Que no sea peor la cura que la enfermedad

Etiquetado Obligatorio de Alimentos, una ley sin ton ni son

Martes, 13 de julio de 2021

Ocho meses después de la aprobación en el Senado del proyecto de Ley de Etiquetado Obligatorio de Alimentos, con enormes falencias en su concepción, ahora es la Cámara Baja la que está tratando esta normativa necesaria pero que exige consensos y racionalidad en lugar del levanta manos que tiene el oficialismo en el Congreso. En octubre del año pasado, Fondo de Olla © fijó su posición, que refrescamos ahora cuando estamos a poco tiempo de su implementación.

En nuestro país, la Ley de Etiquetado Obligatorio es una asignatura pendiente. Hay dando vueltas en el Congreso un proyecto que una vez leído, como hicimos nosotros, es puro bla bla bla, apenas una descripción de buenas intenciones (nos referimos a lo que sancionó el Senado y que ahora va a refrendar la Cámara de Diputados.

Pero esto no es tan sencillo, sin dudas. Solo basta analizar lo ocurrido en otros países como Chile, que fue el primero en América del Sur en aprobar una ley de este tipo. Para advertir al público sobre los riesgos de consumir determinados productos, utilizan octógonos de advertencia negros y rojos. Pareciera ser que nos están retando si es que no hacemos casos a estos símbolos.

En cambio, Francia prefirió un sistema en el que prevalece lo educativo por sobre el castigo o el reto. Se llama Nutri-Score y cuenta con una escala de 5 desde el color verde hasta el rojo, y también con letras desde la A hasta la E. 

Otro detalle es que se trata de uso voluntario. Se apela a la decisión y el criterio de los consumidores la ingesta de alimentos más o menos saludables. 

En México, donde se ha avanzado en el tema, el investigador Marcos Galván García, del Área Académica de Nutrición de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), advierte que el etiquetado frontal en bebidas y alimentos cuando excedan los índices recomendables de grasas saturadas, azúcares, sodio y calorías, tiene buenas intenciones. Pero entiende que la legislación "no es sólida ni ataca el problema de raíz y a la larga, podría traer problemas colaterales".

La madre del borrego está en lo que dice el especialista a continuación: "lo que se ha visto es que la industria está preocupada por tener los menos sellos posibles o mejor aún, no tener, porque eso se traduce en que sus productos son más saludables y por ello lo que están haciendo es reformular la elaboración del producto para bajar esos índices de ingesta".

Dicho en forma más clara, "lo que trae como consecuencia es que los ingredientes que se usaban y que se sabía qué eran, hoy están siendo sustituidos por otros químicos que no se sabe qué son y de los que se desconocen los efectos que van a tener a largo plazo en la salud; por este motivo el tema del etiquetado tiene ventajas, pero también desventajas".

Y, finalmente, comentó que "lo que se requiere es una política pública integral que abarque los diversos factores que intervienen, de asegurar productos alimenticios de calidad, de erradicar la publicidad engañosa, pero al mismo tiempo de implementar una estrategia de educación de nutrición dirigido a toda la población, porque hoy en día no existe algo similar para que las personas sepan cómo comer adecuadamente, pues mientras no se cambie el entorno poco ayudará el cambiar un elemento del ambiente".

Debería saberlo Narda Lepes, la reina de la colmena (ya que integra la Mesa contra el Hambre), que en la Argentina hay gente que no tiene para comer, que hurga en los contenedores de basura para ver si encuentran algo comestible. Que los octógonos no tienen idea de lo que son. Mencionamos a Narda porque formó parte del grupo de cocineros de A.C.E.L.G.A. que el año pasado hizo lobby para que el proyecto fuera sancionado, sea como fuere y sin ningún tipo de análisis, ya que como están en la televisión escasea el tiempo para desasnarse en estos temas.

No decimos con esto que la ley no se deba reglamentar, sí debemos exigir que se eduque a los consumidores. Hay detrás de la normativa lobbies muy fuertes y, de hecho, la discusión que tuvo lugar en el Senado de la Nación, en las comisiones de Salud y Comercio e Industria, contó con la opinión negativa de los legisladores tucumanos, que no por casualidad pertenecen a la provincia azucarera por antonomasia.

Vean de paso lo que ocurrió en el Perú con los chocolates, una industria de las más significativas del país, cuando se puso en vigencia la ley de marras, a la sazón con la misma interpretación que en Chile, donde mandan los octógonos. 

Según fuentes consultadas que participaron en julio de 2019 del Salón del Cacao y el Chocolate, se produjeron discusiones muy subidas de tono, porque se trabajó principalmente sobre los octógonos (ahí pusieron el foco) y no sobre el desarrollo del etiquetado. Esto dejó mal parado al producto "chocolate de calidad".

