios armaron una propuesta de hamburguesas y cerveza llamada "Crash".

En Dinonna Cucina instalaron un horno pizzero de estilo napoletano, que funciona los días de semana por la noche. Además de las clásicas Margherita, Quattro Formaggi y Marinara; hay siete variedades más: Nduja, Pesto Siciliano, Peperoni, Mortadela, Panceta Caramelizada, Mediterránea y Anchoas.

Para comenzar el almuerzo, Javier trajo a la mesa unas croquetas de espinaca que siempre prepara su mamá, típicas de Chieti en la región de Abruzzo. Una comida de "pobres", ya que allá las hacían con lo que había disponible en la huerta: achicoria, grelo, acelga, etcétera. No están en la carta, pero habrá que pedirles que las incluyan.

A continuación, un nutrido antipasto que incluía variedad de quesos, stracciatella, fiambres, aceitunas, hojas verdes y lupines. Como para demostrar que una de las premisas en Dinonna Cucina, es la obsesión por el producto de calidad.

Capítulo aparte para la panera, en la que además de la clásica focaccia estaban las típicas grispelle ("masa frita enroscada") como las preparaba la nonna de Javier, más pan de campo y unas tostaditas.

Ya mencionamos otra de las entradas, la polenta cremosa que el chef acompaña con portobellos, tomates a la provenzal, queso de cabra y coronado con un huevo a 62°. Tan delicioso como simple.

Era el tiempo de los principales, mesa de 4, con lo cual se pidieron tres opciones de pastas y el risotto con frutti di mare con el arroz al dente y abundante cantidad de mariscos y coronado con mascarpone de cítricos. Muy recomendable.

Uno de los principales que se luce en la carta es el "Rotolo", una pasta al huevo rellena de ricota, espinaca y carne, gratinado con salsa de tomate y parmesano.

Muy pedidos según nos comentaba el chef, son los tortellini rellenos de cabutia asada y mozzarella, salteados en manteca de salvia, con brócoli y almendras tostadas, al igual que los spaghetti (hechos en casa) con frutos de mar.

Otras opciones tentadoras que deberían probarse en otra visita, son los orecchiette con pesto genovés; spaghetti alla chitarra con albóndigas (como las hacía la nonna); sorrentinos de jamón y ricota con salsa de cuatro quesos; paccheri De Decco con ragú de cordero; y malfatti de espinaca con crema de puerros y guanciale también hecho en casa.

Entre las carnes, hay ojo de bife marinado en hierbas con berenjenas a la parmesana; pesca fresca del día con vegetales y gremolata; ragú de cordero patagónico con puré cremoso de papas y focaccia.

Para culminar con una degustación de los postres de la casa: tiramisú della nonna; cannoli siciliani; affogato y helados.

Una prueba de fuego en un restaurante de cocina italiana pasa por el café, que no siempre está a la altura de lo que uno siempre espera en estos casos. No fue éste el caso, por cierto, ya que estaba muy. bien servido.

La atención fue cordial y atenta. La carta de vinos sorprende por la variedad de etiquetas, así como por los precios excesivamente accesibles.

Dinonna Cucina nos transporta a lo emotivo, a una cocina sencilla y casera, pero hecha con el toque de calidad de un chef que no solo la lleva en las venas, sino que le aporta su cuota de creatividad para darle mayor realce aún.

Si no vivís en la Zona Sur te decimos que vale la pena el viaje; tanto como cuando vamos a Campana para comer en Italpast. Por otra parte, la relación precio calidad es impecable.

Todo aquel que ha tenido una nonna (dos en nuestro caso particular), sabrá de lo que hablamos. Si bien ya no las tenemos, el recuerdo de su cocina permanece inalterable. Como la recrea Dinonna Cucina.

Más de Restaurantes
Uptown: Arriba los de Abajo
Restaurantes

Uptown: Arriba los de Abajo

Es difícil comprender cómo un speakeasy del nivel y la originalidad de Uptown, no esté entre los mejores 50 bares del mundo. Pero hay nada de qué extrañarse, si lo mismo ocurre con los restaurantes. Todos sabemos que muchos jurados rosqueros votan por interés propio y no por el de la gente. Tras dos años y medio, volvimos a bajar las escaleras, recorrer el pasillo como si fuéramos a la estación del mismo Metro neoyorquino, ingresamos al vagón (que vaya uno a saber cómo metieron ahí abajo) y, ya adentro del bar, disfrutamos de los cócteles y los platos que lejos están de parecerse, por suerte, a la mediocridad que uno suele encontrar en este tipo de establecimientos.

Rufino Mío
Restaurantes

Rufino Mío

Después de dos años de pandemia, reabrió sus puertas dentro del Hotel Mío Buenos Aires, de Recoleta, este restaurante que en su nombre alude al origen de sus socios: el pueblo santafesino de Rufino. Ofrece una manera distinta de presentar la carne argentina, en la búsqueda de diferenciarse de las parrillas tradicionales.
En las manos de Kuda
Restaurantes

En las manos de Kuda

El omakase es algo así como el "menú confiance" de los franceses. Implica, ni más ni menos, que ponerse en manos del chef (del itamae en este caso que nos ocupa), dejando librado a su arbitrio lo que vamos a degustar. La experiencia ya se ha instalado en Buenos Aires, pero uno de los omakase que suena con más ruido y que derrocha autenticidad es el de Edgardo Fabián Kuda (más conocido como Edgar). Degustar sus creaciones fue una experiencia casi "religiosa", 18 pasos repletos de sabor y creatividad.