Lo que hay detrás de la cuarentena

Historias que parten el alma

Jueves, 11 de junio de 2020

Muy ligeramente los dueños de la pelota deciden por nosotros y no les importa el drama que vive cada familia. Ni están enterados de lo que deben afrontar muchos emprendedores como Lucas Villalba, dueño de Moshu y Jornal. Agradezco a la colega Silvina Pini, que como cliente de ambos lugares publicó el texto que acompaña esta nota.

Sin dudas que la gastronomía es uno de los sectores más golpeados por la pandemia. Sabemos que no son tiempos de pedir que habiliten los restaurantes, el turismo, los cines, el fútbol o lo que fuere en forma masiva. No somos tan locos como para ignorar la gravedad de este mal llamado Coronavirus que nos ha cambiado la vida.

Pero ya estamos hartos de escuchar a los infectólogos (sobre todo los oficialistas que asesoran), a médicos, funcionarios, un sinfín de sabelotodos que nos llenan la cabeza de basura.

Y más aún nos molestan los gobernantes de cualquier signo político, porque a esta altura nos causan repugnancia tanto el mandamás, como el descerebrado de la provincia y el pusilánime de CABA. Son todos iguales, cortados por la misma tijera del peronismo.

A ellos les importa un bledo lo que le pasa a la gente. El drama que se vive en cada hogar, la gente que no puede trabajar, que no sale, que ya no vive. Si encima tenés detrás una empresa y esa empresa es un restaurante, con toda la estructura que hay detrás, la cosa se pone intolerable.

Algo han hecho mal nuestros gobernantes para estar ya en la cuarentena más larga del mundo. Y van por más...

Algunos dirán que la escasa cantidad de muertes en el país se debe a las medidas extremas que se tomaron. Puede ser. Pero la medicina no es una ciencia exacta.

Y detrás del problema sanitario, hay un drama social que choca contra la falta de solidaridad de los políticos argentinos, los únicos que no aceptan bajarse el sueldo, amparados por los idiotas útiles que protestaban contra los "caceroleros" cuando éstos se hacían oír pidiendo que los funcionarios redujeran sus sueldos como han hecho en otras partes del mundo.

Dramas en el negocio de la restauración hay demasiados. No todos los casos son iguales, algunos hacen delivery, otros ni siquiera tienen ese salvavidas de plomo.

Una de las historias que como bien dijo Silvina Pini "parten el alma", es el de Lucas Villalba, emprendedor gastronómico que dejó el trabajo en una multinacional para abrir Moshu y pocos meses antes del inicio de la cuarentena, su segundo restaurante: Jornal.

Aquí adjuntamos sendos links en los cuales comentábamos las visitas realizadas por Fondo de Olla © a estos dos lugares: https://www.fondodeolla.com/nota/14942-bien-de-familia/

https://www.fondodeolla.com/nota/16289-jornal-esta-cocido-a-mano/

A continuación reproducimos el whatsapp que Lucas Villalba envió a sus clientes y amigos:

"En esta ocasión te escribo porque la situación de Jornal se vuelve insostenible. Es increíble lo ingrato que es este país con los emprendedores: no tenés nada para arrancar, tampoco para subsistir, menos durante una crisis y menos que menos, alguna consideración para ayudarte a salir adelante".

"Puse todos mis ahorros en Moshu hace casi tres años. Me fui de la comodidad de la multinacional porque tenía un vacío tan grande los fines de semana que se me hizo insoportable. Que quería que mi vida pase por otro lado. Hacer a mi modo, sin dar explicaciones. Deleitar. Hacer cosas increíbles para otros. Así nació Moshu y su espíritu familiar. Todo lo ahorrado durante 15 años (salvo el auto que vendí para pagar el MBA de Di Tella) fue a parar allí. Resultó bien. Nuestro amor generó amor en el barrio y mis ganas de hacer y meterme en cada cosa que me apasiona, me llevo a querer volver a invertir todo. Y en el mismo barrio, obvio, porque no me interesaban Palermo ni un Shopping".

"Pero lo que puse en Jornal fue una apuesta aún más heavy: alta cocina, coctelería de altísimo nivel, cubrir todo el día, panadería de masa madre, un local de la hostia donde pusimos durante nueve meses todo lo que teníamos en $$$ y en alma. Cientos de miles de dólares invertidos como jamás hubiera imaginado. Por supuesto sin un solo préstamo a ninguna tasa, solo la tarjeta de crédito al 55% anual. Nada. Y sí que hubo lágrimas para llevarlo a cabo. Y miedo. Y peleas".

