Aldo's se hizo mediterráneo

No va en moto, va en avión

Viernes, 29 de diciembre de 2017

Aldo's Palermo exhibe la versatilidad de su chef, que aquí ha preferido armar un menú de estilo mediterráneo al que le agrega las infaltables carnes al grill. Y por supuesto, un impecable servicio de vinos afín al grupo, que pronto tendrá un nuevo wine bar.

Aldo's Restorán & Vinoteca - Arévalo 2032 - Teléfono: 4733-3739. Abierto de domingos a jueves de 12 a 00, viernes de 12 a 1 AM y sábados de 19 a 1 AM.

Tipo de Cocina: Mediterránea

Barrio: Palermo Hollywood

Precios: $$$

La expansión no se detiene. Al Aldo's original de la calle México, donde el chef Maximiliano Matsumoto expresa todo su talento con un menú de Alta Cocina, sumaron este año un Wine Bar sobre la calle Paraguay casi Esmeralda en las Torres Bellini, y este esperado segundo restaurante ubicado en el minipolo gastronómico donde ya estaban instalados La Mar y Uptown.

Tal como ocurre con el vecino restaurante que firma el chef peruano Gastón Acurio, el nuevo Aldo's cuenta con un patio ideal para las nochecitas de verano, y un salón interno en el que se puede disfrutar del aire acondicionado. Cada uno de estos sectores tiene su encanto y es cuestión de decidirse según se presente el clima.

Despertaba curiosidad qué estilo de cocina adoptaría el chef Maximiliano Matsumoto, profesional cuyo bajo perfil no se condice con la calidad de sus platos. Para decirlo sin ambages, el "Chino" como lo nombran, aunque sea descendientes de japoneses, ha transformado a Aldo's en un restaurante con vinos y no una vinoteca donde además se puede comer más o menos bien.

Está claro que Aldo Graziani (junto a sus socios) le ha dado vía libre a su chef para desarrolla toda su creatividad y sinceramente, creemos que esto le cambió la vida a Aldo's y se trasladó también otros lugares donde Matsumoto maneja la brigada (Casa Cruz y Birkin).

Y si en el centro demuestra que está jugando en las grandes ligas (digno de figurar en cualquier lista de los mejores restaurantes del país, aunque lo ninguneen, aquí ha elegido un menú de estilo mediterráneo a lo que suman las siempre valoradas carnes al grill.

Los platos de cocina son sencillos y ricos, pero no tan ortodoxamente clásicos, porque el chef suele agregar detalles que sorprenden al comensal. Un ejemplo claro de esto puede encontrarse en un postre: la pavlova de frutos rojos. Los invitamos a degustarla y descubrir un ingrediente osado, que le otorga un sabor particular y que no vamos a develar para que no pierda la gracia de la sorpresa.

En este bautismo que tuvimos en el nuevo Aldo's, el chef armó una degustación que tuvo su inicio con el hummus de arvejas con menta, queso feta y salchicha parrillera (este último ingrediente es otro ejemplo de las ganas que tiene Matsumoto de desafiar la ortodoxia); una burrata de increíble textura con manteca calabresa e hinojos, y finalmente el cocktail de camarones con palta, huevas de salmón y lechuga capuchina.

Otra opción aunó el tradicional "caviar argentino", la molleja, esta vez acompañada de un puré de hongos con chips de papas andinas.

Lo más clásico fue el siguiente paso: la entraña. Llegó a la mesa sobre una tabla de madera y en su punto jugoso, como debe ser. El chef eligió dos guarniciones ideales como acompañamiento: remolachas ahumadas y tomates "reliquia" platenses, un privilegio que nos ofrece la temporada veraniega.

Para darle un broche de oro a la parte salada, esponjosos ñoquis de ricota con una suave salsa de tomates de Finca Isis. El socarrón (el Fondo de Olla, obviamente, con su huevo mollet y, a modo de yapa, lasagna de berenjenas ahumadas, tomate y queso cuartirolo.

Hay que decir que el almuerzo nos dejó con ganas de más, ya que hay otros platos muy tentadores. Como el caracú asado (15 minutos) con aceite de echalote, perejil y alcaparras; los otros cortes del grill incluyendo también la trucha; la pesca blanca a la sal o a la sartén; los orecchiette con ragú de cerdo; el risotto de langostinos o de arvejas.

Ya hablamos del postre con sorpresa, pero también se probó la tarta fina de manzanas y helado de crema. No omitir tampoco los cannoli de ricota con helado de amaretti, y el fondant de gianduia.

Para otros momentos del día, siempre teniendo en cuenta la variedad de la carta de vinos (a precio de góndola), está disponible la charcuterie de Aldo's, con un happy hour de 17 a 21.

El viejo edificio que albergó alguna vez a la Sociedad de Damas Israelitas (cerró en 1960) y hasta sirvió de parada de la línea 57, hoy tendrá un destino definitivo como hotel, además de albergar tres lugares de alto nivel gastronómico. Aldo's Restorán & Vinoteca es uno de ellos. Y Matsumoto no va  en moto, va en avión.

Más de Restaurantes
Avanti il Bersagliere
Restaurantes

Avanti il Bersagliere

Un bersagliere con su sombrero de ala ancha y la pluma de urogallo típica, nos enfrenta cuando encaminamos nuestro paso hacia la entrada del restaurante, sobre la Avenida Hipólito Yrigoyen (ex Pavón), en Piñeyro, entre Avellaneda y Lanús. Adentro un menú kilométrico para rendir pleitesía a la Cocina Italiana en todo su esplendor.
Señor Sipán
Restaurantes

Señor Sipán

Una década atrás abría el primer Sipan, de la mano de José Castro Mendivil, quien había hecho precisamente la apertura de Osaka. Eran tiempos en los que los porteños poco sabíamos de la Cocina Nikkei y todo era sorpresa. Los tiempos han cambiado y para bien.
El Mortero de Rufino
Restaurantes

El Mortero de Rufino

Como ha ocurrido con Lincoln, otros emprendedores gastronómicos decidieron bautizar a su restaurante con el nombre del pago chico. En este caso se trata de Rufino (Argentino), en el sur de Santa Fe. En el Hotel Mío el menú gira alrededor de la mejor carne del mundo.