Un asador criollo con historia

La Estancia de Lavalle

Miércoles, 19 de febrero de 2020

La Estancia, el asador criollo que sobrevivió a la calle de los cines y sigue atrayendo público local y turistas extranjeros deseosos de probar la mejor carne del mundo.

La Estancia - Lavalle 941 Buenos Aires - Teléfono: 4326-0330. Abierto todos los días de 12 a 1 AM. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Parrilla y Asador Criollo

Barrio: Microcentro

Precio: $$$

Lavalle hace rato que dejó de ser la calle de los cines, otrora orgullo porteño. Pocos lugares se salvaron de transformarse en templos evangélicos o mercados polirrubros. Pero siempre hay quienes resisten para que la historia siga vigente.

La Estancia nació el 7 de noviembre de 1962 y es sin dudas el mayor motivo de atracción para los transeúntes que circulan por la peatonal Lavalle. Su amplio local bien pudo alguna vez ser una sala cinematográfica; o quizá iglesia de todos los santos o algo así. Pero por suerte, eso no sucedió.

Es un templo La Estancia, es verdad, pero de la carne argentina y no solo a la parrilla, sino también por su asador visto de la calle exhibe incólume los chivitos, lechones y corderos, así como los dos cortes vacunos más consumidos por los argentinos: asado y vacío. Y su spiedo.

Se trata de una historia de inmigrantes españoles simbolizados en la figura de un tal Avelino Fernández, quien comenzó muy joven a trabajar atendiendo el mostrador y terminó siendo el gerente del establecimiento 18 años más tarde.

Lavalle pasó a ser peatonal en 1978, cuando ya era la calle de los cines. Y tres años más tarde, se inauguró en la planta alta el Salón EmperadorHace rato que no visitábamos este emblema de la gastronomía porteña. Y por fortuna nada ha cambiado, lo que intrínsecamente equivale a decir que si algo funciona muy bien, no hay necesidad de modificar nada.

Desde la calle observamos a la izquierda la parrilla tradicional, a la derecha el asador criollo, que el mismo Avelino definió como "un fogón encendido en el corazón de Buenos Aires". 

Almuerzo entre semana, con mucha gente y brasileños de la torcida del Fortaleza haciendo ruido y disfrutando de las bondades de la carne argentina. Para ellos muy barato. También público local, los clientes que siempre vuelven.

El servicio de mesa incluye una suculenta y jugosa empanada frita de carne, por supuesto. El menú es largo, no falta nada. Pero lo que más tienta es el asador, del que pueden elegirse en forma individual las distintas opciones.

Lejos del bleu francés o aún del punto muy jugoso, el asador (o cruz, estaca, etcétera) ofrece una manera diferente de comer la carne que se asa lentamente. Queda tiernísima y gracias al gran movimiento y la reposición que existe en el local, con sus jugos otorgándole sabor y textura.

Para nosotros, los locales, las achuras dicen presente. Mollejas, chinchulines vacunos, riñones. También chorizo, morcilla, y el acompañamiento de provoleta al oreganato o a la napolitana. Del spiedo a la leña, otra atracción de La Estancia, el increíble matambre arrollado que adoban con hierbas y está braseado con leña de sauce por cuatro horas. Además, pollo con papas fritas.

De la parrilla, bife La Estancia, o de costilla, lomo, de chorizo (250 ó 450 gramos), tira de asado. Además costillas de cerdo y más pollo, pero deshuesado.

Hay varias opciones de parrilladas: turística (para dos o tres personas) con las carnes del asador y matambre, pollo y chorizo; la Argentina Grande para cuatro o cinco comensales, Argentina Chica y Argentina Individual

De la cocina salen platos bien porteños y tradicionales: lomo al champiñón o a la pimienta; milanesa de lomo o pollo a la napolitana; milanesas comunes; omelettes; tortilla a la española, de papas o cebolla; caldo a la reina y también pastas.

Quien llegue a los postres, lo más tradicional: flan casero al caramelo; queso y dulce; ensalada de frutas; panqueques. Helados y copas heladas.

La casa ofrece asimismo menú ejecutivo de tres pasos con copa de vino ($ 990); menú aniversario ($ 2.300 ó 2.500 según el vino). Precios de febrero de 2020. 

Cuentan con una imponente cava a la vista que asegura la temperatura adecuada de los vinos. Atención de mozos a la antigua, ataviados con ropas gauchescas.

La Estancia es una mezcla perfecta entre campo y ciudad. Todo gira alrededor de la carne, nuestro emblema. Y que nunca muera el asador criollo, un símbolo de nuestras tradiciones autóctonas.

Más de Restaurantes
Chila, cada día se come mejor
Restaurantes

Chila, cada día se come mejor

En un país donde todo cuesta el doble o el triple, contar con un restaurante que cumple con todos los estándares de exigencia a nivel internacional, es poco menos que un milagro. Hablamos de Chila, donde cada día se come mejor.
Pizza, moscato y fainá
Restaurantes

Pizza, moscato y fainá

Es el aperitivo del primer menú degustación de Mercado de Liniers después de la cuarentena. Una copa de Martini y adentro, una sorprendente combinación de moscato (esfera), pizza de provolone (espuma) y fainá (migas). Una audacia del chef Dante Liporace con la que comienza la noche. Luego sigue con cinco pasos más.

Matrimonio bien avenido
Restaurantes

Matrimonio bien avenido

Cava de wine bar, cocina de restaurante. La ecuación perfecta se da en Vico (que ya cuenta con tres locales: Villa Crespo, Palermo y Lanús). El gran mérito de sus creadores, al abrir este bar de vinos, fue haber convocado a un chef que pone a la comida a la altura de la propuesta vínica. Con la nueva fase de la cuarentena - distanciamiento, visitamos el local de Honduras y Carranza.