"Pero las ganas me hicieron seguir y seguir, apoyado por Yeglenis mi mujer, mi Thiaguito (alquilé el local y nació a los 20 días, imagínense). Y toda mi familia, y en honor a mi difunto padre que hubiera sido quien más disfrutaría de la esencia de Jornal. Honrar el trabajo y lo hecho a mano, el valor del esfuerzo".

"Arrancamos con unas dificultades increíbles. Más allá de estafas que sufrimos por $ 600.000, no fue fácil pero logramos crecer, tenemos clientes súper felices y notas verdaderas. Reconocimiento de nuestra cocina. E incluso nuestro nombre a lado de grandes lugares y chefs en algún que otro diario".

"Creía que lo peor había pasado, al fin llegó marzo. Vamos a dejar de perder dinero cada mes, llegaremos al equilibrio, pero eso nunca ocurrió. Con millones de pesos en deudas y más de 26 empleados, arribamos a la pandemia, al aislamiento. Solo cerramos cuatro días y al quinto abrimos para vender los 200 kilos de naranjas que teníamos en Moshu. Pero Jornal, un negocio tan grande y una apuesta tan joven es otra historia".

"No quiero aburrirte. No sólo no recuperé un centavo, sino que sudo cada día para lograr pagar los sueldos. Y los pagamos, no con Jornal, pero los pagamos. Lo peor de todo es el sentimiento de haber creado en algún momento más de 45 puestos de trabajo, increíble para una micro Pyme, pero así llegamos al día de hoy".

"Por la letra chica, Jornal no accedió a los ATP, al crédito en la tarjeta, a nada, no recibimos un centavo por nuestros 26 empleados. Estuvimos cerrados todo abril y en mayo facturamos el 20% de lo que vendíamos. ¿Cómo se hace? ¿Cómo se supone que debería subsistir la empresa? Dame evidencia. ¿Cuándo nos van a ayudar? Ni ATP, ni un solo préstamo, quizás si al 50% anual. Explícamelo. ¿Cuál es la lógica?".

"Somos nuevos. No tenemos historia porque abrimos hace ocho meses. ¿Se entiende? No tengo balance ni facturación del año pasado. No pensaron en nosotros. ¿Tengo que perder lo que ya no tengo en un caso así? Y sé qué hay varios miles en la misma situación, sin respuesta".

"No hablo de aislamiento o no aislamiento, ni nada de eso. Estamos en el olvido. Cómo estuvieron mi abuelo, mi viejo, mi madre y sus pequeños emprendimientos. Así nos premia la Argentina, así lo ha hecho siempre con los emprendedores".

"Jamás quise vivir en otro lado. Siempre discuto con amigos y clientes que me dicen ‘me voy a vivir a otro país'. Yo amo la Argentina. Pero si logro salir, realmente voy a considerar si es lógico volver a creer en mi país y sus posibilidades para los emprendedores. Para los olvidados de siempre. Para los que deciden poner todo por un sueño".

"Un fuerte abrazo de Lucas Villalba, el soñador detrás de Moshu y Jornal".

El mismo Lucas lo dice. Casos como el suyo hay miles y miles. Y cada vez que vemos en la tela a los "tres grandes del buen humor" con sus bla, bla, bla y sus cuadros y gráficos equivocados, no podemos dejar de indignarnos.

Un país que premia la cultura del no trabajo, un gobierno que fomenta que la gente sea cada vez más ignorante para sojuzgarlos, que piensa que los que los dueños explotan a sus empleados en lugar de verlos como generados de fuentes de trabajo.

Habrá casos de malos jefes, sin dudas. Pero detrás de la cuarentena hay historias como las de Lucas Villalba, que quiere pagar pero no puede, que quiere seguir adelante pero no lo ayudan. Digan si esto no les parte el alma. 

Más de Gastronomía
NH Lancaster en la Fiesta de la Empanada
Gastronomía

NH Lancaster en la Fiesta de la Empanada

En el Día de la Independencia, el hotel ofrecerá take away de empanadas realizado por el chef ejecutivo del hotel, Hernán Caballero y su equipo.

La empanada no es digital pero sí la fiesta
Gastronomía

La empanada no es digital pero sí la fiesta

Dentro de la cuarentena, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires organiza la denominada "Fiesta de la Empanada Digital" (sic). No es que se trate de comer una empanada en forma digital, sino que el evento este año no podrá ser presencial. ¿Cómo hará el jurado?
Locro para todos
Gastronomía

Locro para todos

Hace frío y el organismo exige calorías. Nada mejor entonces que un locro bien potente para este jueves. Acá van algunas opciones a precios muy accesibles.