Hasta en la vereda

La cerveza se sirve en Growlers

Miércoles, 18 de enero de 2017

La ciudad de Buenos Aires está, hoy por hoy, llena de bares de cerveza artesanal, pero pocos con buena oferta gastronómica. Growlers, como se conoce al botellón característico para trasladar cerveza, cumple con creces la dupla cerveza-comida.

Growlers Comunidad Cervecera - Gurruchaga 1450 esq. Pje. Cnel. Cabrer- Abierto martes, miércoles y domingo de 18 a  24 y jueves, viernes y sábado de 18 a 1. Sólo efectivo.

Comida: Cervecería

Barrio: Palermo

Precio: $$

Lugares donde conseguir una cerveza artesanal por estos días los hay por montones y en cualesquiera de sus variedades. Pero lo que suele suceder en estos bares/pubs, es que la gastronomía se ofrece como algo accesorio y secundario. 

Growlers llegó hace apenas un par de meses, con la idea de equiparar las 20 canillas que poseen con una oferta gastronómica auténtica, de valor y con excelente relación precio-calidad.

Al llegar a la esquina de Gurruchaga y Pasaje Coronel Cabrer,  la sorpresa puede invadir a cualquiera de los transeúntes ya que la gente elige la vereda del pasaje para tomar la cerveza, ya sea sentados sobre el cordón o parados. 

Para nosotros, la mayor sorpresa llegó a la hora del menú. Growlers cuenta con 20 canillas que varían todas las semanas en las que podemos encontrar una gran diversidad de cervezas elaboradas por productores argentinos,. Además, ofrecen la posibilidad de que algún pequeño productor tenga una canilla y que así la gente pueda degustar lo que producen los que menos litros al mes elaboran. 

Sus dueños se presentan como sommeliers de cerveza y ellos mismos eligen entre las diferentes variedades, que van desde una simple Lager a una Indian Pale Ale, una Stout o una Porter. Todas tienen su atractivo y además, no se diferencia precio por marca.

La carta de comida es corta pero de calidad, lo que por cierto no abunda en este tipo de lugares. Hay cuatro variedades de hamburguesas, dos pollos fritos, albóndigas, y un plato (provoleta de considerable tamaño) acompañada con rúcula, cebolla asada, garrapiñada de nueces, aliño de eneldo y sal de naranja. Otra cosa para destacar es que elaboran 30 tipos de aderezos como una barbacoa bourbon con miel, una salsa teriyaki stout con jengibre, una con zanahoria, curry y cilantro y algunas otras como la sricacha que es picante.

Las diferentes variedades de hamburguesas son excelentes. Dos son vacunas/porcinas, elaboradas con roast beef, tapa de asado y bondiola de cerdo y van acompañadas en un caso por pulled pork, cebolla asada, chips de batatas, ensalada coleslaw y mostaza Dijon, y en el otro caso la Doble Cheddar, Doble Panceta.

Completan la carta de hamburguesas una opción de cordero y otra de falafel de garbanzos. Lo sobresaliente de estas opciones es el punto de la carne, preciso para lograr la mezcla perfecta de sabor y que no se sequen los medallones.

El otro plato que se puede elegir son los Candy Bacon (seis láminas crocantes de panceta acompañadas con una reducción de aceto y miel).

Por otro lado, el lugar posee algunas mesas en la planta baja que completa la terraza, diseñada y decorada específicamente para poder disfrutar de una buena cerveza, que se acompaña con un menú acorde a la calidad que uno debe exigirle a los lugares en los que se ofrecen buenas bebidas.

Hay mesas compartidas, otras bajas y algunas barras altas. Una nueva opción para tomar una cerveza de calidad con música y buena gastronomía. Un ejemplo para imitar.

Más de Restaurantes
Estación Páru
Restaurantes

Estación Páru

En un local con mesas exteriores, bajo la frondosa arboleda y a pasos de la Estación Olivos, desde el 1° de noviembre funciona Páru Deli, con una impronta de horario continuado y propuestas diferentes a cada hora del día.
Cocina del Km 0 en Mina Clavero
Restaurantes

Cocina del Km 0 en Mina Clavero

Es una auténtica Cocina del Km 0, que revaloriza los productos de ese rincón cordobés conocido como Traslasierra pero cuyo nombre real es "Valle de San Javier". Mina Clavero es una de las localidades más pintorescas y turísticas de la región. Y allí nos encontramos con Belgrano 1340, el restaurante de Andrés Calderón que tuvimos la suerte de visitar antes de que comenzara la cuarentena.
Vivita y coleando
Restaurantes

Vivita y coleando

Mucho se habló en los peores momentos de la cuarentena sobre el futuro de la alta cocina vernácula. Ante la imposibilidad de desarrollarla fuera de su propio ámbito, se pensó que estábamos ante la muerte anunciada de este estilo de restaurantes. Pero bastó una simple flexibilización del encierro, para que quedara demostrado que está vivita y coleando. Mercado de Liniers se acaba de sumar a la movida.