La Locanda, profumo sardo

La Isla de la Fantasía

Lunes, 22 de julio de 2019

La Cocina Italiana es puro producto. Escasos ingredientes pero de altísima calidad y sabiamente utilizados. En La Locanda, como en muy pocos lugares de Buenos Aires, uno puede encontrar insumos poco frecuentes, así como platos que recrean las más profundas tradiciones de nuestros ancestros.

SaLa Locanda - José León Pagano 2697 - Teléfono: 4806-6343. Abierto martes a jueves noche; viernes y sábados mediodía y noche, domingos mediodía. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina Italiana

Precio: $$$$

Barrio: Palermo Chico

No hay secretos ni magia. La vera cucina italiana consiste en una perfecta conjunción entre historia, producto y sencillez. No es exuberante, sofisticada ni pomposa. No abundan las cremas ni el exceso de insumos. Pocos ingredientes, elevada calidad.

Pero es evidente que para llevarla a cabo en nuestro país respetando su esencia, hace falta mucha imaginación y esfuerzo. Si bien ya no estamos en tiempos de oscurantismo gastronómico, cuando no se podía importar nada, tampoco es que podemos tirar manteca al techo. Faltan muchas cosas.

Sardinas marinadas con confit de cebollas.

La importación se abrió, pero los vaivenes del dólar y el euro, la crisis económica y la burocracia provocan que los chefs deban afinar la puntería y la imaginación, para contar con productos que son vitales para respetar las tradiciones culinarias.

Daniele Pinna, que llegó al país hace una década, precisamente en los peores momentos para la provisión de alimentos de calidad, se las ingenia para tener en La Locanda lo que para otros es utópico. Suele tener trufas, quesos italianos, prosciutto di Parma, jamón de Jabugo (una licencia hacia la otra península que mucho celebramos), y lo que no viene de Europa lo trae de nuestro sur, como los erizos y las centollas de Tierra del Fuego.

No solo eso, porque la carta de vinos está llena de etiquetas italianas, pero también francesas y de otras regiones vitivinícolas del mundo.

"Locanda" es una palabra de la lengua italiana que significa "posada". Si hilamos más fino, se trata de un lugar con onda familiar donde se ofrece comida rica y sencilla. Pero La Locanda porteña es más que eso. Es como una isla (la de Cerdeña obviamente, de donde es oriundo il padrone di casa), donde se hacen realidad nuestras fantasías gastronómicas.

Erizo de Tierra del Fuego.

Como esos erizos suaves y cremosos que llegaron desde otra isla lejana (Tierra del Fuego), al igual que las centollas que acompañan a los spaghetti al dente, como debe ser. O la trufa Melanosporum, del Piamonte. Estos platos fuera de carta forman parte de las sorpresas que suelen aparecer como "oferta" fuori serie.

De las entradas, probamos las sardinas marinadas con confit de cebollas. Y asimismo, luego de los erizos y las centollas, mezze lune tartufate (raviol de tomate asado y ricota trufada en salsa de Parmigiano Reggiano) con el plus de generosa cantidad de láminas de tartufo nero echadas a discreción por el chef sobre nuestros platos.

Y para finalizar, panna cotta, tiramisú y el ya clásico mousse de chocolate, terminado en la mesa con mucha pimienta y aceite de oliva, y luego batido rápidamente por algunos segundos.

La comida se acompañó con Il Principe, Macchiavelli, Rosso della Toscana. Daniele siempre tiene guardada alguna sorpresa como para cerrar la cena de forma notable. En este caso, un dolce sardo.

Spaghetti con centollas fueguinas. 

Fuera de este menú que probamos por recomendación del chef, la carta ofrece diversas variantes: antipasto di terra o di mare; o el sardo con Pecorino, panceta, aceitunas, prosciutto, tomates y alcauciles. Para demostrar aquello de los insumos exclusivos, hay culatello di Zibello (fiambre italiano hecho con la pata del cerdo); Parmigiano Reggiano, Pecorino Romano, Vecchio Caccio di Pienza y Gorgonzola.

Hay variedad de pastas (como el raviol de cochinillo al jengibre y pesto), y de risotti (funghi porcini). También cotoletta alla milanese y pollo a la crema de trufas. O costata di manzo y agnello (cordero) alla griglia o sfornato (al horno gratinado).

El agua que sirven en la casa es filtrada y proviene de una máquina especialmente traída desde ItaliaYa se dijo que la carta de vinos exhibe numerosas etiquetas nacionales e importadas, sobre todo de Italia. Hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

La Locanda tiene precios elevados, pero la calidad (y la exclusividad) de algunos productos así lo justifica. Para aquellos que llevamos sangre italiana en las venas, la experiencia agrega emotividad y nostalgia per il bel paese

Fotos de platos: Julián de Dios. 

Raviol mezze lune con trufa negra del Piamonte.

Panna cotta.

Vero tiramisú.

Mousse de chocolate con aceite de oliva y pimienta.

Il Principe Macchivelli, della Toscana.

Más de Restaurantes
Julia y Julio
Restaurantes

Julia y Julio

Al fin el chef Julio Báez logró lo que buscaba desde hace tiempo: abrir un restaurante propio. Está en Villa Crespo y lo bautizó con el nombre de su hija: Julia. Es un pequeño bistró que demuestra, una vez más, que lo bueno viene en frasco chico.
Páru, sol y fuego
Restaurantes

Páru, sol y fuego

Desde su irrupción en la gastronomía porteña, Páru ha sido uno de los mejores exponentes de la culinaria nikkei. Su radio de acción se fue agrandando con el tiempo y hoy opera en Recoleta, el Bajo Belgrano y la reciente apertura de Nordelta, que reemplaza al Pacheco Golf. Una cocina para compartir y disfrutar con ese estilo que adoptó el público local con gran entusiasmo.


La eterna primavera de Gonzalo Aramburu
Restaurantes

La eterna primavera de Gonzalo Aramburu

Desde su nueva ubicación de Recoleta, el notable cocinero sigue dando cátedra en materia de técnica y servicio en otro menú memorable. Sutileza, elegancia y sabor son sus características sobresalientes.