Todos se rascan para adentro

Los supermercados contra los Precios Cuidados

Miércoles, 17 de abril de 2019

El gobierno anuncia hay algunas medidas que intentan morigerar el pico inflacionario de marzo (4,7%), en un año electoral sin buenas noticias. Entre ellas, figura el acuerdo con 16 empresas para que el precio de 60 productos de la canasta básica se congele por seis meses. Pero los súper, antes del anuncio, ya pusieron el grito en el cielo.

Todos se rascan para adentro. El gobierno pide que el sacrificio lo hagan otros, cuando bien podrían atenuar el costo de los alimentos bajando la tasa del IVA. Los comerciantes porque consideran que van a perder dinero, lo cual es cierto solo en parte. Ocurre que bajan las ventas, pero pretenden ganar poco vendiendo caro.

Mientras el gobierno anuncia un paquete de medidas tendiente a atenuar el fuerte impacto de la inflación en el costo de los alimentos (entre otros puntos que se anuncian hoy).

En principio, hay un acuerdo para que 60 productos de la canasta básica mantengan sus precios durante un lapso de seis meses. En la lista, figuran aceite, arroz, fideos, harina, lácteos, yerba, azúcar, conservas, galletitas, mermeladas y bebidas.

Las compañías involucradas se comprometen a asegurar la disponibilidad de dicho productos en alrededor de 2.500 puntos de venta. La nómina completa estaría disponible a partir del próximo lunes 22 del actual.

La medida saldrá por decreto, como para evitar "abusos de posiciones dominantes o posibles conductas monopólicas de grandes empresas". Y en tal sentido, la Secretaría de Comercio Interior tendrá más facultades para sancionar conductos desleales o anticompetitivas, y para proteger a comercios y Pymes. Esperemos que no a punta de pistola como en los tiempos del nefasto Guillermo Moreno.

Por el lado de la carne, que aumentó sensiblemente en las últimas semanas, se supo que los frigoríficos exportadores venderán 120.000 kilos por semana de asado, vacío y matambre a 149 pesos el kilo (precio final) en la feria minorista del Mercado Central y en sus propias bocas de expendio.

Mientras se conocían algunos detalles de este paquete, los supermercadistas pusieron el grito en el cielo. Todos sabemos que en el retail es donde más se abusa de esa posición dominante de la que habla el gobierno. Los súper son un verdadero salvavidas de plomo de las empresas proveedoras. Te sacan hasta la última gota de sangre.

Además, te hacen una engaña pichanga con los descuentos, previo a lo cual remarcan los precios por lo que uno termina pagando lo mismo que si no hubiera promociones.

Por tanto resulta cuanto menos curioso comprobar cómo lloran, porque van a ganar menos. Así lo leemos en un editorial del sitio Webretail Foods & No Foods, donde se hacen las víctimas titulando "Otra vez sopa", como si fueran ellos las únicas víctimas de una economía caótica.

Dice el mencionado editorial que "cuando resurge la crisis en la Argentina, la cual estamos acostumbrados a atravesar porque las vivimos desde hace más de 75 años, siempre se ataca al poderoso. Es por eso que hoy queremos hacer uso del famoso dicho ?no maten al mensajero'".

Y prosigue: "Acá se culpa a los supermercados que remarcan precios, a los proveedores que se anticipan a las medidas que puede llegar a anunciar esta tarde el Gobierno y hasta se los apunta con el dedo por posibles renegociaciones que realizan ambas partes por las listas ante un eventual congelamiento de precios. Los anuncios que están por llegar son sólo el primer paso hacia el desabastecimiento -aunque saldrá por DNU la Lealtad Comercial, que tendrá un lapso de 180 días-, porque son casi los 60 productos que conforman el índice los que se van a congelar".

"Sin embargo, todos se olvidan de lo que provocó esta situación, de la causa que hace que ocurran estas acciones y nos referimos a: costos laborales inmensos, políticas previsionales obsoletas, una Ley Tributaria antiquísima y muchos otros costos como son los logísticos e impositivos, que hoy hacen inviable no solo tener una compañía, sino ser empresario".

