Pueblo carnívoro

2 de cada 3 se matan por un asado

Lunes, 5 de octubre de 2020

Un relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina resulta lapidario: dos de cada tres argentinos comen carne, mucha carne. Ni la inflación, ni el COVID-19, ni las minoritarias modas "verdes" pueden con el alimento emblema de nuestro país.

Aumentan los precios, hay inflación galopante, nos prometieron asado y nos dan polenta, apareció una pandemia, hay nuevas tendencias alimentarias, pero el pueblo argentino sigue siendo carnívoro.

El Departamento de Promoción Interna del IPCVA, a través de su Monitor Online, dio a conocer un relevamiento sobre el consumo interno de carnes por parte de la población. Y si bien el ingesta se halla hoy en torno a los 50 kilos anuales per cápita -hace 15 años atrás era de 60 kilos-, los valores siguen siendo muy altos comparados con los registros internacionales.

Lo cierto es que si hay cambios en las tendencias, como por ejemplo la transferencia de carne vacuna hacia el pollo, eso se da exclusivamente por una cuestión de precio. El argentino quiere carne y si no puede pagar por los mejores cortes, busca alternativas más baratas.

Así es que según el relevamiento del IPCVA, el 66% de los argentinos es carnívoro y consume ese producto prácticamente todos los días. El 29% se ubica dentro del rango de lo que hoy se da en llamar "flexitariano", que son los que comer carne solo de vez en cuando. Y muy atrás quedan los vegetarianos (3%) y los mediáticos veganos con un mísero 2%. Asimismo, se observa dentro de estas dos últimas categorías que son mayoría las personas jóvenes y específicamente, las mujeres.

Estos relevamientos son frecuentes en el Instituto, que cada dos meses hace una radiografía del consumo de carne en el país. Lo que se describe en este último estudio, es que como nunca el consumidor busca precio, dadas las dificultades económicas que padece gran parte de la población.

Esta situación lleva a que la gente busque ofertas, o que en todo caso en lugar de transferir sus gustos hacia otros alimentos, continúa eligiendo la carne vacuna aunque se trate de cortes menos costosos.

Los precios durante la cuarentena aumentaron un 5% en las carnicerías y un 13% en los súper. En estos últimos, la carne es uno de los pocos rubros que no tiene descuentos (ni los internos de las cadenas, ni de las tarjetas o cualquier otro tipo de promoción).

Apenas el 15% de los encuestados admitió haber bajado su consumo de carnes bovinas, sobre todo por una cuestión de presupuesto. Se observa, en cambio, que el 37% las reemplazó en parte por el pollo y solo el 7% por el cerdo (que tiene menor precio que la vaca).

El hecho de que se mantengan los niveles de consumo respecto del año pasado, en una situación de pandemia, de por sí resulta significativo. Lo mismo que el consumo general de carnes (vacuna, porcina, aviar, etcétera), que alcanza a los 115-120 kilos anuales por habitante, un nivel que está a la altura de los países más desarrollados.

O sea que somos un pueblo carnívoro, y 2 de cada 3 nos matamos por un asado, aun cuando no nos dejen juntarnos con la familia y los amigos, y las parrillas continúen trabajando solo a cielo abierto. 

Más de Alimentos
Vegetales siempre listos y sin desperdicio
Alimentos

Vegetales siempre listos y sin desperdicio

Cuentan con un catálogo de 60 alimentos congelados, entre los que se destaca la Huerta Frizata: una apuesta a que los consumidores puedan tener una amplia variedad de vegetales siempre frescos en su freezer, a la vez que contribuye a reducir los desperdicios alimentarios que son muy elevados en los vegetales.
Si ves la "radura" comé sin temores
Alimentos

Si ves la "radura" comé sin temores

Tratándose la carne de un alimento tan presente en nuestra dieta alimentaria, es bueno conocer cuáles son las técnicas que nos permiten comer sin riesgos ni temores de contaminarnos con retazos de carne y carne picada. La técnica de la irradiación es una tecnología con resultados altamente positivos y que se extiende a muchos de los productos que consumimos.
Etiquetado de alimentos: que no sea peor la cura que la enfermedad
Alimentos

Etiquetado de alimentos: que no sea peor la cura que la enfermedad

La semana pasada nos sorprendió A.C.E.L.G.A. (un agrupamiento de restaurateurs y chefs que pretenden ser referentes de la gastronomía argentina), con un video en el cual hace lobby al favor del etiquetado obligatorio de alimentos. Todos estamos a favor, sin dudas, pero hay que prestar atención a lo que ha ocurrido en otros países, donde la legislación en algunos casos terminó generando grandes injusticias.