En un restó de Olivos

Democratización de la fondue

Martes, 11 de junio de 2019

De pobre a rico. La fondue es una comida de origen suizo que crearon los pastores y montañeses alpinos, que con el tiempo pasó a ser una comida sofisticada y si se quiere hasta elitista. En Olivos, Esencia es un restó que vuelve a poner a esta preparación en un nivel más generoso y hasta familiar.

Esencia Restó & Fondue - Dirección: Gobernador Ugarte 1845 Olivos - Abierto de lunes a viernes desde las 17 al cierre, sábados de 12 a 0 y domingos de 12 a 17. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Especialidad en fondue

Barrio: Olivos

Precio: $$$

Esencia es una casa de fondue que extiende su menú a algunos platos simples y ricos. Todo sin grandilocuencia y una relación costo beneficio que hace más tentadora la propuesta. A priori, uno suponía que se trataba de esos lugares con impronta romántica, luces tenues y ambiente discreto. Y precios altos también.

Nada que ver, por cierto. El mérito de Edgardo Villegas, empresario gastronómico, "salonero" como él mismo se define (posee un complejo de salones de fiestas en Martínez), ha sido darle a la fondue una impronta más popular y familiar. Que al fin y el cabo pone al alcance de bolsillos menos holgados la posibilidad de disfrutar de esta comida que se comparte entre familiares y amigos, no sola con la pareja en tren romanticón.

La locación de Esencia es una vieja casona que funciona también como salón de fiestas para niños. A su frente, un gigantesco y centenario árbol nos da la bienvenida. Hay algunos saloncitos privados, un comedor amplio y un jardín en el fondo.

La noche de viernes luce concurrida. Observando en derredor, se puede certificar que claramente la fondue es la "esencia" del lugar. Y lo más pedidos por los clientes.

Las sirven en dos variantes: la tradicional de quesos y la bourguignone. La primera está preparada con una selección de quesos, vino blanco y kirsh. Acompañan cherries, jamón grillado, salchichas alemanas, champiñones frescos, cubos de papa y pan tostado. Para dos personas cuatro personas.

La bourguignone, también en dos tamaños, sale con cuatro salsas: barbacoa, mostaza y azúcar negra, tártara y cuatro quesos. Y los ingredientes son dados de lomo, pechuga de pollo y carré de cerdo para "freír en aceite".

Hay además una opción dulce de chocolate (clásica) y otra más local de dulce de leche. Van con frutas de estación, vainillas, obleas, bay biscuits y merengues rotos.

La carta propone dos entradas: cuarteto de provoletas y polenta crocante con salteados de hongos a la provenzal. Y algunos principales, como mollejitas a la plancha con cubos de papa y cherries; pesca del día en manteca de salsa de limón y cilantro, vegetales salteados y flan de calabaza; lomo en marinada de chimichurri, papa rellena y dips de espinacas a la crema; pechuga de pollo en crema de puerros, panceta y vino blanco, con puré de batatas; ñoquis de papa, remolacha y espinaca con salsa a elección, y wok de yamaní vegetariano.

También algunas ensaladas, y para el final, tortas artesanales, helados y volcán de chocolate con helado.

Hay una carta de vinos algo acotada y barra de tragos. Y un sector llamado "Cervelandia", con tablas de quesos, hamburguesas, nachos y rabas con cervezas artesanales Wald Weiss.

Un dato importante es que la casa no cobra servicio de mesa. 

Más de Restaurantes
Julia y Julio
Restaurantes

Julia y Julio

Al fin el chef Julio Báez logró lo que buscaba desde hace tiempo: abrir un restaurante propio. Está en Villa Crespo y lo bautizó con el nombre de su hija: Julia. Es un pequeño bistró que demuestra, una vez más, que lo bueno viene en frasco chico.
Páru, sol y fuego
Restaurantes

Páru, sol y fuego

Desde su irrupción en la gastronomía porteña, Páru ha sido uno de los mejores exponentes de la culinaria nikkei. Su radio de acción se fue agrandando con el tiempo y hoy opera en Recoleta, el Bajo Belgrano y la reciente apertura de Nordelta, que reemplaza al Pacheco Golf. Una cocina para compartir y disfrutar con ese estilo que adoptó el público local con gran entusiasmo.


La eterna primavera de Gonzalo Aramburu
Restaurantes

La eterna primavera de Gonzalo Aramburu

Desde su nueva ubicación de Recoleta, el notable cocinero sigue dando cátedra en materia de técnica y servicio en otro menú memorable. Sutileza, elegancia y sabor son sus características sobresalientes.