La verdad es que los perjudicados somos los consumidores y en segunda instancia las Pymes que deben colocar sus productos en el retail a precios poco convenientes. El que produce pierde, el que consume pierde, el que es intermediario se lleva la parte del león.

Héctor Polino, titular de Consumidores Libres, asegura que "los grandes supermercados contribuyen en gran medida a generar inflación y a realimentarla a partir de permanentes remarcaciones de precios". Y señala recurrentemente que los porcentajes de ganancia de los súper locales están muy por encima de lo que ocurre en otros países.

Es oportuno concluir estas reflexiones, recordando la fábula conocida como "La parte del león".

Dice que cierto día, el león, cansado de cazar solo, invitó al oso y al zorro a acompañarlo. Era poco frecuente que el orgulloso rey de la selva invitara a sus súbditos a ser parte en una cacería y por eso, el oso y el zorro se sintieron encantados y lisonjeados. En realidad, las cosas no habrían podido marchar mejor, solo que por algún tiempo.

La suerte fue tan buena que, antes del anochecer, habían atrapado a varios conejos, dos cabras y un ciervo. El león eligió para acampar un sitio próximo a su cubil y, pasándose la lengua por las quijadas, encargó al oso que repartiera sus presas.

El bien dispuesto y honrado oso, hizo inmediatamente lo que le había ordenado el león. En realidad, estaba tan atareado dividiendo lo cazado en tres partes iguales y lo hacía con tanto cuidado, que no miró en dirección al león. Y fue una lástima, porque el león escarbaba el suelo, meneando la cola y enojándose cada vez más. Por fin, cuando el oso iba a terminar su tarea, el león le saltó encima, con un rugido, y lo despedazó. Después, más hambriento que nunca, miró con aire impaciente al zorro, que había estado contemplando la escena.

-Ahora, veamos si sabes dividir las cosas de manera más razonable -ordenó-. Y hazlo con rapidez.

En silencio, el zorro puso manos a la obra. En un abrir y cerrar de ojos, puso todas las presas que habían matado, inclusive al oso muerto, en una enorme pila. Para él, sólo se reservó un conejo pequeño.

El león hizo con su maciza cabeza un ademán de aprobación. Así concibo yo una división justa -dijo-. Eres un animal con sentido común.

Cuando el zorro se disponía a abandonar el campamento con su raquítico conejo -porque había resuelto de pronto comérselo a solas-, el león volvió a hablarle.

-Amigo Zorro -preguntó-. ¿Quién te enseñó a dividir las cosas tan bien? -Lo poco que sé, acabo de aprenderlo de mi difunto amigo el oso -respondió el zorro.

No sea que por no matar al mensajero terminen matando al destinatario. 

Más de Alimentos
Olivos de Lagarde
Alimentos

Olivos de Lagarde

Se llama Olivos de Lagarde y es un blend de las variedades Empeltre, Arauco y Manzanilla. Se caracteriza por su sabor fresco y persistente. Probamos hace poco la cosecha anterior en el Restaurante Fogón, en Mendoza, y estaba buenísima. Esta seguro que lo mismo.
Veganos calientan gauchos
Alimentos

Veganos calientan gauchos

El veganismo es una corriente excéntrica plagada de contradicciones. Y pese a que lo nieguen sus fanáticos seguidores, conlleva riesgos para la salud. Pero además se han vuelto revoltosos y una prueba de ello es lo que ocurrió el fin de semana pasado en la Rural. Pero vinieron los gauchos de a caballo y se fueron como ratas por tirante.
Pindonga, Cuchuflito y Cadorna
Alimentos

Pindonga, Cuchuflito y Cadorna

Una candidata menospreció a los alimentos de segundas (y hasta terceras) marcas, solo para criticar a su rival. Pero detrás de estos nombres de fantasía, hay muchas veces PyMes que elaboran productos de calidad.