Nuestro Secreto, en el Four Seasons

El brunch más criollo

Martes, 15 de diciembre de 2020

Hace algunos días, anunciamos que el Four Seasons había reabierto su parrilla vidriada: Nuestro Secreto. Los fines de semana, la propuesta incluye un exuberante brunch de parrilla que puede disfrutar ya sea adentro, con muy pocas mesas para respetar el protocolo sanitario vigente, o en las mesas ubicadas en el jardín que rodea la piscina descubierta. Por algo se empieza y quisimos vivir la experiencia después de varios meses.

Nuestro Secreto - Cerrito 1455 (por el momento se ingresa por la entrada principal del hotel, sobre la calle Posadas). Teléfono: 4321-1552. Abierto de miércoles a sábados noche; mediodía brunch los sábados y domingos, de 12 a 16.

Tipo de Cocina: Parrilla

Barrio: Recoleta

Precio: $$$$

Los hoteles han sido uno de los rubros más perjudicados por la pandemia. Al no haber turistas, sus puertas permanecieron cerradas (y en algunos casos continúan así), a la espera de una reactivación cuanto menos de público argentino.

De a poco, la gastronomía fue la punta de lanza para la reapertura parcial, con su capacidad reducida y preferentemente al aire libre. 

Mientras se aguarda la vuelta de Elena, su restaurante más emblemático, el Hotel Four Seasons decidió retornar a la actividad con Nuestro Secreto, único caso de una parrilla ubicada dentro de las instalaciones de un hotel. Y la ventaja de contar con asador criollo y un jardín que nos invita a almorzar rodeados de vegetación. 

Su salón con paredes y techos vidriados es una rara avis arquitectónica, sin dudas. Más argentina imposible, la propuesta se basa en la carne con una parrilla alimentada con leña de vid, manzano y zarzamora; asador criollo y horno de barro.

Una curiosidad más es que Nuestro Secreto tiene a una mujer a cargo de las brasas. En efecto, Patricia Ramos forma parte de la brigada que trabaja a destajo bajo la conducción de Juan Gaffuri y Joaquín Grimaldi.

Disfrutar de un asado al estilo "brunch" (almuerzos pantagruélicos con precio fijo ($ 4.500 por persona), es una excelente idea para quienes viven en departamentos y no tienen la posibilidad de contar con parrilla o un espacio al aire libre en su casa. 

La propuesta tiene varios pasos: aperitivos, achuras, ensaladas, del asador, de la parrilla, del horno de barro, guarniciones y postres.

Vayamos por partes. Para el comienzo nos acercaron la tabla de fiambres y quesos artesanales con miel en panal; empanadas de carne cortada a cuchillo al horno de barro, y una sabrosa y picantita provoleta de cabra.

Luego será el turno de las achuras, que para los argentinos son infaltables como la carne misma. Incluía chorizo, morcilla y generosa porción de mollejas. Para acompañar, ensalada de rúcula, cherries y burrata; y mix de verdes, palmitos, zanahoria y palta.

Por fin llegó el plato fuerte con sus tres alternativas, todas juntas: asado de siete costillas al asador (como en el campo); de la parrilla, corte madurado (dry aged) del día y matambrito de cerdo; y del horno de barro gigot de cordero.

Para acompañar (también de a tres): queso brie con humita; vegetales al rescoldo con salsa romesco; papas fritas y salsa bearnesa.

Si no les pareció suficiente, hay asimismo un trío de cosas dulces: panqueques de dulce de leche; mousse de chocolate; helados Dolce Morte (que en este caso fue lo único que pudimos consumir). También con tres gustos: banana, frambuesa y maní. Los helados creados por Joaquín Grimaldi no dejan de sorprender. Llegan a la mesa en cuchuruchos negros.

Quienes prefieran ir a la hora de la cena, Nuestro Secreto abre de miércoles a sábados, para comer a la carta con un menú más extenso y la experiencia de comer bajo las estrellas o en el hermoso salón que es una versión criolla del Palacio de Cristal del Parque del Retiro madrileño.


Más de Restaurantes
Culto por el asado
Restaurantes

Culto por el asado

Para los argentinos el asado es la palabra genérica que alude a esa cultura carnívora que representa toda una ceremonia desarrollada en familia y con amigos. De un tiempo a esta parte, han aparecido formas distintas de parrillas, que finalmente se convierten en restaurante de carnes. Vale tal estilo a lo que ofrece 1980 Parrilla de Culto, en Hurlingham.
Bestia al Trote
Restaurantes

Bestia al Trote


No es Gatopardismo porque en este caso el cambio es para que casi todo cambie. Juego de palabras al margen, de lo que estamos hablando es del nuevo estilo de cocina que transita Bestia, con un nuevo menú que pone en valor toda la imaginación y el talento de un gran chef como Nacho Trotta.
Alo's sorprendente
Restaurantes

Alo's sorprendente

No es que uno sea adivino o mago. Hace pocos días publicamos la noticia del cambio de carta en Alo's Bistró, señalando que cada menú supera al anterior. Ahora lo probamos y se certifica lo dicho. Comer sentados a la barra interactuando con la brigada es un lujo, tanto como lo es este restaurante para la Zona Norte. No hay con qué darle.