Un nuovo italiano en la Recova

Fresco y Figata

Lunes, 14 de octubre de 2019

Ubicado estratégicamente en la esquina de Posadas y la subida a la Nueve de Julio, Figata reemplazó hace pocos meses a un restaurante de cadena con nombre italiano y origen cordobés. El cambio operó favorablemente en cuanto a calidad y diversidad de platos dentro de una extensa carta.

Figata - Posadas 1052 Buenos Aires - Teléfono: 4322/0826/7400. Abierto todos los días desde las 8 a 1 AM. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Italiana

Barrio: Recoleta

Precio: $$$

Figata es una palabra que si uno la googlea (hoy es más fácil que recurrir a un viejo diccionario) aparece traducido como "fresco". Pero también suele referirse a algo brillante (luminoso, en italiano). Desconocemos si el término tiene además algún significado en algunos de los tantos dialectos que existen en la península.

Alcachofas rellenas.

Lo cierto es que con ese nombre, se reemplazó hace algunos meses al conocido Restaurante Il Gatto, ocupando la esquina de la Recova de Posadas que da a la subida hacia la Nueve de Julio. Un amplio salón, cómodas sillas, mesas separadas para guardar la privacidad y, al fondo, el horno pizzero que según cuentan los mozos funciona a tope los fines de semana. Es lo que nos depara la ambientación.

Por lo demás, Figata es un italiano que abunda en opciones sobre todo de pastas, y algunas pocas licencias nada típicas, como las empanadas de cordero y dos cortes de carne vacuna que apuntan al requerimiento de los muchos turistas extranjeros que andan por la zona.

En esa diversidad de platos, cuesta decidirse porque todo tienta y más aún si se trata de un par de comensales con origen italiano en la venas.

Como entrada, la elección no resultó demasiado complicada y apuntó a un producto de temporada que los italianos aman: carciofi, alcauciles o como dice la carta, alcachofas. Salen cuatro unidades, rellenas de fricasé de panceta y gratinadas. Tiernas, sin esa sensación vinagrosa que uno advierte cuando se trata de un enlatado. Estamos en temporada y los alcauciles de La Plata lucen espléndidos, cómo no aprovecharlos.

Gnocchi di patate.

Había otras opciones tentadoras, como la polenta Nápoli al gratín, los calamaretti grillados, el carpaccio di vitello y la mozzarella de búfala caprese. Una alternativa también es la pizza, que sale en cinco versiones. La que lleva el nombre del restaurante va con salsa de tomate, mozzarella, jamón crudo, tomates secos, albahaca y parmesano.

Las cosas se complican un poco a la hora de los principales. Y es precisamente porque sobran ofertas. Con el compañero de mesa, Roberto Gallina, optamos por compartir dos platos; los gnocchi con bagna cauda, y el risotto de hongos con aceite de trufas. El punto del arroz estaba bien, pero si alguien con tonada italiana se acerca lo mejor es sacarlo un par de minutos antes. Sabemos que el paladar argentino, en general no resiste algunos extremos de la Cucina Italiana.

Un detalle interesante es que no dejan queso rallado en la mesa, sino que el mozo lo sirve al momento y según el gusto del cliente, como debería ser siempre. Por eso de Figata (fresco).

Ya dijimos que el capítulo de pastas está muy bien nutrido; hay rellena (ravioli di manzo), "della casa" (cuerdas de guitarra arrabbiata, tres tomates y alio e olio), seca De Cecco (penne all' amatriciana, spaghetti carbona a elección con pesto). Y asimismo otros dos risotti además del pedido: uno al estilo milanese con langostinos y arvejas, y otro con brócoli.

Como secondi (las carnes según la tradición italiana), proponen lomo figatina al tartufo; pollo alla cacciatora, cartoccio di salmone e gamberi, y pesca blanca a "la mediterránea".

Para el final, cannoli de chocolate y ricota, tiramisú, fragole (frutillas al vino tinto) y algunos postres no tan tradicionales.

La carta de vinos ofrece precios muy razonables. Rige una propuesta de Famiglia Bianchi, ya que pidiendo un Malbec te llevás el nuevo Rosé de la línea de regalo.

La casa invita una hora de estacionamiento bonificado en La Recova. Es interesante recalcar la relación costo beneficio, ya que los platos son abundantes pero no exageradamente como pasa con el restaurante vecino y por ende, los precios son mucho más accesibles. 


Más de Restaurantes
Un Apple Store hecho restaurante
Restaurantes

Un Apple Store hecho restaurante

No hay reservas hasta bien entrado diciembre. Funciona de martes a sábados por la noche únicamente. El horario de llegada se debe cumplir a rajatabla. Su propuesta gastronómica rompe los moldes. Es Anchoíta, un restaurante hecho a su medida por el polifacético Enrique Piñeyro.
Un mundo de tapas en Ajo Negro
Restaurantes

Un mundo de tapas en Ajo Negro

El pequeño restó de Damián Gianmarino y Gaspar Natiello acaba de cumplir su primer año de vida. Su concepto de tapas y raciones nos traslada a una cocina de sabores plenos, pocos ingredientes y mucha creatividad.
Cocina como un "animal"
Restaurantes

Cocina como un "animal"

Nitu Digilio sigue asombrando en JAAM con sus creaciones "sin animales". El cambio de menú ya está vigente en el pequeño lcoal de San Telmo. Y pronto hará la reapertura del Restaurante Peperina, en Traslasierra.