La ultima creación de los Takayama

Nippori, un nikkei entre chinos

Viernes, 4 de enero de 2019

Los Takayama son una referencia ineludible si de Cocina Japonesa se trata. Tres restaurantes en el Barrio Chino, otro en Flores y varios antecedentes de valía los avalan. En Nippori abordaron una nueva propuesta de culinaria nikkei.

Nippori - Mendoza 1599 Buenos Aires - Teléfono: 4788-4999. Abierto de martes a domingos de 12 a 0 hora.

Tipo de Cocina: Japonesa y Nikkei

Barrio: Belgrano (Barrio Chino)

Precio: $$$$

Lejos en el tiempo quedaron en el tiempo aquellos restaurantes japoneses que pocos occidentales conocían. Desde la irrupción del sushi, primero como moda y después afirmado en las preferencias del público masivo, la culinaria nipona se fue "democratizando" y pegó un volantazo importante cuando apareció el primer "nikkei" con Osaka Palermo.

Hoy ese tipo de propuesta tiene sus adeptos y fanáticos. El Barrio Chino, donde ya estaban Dashi, Fujisan y Nobiru (estos dos últimos, propiedad de los Takayama, al igual que Nippori), carecía sin embargo de un restaurante que pudiera considerarse ciento por ciento nikkei.

Y decidieron instalarlo en una estratégica esquina del barrio: Mendoza y Montañeses. Una vieja casona de dos plantas, con salones abajo y en el primer piso, un privado para una docena de personas y el tentador patio externo, ideal para estos días veraniegos.

Conocimos a Ricardo Takayama hace varios años cuando tenía a su cargo la concesión de los restaurantes del Jardín Japonés y de la Asociación Japonesa en la Argentina, ubicada en la Avenida Independencia. También visitamos Miyako, en Flores.

Ricardo es conocedor y experto en el rubro de la pesca, de manera que sabe muy bien de qué se trata el negocio y cuáles son los secretos para conseguir los mejores insumos para sus restaurantes. Hoy maneja Nippori con su hijo Ricardo Javier.

Fue muy grato encontrarnos nuevamente con este referente de la culinaria nipona en Buenos Aires, y saber que ahora también hay una segunda generación ocupándose del negocio. Para llevar adelante el proyecto desde el corazón del restaurante, que es la cocina, convocaron a otro nikkei (hijo de japoneses), el chef Juan Matsuoka, de anterior paso por Irifune, entre otras referencias.

El salón privado resultó ideal para la charla amena con los dueños de casa, el chef y un amigo común, Sergio Miyagi, jefe de Prensa del Jardín Japonés.

En Nippori la carta es amplia y abreva en lo japonés tradicional y la fusión con lo peruano que tanto ha pegado en el público local.

Como entradas, se ofrecen algunas opciones como gyozas "mar y tierra"; vieiras gratinadas; tempura moriawase con 12 unidades, entre ellas ostras; tofu en distintas texturas, y degustación de brochetas de molleja.

Para el verano, ensaladas de salmón con pepino, y la de mariscos con salsa de jengibre y verdes. Las sopas no faltan ni con el calor: la tradicional misoshiru o el bisqué de langostinos y mariscos son las dos opciones.

La "Esquina Nikkei" propone tres variedades de cebiches: tradicional, japonés y nikkei (también pueden pedirse los tres juntos en copas). Hay además cuatro opciones de tiraditos y tres de causas a modo de degustación.

Las variedades de sushi y sashimi son lógicamente otro fuerte de la casa. Puede optarse por combinados, que permiten probar un poco más de cada preparación.

Más contundentes son los principales, como las Japanese BBQ (ribs de cerdo al teriyaki acompañadas de aros de cebolla en tempura). Nuestra degustación incluyó también dos "lujos" inesperados: bife no gomadare (carne de Wagyu marinada en salsa yakiniku "finalizado con salsa de sésamo, acompañada con arroz al vapor y hongos salteados"; o guindara (merluza negra marinada en pasta de miso y sake, más nido de fideos japoneses con vegetales y huevas tobiku).

Hay al mediodía menús a precio muy conveniente, entre ellos el nikkei; sushi-sashimi; de ribs al teriyaki, y vegetariano. Todos salen con una copa de vino Álamos.

A la noche, para una primera visita, lo ideal es optar por alguno de los menús degustación ($ 950 a diciembre) como el Teishoku de ocho pasos, o el omakase que nos preparó el chef Matsuoka y que incluyó Wagyu y merluza negra.

Para el final, un refrescante helado de jengibre o de sésamo parece la mejor opción para la época. Pero hay otras opciones como lemon roll, puro chocolate o la degustación de matcha.

Una buena idea es acompañar la comida con algunas de las cervezas japonesas disponibles (Asahi, Sapporo). O algunos de los blancos y rosados que ofrece la carta de vinos, a precios muy razonables.

Nippori, al igual que los otros dos restaurantes de los Takayama aparece "infiltrado" en el Barrio Chino, al que jerarquizan con una propuesta que está muy por encima de la media. 

Más de Restaurantes
Un toro desbocado
Restaurantes

Un toro desbocado

Boca de Toro es el nuevo restaurante del Hotel Pulitzer. Su propuesta claramente se inscribe en la culinaria española moderna, con un menú diseñado por el chef Ismael Alonso. Una gran apertura para este año que recién comienza a despegar, aún en medio de la crisis económica.
Pantumaca porteña
Restaurantes

Pantumaca porteña

El Casal, restaurante de la vieja sede de los catalanes en Buenos Aires, sigue ofreciendo su cocina honesta y sencilla, surgida del mar y la montaña. Desde una clásica pantumaca a la gran fideuá, y también por qué no el cochinillo de campo, que es una licencia a otra región de la península ibérica.
La metamorfosis en Bis
Restaurantes

La metamorfosis en Bis

Metamorfosis es, según la RAE, la "transformación de algo en otra cosa". Eso ha pasado con Bis, el segundo restaurante de Gonzalo Aramburu, que de la "cocina de mercado" en Constitución, se transformó con el aporte de Julio Báez en un nuevo exponente porteño de alta cocina.