Kume Matrü

Una marca que revaloriza al chivito mendocino

Viernes, 25 de agosto de 2017

En el sur de Mendoza, unas 100 familias conservan el modo de producción trashumante. Con el apoyo del INTA, se asociaron y crearon un sello que les permitió obtener un 75 % más de rentabilidad por cada animal vendido. El rol de las cocineras de la zona.

Al igual que sus antepasados, los González se dedican a criar y vender chivos. Lo mismo hacen otras cien familias de Malargüe y San Rafael, en el sur de Mendoza, pertenecientes a distintas comunidades originarias de la región.

Allí, la producción caprina es el principal sustento económico y de esa actividad dependen el desarrollo territorial, el arraigo de los jóvenes y la consolidación de una identidad propia basada en la carne de chivo.

Aún hoy, desde los puestos de pirca que decoran la cordillera, las cabras se crían de forma tradicional y trashumante. En esta zona de campos extensos y fríos extremos, los crianceros alimentan a sus cabras bajo un sistema productivo natural y ancestral, basado en pasturas ricas en minerales, fibras y proteínas.

"Sabemos producir y criar nuestros cabritos, pero tenemos grandes problemas para venderlos, porque recibimos precios muy bajos", explicó Pedro González, el lonco o líder de la comunidad Malalweche.

Por esto, desde hace cinco años, las organizaciones de productores locales trabajan para revertir la situación. Junto con técnicos del INTA Rama Caída y mediante herramientas técnicas y de financiamiento propias de los programas Cambio Rural y ProHuerta, la comunidad creó la marca Kume Matrü, que en lengua mapuche significa "buen chivo" y engloba un gran concepto de valor vinculado a la reciprocidad.

"Ellos saben producir, pero les cuesta vender", explicó Iván Rosales, extensionista del INTA Rama Caída. De hecho, en diciembre de 2015, los crianceros solos recibían $ 500 por animal vendido en corral. Un año más tarde, el precio pagado se redujo a un valor que oscilaba entre $ 400 y $ 450, lo cual llevó a que muchos productores eligieran no vender.

Con el apoyo del INTA, esta iniciativa reúne las tradiciones productivas de las comunidades originarias, además de su cultura gastronómica, presente en los sabores de las recetas heredadas, generación tras generación.

Las cocineras de estas comunidades juegan un rol fundamental en Kume Matrü. Entre ellas, las hermanas Margarita y Rosa González son las caras visibles para difundir los sabores de la carne de chivo, un desafío en el que también participan algunos chefs mendocinos.

De hecho, las cocineras se lucieron en degustaciones ante funcionarios, dueños de restaurantes y distribuidores gastronómicos, quienes probaron platos y sabores típicos como estofados, milanesas, guisos y hasta arrollados elaborados con este producto.

Como parte de la estrategia de Kume Matrü, el objetivo es que estos platos se incorporen a los espacios gastronómicos y así aumentar la demanda de carne caprina. Si se instalara dentro de las preferencias de los consumidores, podrían mejorar las condiciones generales de los productores primarios.

Si bien Mendoza es la segunda provincia productora de chivo de la Argentina, detrás de Neuquén, las familias crianceras de Malargüe confían en potenciar su producto emblema.

Fuente: INTA Informa

Más de Alimentos
Al gran ajo argentino, salud
Alimentos

Al gran ajo argentino, salud

Apenas dos kilos anuales per cápita no parecen ser buenos parámetros para evaluar el consumo de ajo en la Argentina. Son unos 5,5 gramos diarios. La nada misma, tratándose de un producto tan beneficioso para la salud. En Fondo de Olla ©, desde que conocimos el producto de Finca Isis, no paramos de comerlo.
Etiquetado Obligatorio de Alimentos, una ley sin ton ni son
Alimentos

Etiquetado Obligatorio de Alimentos, una ley sin ton ni son

Ocho meses después de la aprobación en el Senado del proyecto de Ley de Etiquetado Obligatorio de Alimentos, con enormes falencias en su concepción, ahora es la Cámara Baja la que está tratando esta normativa necesaria pero que exige consensos y racionalidad en lugar del levanta manos que tiene el oficialismo en el Congreso. En octubre del año pasado, Fondo de Olla © fijó su posición, que refrescamos ahora cuando estamos a poco tiempo de su implementación.
De aguantadero a huerta comunitaria
Alimentos

De aguantadero a huerta comunitaria

En el barrio "borgeano" de Buenos Aires, hay una placita que lleva el nombre de un libro de poesías que el gran escritor argentino publicó en 1925. Esta historia que vamos a contar es reciente, muy reciente, pero explica cómo "Luna de Enfrente" pasó de ser un aguantadero a transformarse en huerta comunitaria en la que los vecinos pueden participar y obtener vegetales para su propio consumo.