Eso sucedió porque no se contemplaba qué tipo de grasas tenía el producto, sino la cantidad de esas grasas. Y productos que son de mala calidad y de elaboración industrial le bajaron el peso y quedaron exentos de los octógonos. En este caso particular, éstos en lugar de informar, destruyen.

En contrapartida, chocolates de elaboración artesanal, con trazabilidad y cuidado desde el campo hasta la barra, quedaron catalogados como peligrosos solamente porque la cantidad de grasas son elevadas, sin tener en cuenta que no contienen grasas trans sino, por ejemplo, Omega 3.

Hecha la ley, hecha la trampa. En ese salón realizado en Lima el año pasado, los participantes vistieron una remera en protesta a los octógonos que no hay hecho otra cosa que traer confusión e injusticia.

Otros productos que, por sus características de elaboración puedan sufrir situaciones parecidas a las mencionadas, son los quesos. Lo importante no es tanto la cantidad de grasas, sino el tipo de esas sustancias que contiene cada alimento.

Fondo de Olla © consultó a varias empresas importantes a nivel nacional e internacional, y todas opinaron off the record que resulta imprescindible que se desarrolle un debate abierto en el que participen especialistas y los propios empresarios, gente calificada que pueda aportar ideas para llegar a una legislación racional y que traiga soluciones y no conflictos. No es lo que está ocurriendo hoy, evidentemente.

En la Unión Europea hay discrepancias entre las naciones que integran el mercado común. Sin bien Bélgica, España, Suiza y los Países Bajos adhieren al sistema Nutri-Score, en Italia se manifestaron en contra porque creen que productos tradicionales y considerados muy buenos para la salud, como el aceite de oliva, el prosciutto di Parma y el queso Parmigiano Reggiano, podrían verse perjudicados por su contenido en grasa y sal.

La posición italiana, a la que adhiere Grecia, se dirige hacia otro camino. Así es que presentaron un nuevo sistema de etiquetado nutricional, denominado Nutriform, parecido a los "semáforos" del Reino Unido, que utiliza "columnas o baterías para mostrar el porcentaje de energía, grasas, grasas saturadas, azúcares y sal que contiene la porción de producto con respecto a la ingesta diaria de referencia". El año pasado, la ministra de Agricultura, Alimentación y Silvicultura, Teresa Bellanova, dijo en una reunión informal con sus colegas de otros países europeos, que "los algoritmos utilizados para calcular los colores y letras del sistema Nutri-Score son reductivos y engañan a los consumidores. Los consumidores deben estar informados para una educación dietética consciente". 

Y enfatiza con un "no" a los algoritmos reductivos y engañosos. Entiende que "el etiquetado a nivel europeo debe proporcionar las herramientas adecuadas para estimular y apoyar decisiones informadas por los consumidores, en lugar de dirigirlos hacia ciertos productos, centrándose en la solución simplista y reduccionista de un color". Agregó también que "se deben proteger los alimentos tradicionales como el aceite de oliva, al que calificó como un pilar de la dieta mediterránea". Y concluyó diciendo que se requiere "una verdadera educación nutricional que no puede ser reemplazada por etiquetas, y precisamente en esa línea Italia está adoptando un sistema de baterías llamado NutrInform Battery, "llamado a informar sobre las contribuciones de los alimentos con respecto a las necesidades diarias de nutrientes y proporcionar información útil para el consumidor, que será capaz de orientar su elección de esta manera".

Entre nosotros, los cocineros mediáticos hicieron lobby frente a la cámara, exigiendo el etiquetado obligatorio en los alimentos. Pero no es cuestión de meter octógonos sin ningún tipo de análisis concienzudo.

Se trata de un tema delicado, que no puede decidirse con un video que pone el tema en boca de las mismas caras de siempre. Y menos aún, cuando una dice que hay que poner octógonos y otro que no hay que mirar a lo que hacen otros países.

Más de Alimentos
Con Centralo compras mayoristas a domicilio y desde el celular
Alimentos

Con Centralo compras mayoristas a domicilio y desde el celular

Sumado a su crecimiento de más del 500% durante la pandemia, ahora, a través de su App, no sólo los comercios pueden realizar sus compras mayoristas desde el celular, sino también los consumidores finales. Además de recibir el pedido en el domicilio, de manera gratuita, se paga contra entrega.

El aceite más protegido
Alimentos

El aceite más protegido

Bodega Pulenta Estate lanzó al mercado su nueva propuesta de Pouch Up (bolsa para arriba, literalmente traducido al español), para su exquisito aceite de oliva. Es un innovador sistema de packaging, que protege la durabilidad del producto una vez abierto.
Cuando el pan se llama Boûlan
Alimentos

Cuando el pan se llama Boûlan

Boûlan es una combinación entre tradición, pasión y respeto por hacer buen pan, elaborado a partir de masas madres con las mejores materias primas. Y ahora es más fácil acceder a sus productos, por cuanto inauguraron su tienda online.