Relato de una experiencia de lujo

La Mar Cebichería - Lima

Viernes, 31 de mayo de 2024

La Mar cebichería, el icónico restaurante de cocina de mar, que cambió para siempre la mirada del porteño hacia la gastronomía peruana, nos abrió las puertas una vez más, en esta oportunidad desde su casa central en Lima, para deleitarnos con una propuesta tan innovadora como deliciosa.

Sólo para comenzar la experiencia, lo primero que recibimos al llegar es ese cálido y siempre amical saludo, de esos que trascienden fronteras de parte de Pepe Carpena y el chef Anthony Vásquez.

Ambos están a cargo del manejo y desarrollo de la carta de este aclamado lugar, que nos tiene acostumbrados siempre al disfrute de sazones únicas, producto fresco y de primera, pero sobre todo a la constante renovación y reinvención de su menú, logrando llevarnos siempre a través de sus creaciones, a sentir placeres extraordinarios.

Arrancando con el relato de los manjares que probamos, creo que el primero de todos se hizo especialmente para volarle la cabeza a cuanto comensal se aventure a pedirlo. Sí, ya de entrada.

Veníamos disfrutando de un pisco sour con sabor y cuerpo como corresponde, cuando llegó a la mesa una especie de "charcuterie board" marino. Tal como lo leen. Una impresionante "Fuente de fiambres hechos en casa" a base de productos de mar. Exquisito todo.

Y es acá donde me voy a dar el momento para mencionar las delicias que la integran, porque son cada una a su estilo una obra de arte, y lo merecen:

- Mortadela marina: de pescado, langostinos y pistachos

- Jamón de prensa "Del Mar"

- Morcilla marina

- Chicharrón de prensa marino

- Chorifish

- Paté de huevera

Increíble festín, pero eso era sólo para arrancar. Ya con la copa servida en mesa con el vino de la casa (un blanco argentino), nos llegó un ceviche de erizos... y digo "un ceviche" porque la potencia de su jugo y el sabor intenso del fruto de mar fresco que componen este plato, son una fusión de manjares que se te quedan marcados para siempre en el paladar, en el alma, en el corazón.

El siguiente paso fue tan deslumbrante como revelador: un plato de "Engawa de Lenguado a la Meunier".

Y digo revelador porque esta creación tiene como objetivo la optimización del recurso, en este caso del lenguado. Y Anthony (gracias nuevamente por tu genialidad y paciencia), se tomó el tiempo de explicarnos acerca de este valioso, pero poco valorado corte: la engawa es una parte de las aletas del lenguado, muy tierno y sabroso, pero poco conocido, por lo es usualmente descartado luego de cortado el pescado.

¡En La Mar el producto y la valoración del recurso son prioridades en su concepto, así que esta vez tuvimos la suerte de degustar esta genialidad en su mayor expresión!

Llegó otro plato a la mesa. Abundante, contundente, visualmente interesante y con unos tentáculos de pulpo a la parrilla que coquetean desde lejos al más tímido comensal. Llegó la sopa seca de pulpo.

En este punto quisiera destacar, como buena peruana/limeña residente en el exterior, que me saco el sombrero con la magnífica reinterpretación de este plato típico criollo, originario y popular del sur del Perú, que es tan potente de sabor e historia que, para más de uno, probarlo será un viaje de ida.

El postre no puede faltar en un banquete así. Y para cerrar la velada con un plato tan arriba como sus precedentes, probamos mousse de cacao y helado de lúcuma.

Esto señores, fue nuestra experiencia La Mar Cebichería - Lima, un disfrute y placer inexplicables, y por si nos quedamos cortos con lo escrito, les dejamos estas fotografías tomadas por Facu Manoukian, quien muy a su estilo, logran siempre transmitir la esencia de cada plato para que se antojen aún más, si es que se puede.

Más de Restaurantes
Abajo, Arriba y Adentro
Restaurantes

Abajo, Arriba y Adentro

Últimamente nos estamos encontrando con propuestas gastronómicas que se salen de los moldes establecidos. Una de ellas está ubicada en el Microcentro porteño, un speakeasy camuflado de lavadero. Arriba está el loundry y, en el subsuelo, el restaurante que pergeñaron los propietarios del lugar, Nery Aimale y Sebastián Antich. Y para mayor sorpresa aún, el chef a cargo -Tomás De Felice- es no solo muy joven, sino que aún cursa la carrera de profesional gastronómico. Su cocina parece la de un veterano talentoso.
Argentina Año Verde
Restaurantes

Argentina Año Verde

En otros tiempos era muy conocido el dicho: "El chancho, la chancha y los veinte chanchitos". Aludía a una persona que no está conforme, que siempre quiere más. Y, por ende, esto le cabe como anillo al dedo al Restaurante "La Chancha y los Veinte", donde satisfacen hasta al comensal más inconformista. Un lugar milagroso esta Argentina en la que te pueden cobrar el equivalente a 100 dólares por un bife de lomo. Este lugar es la antítesis, porque comés mucho y bien, te atienden de primera y te sentís respetado.
Todos por el Asado
Restaurantes

Todos por el Asado

Somos Asado es distinto a todos los demás en su rubro. No es una parrilla tradicional ni lo quiere ser: sí un restaurante de carnes con las propias interpretaciones del chef Gustavo Portela. Por otra parte, la estructura edilicia permitió armar distintos espacios dentro de lo que fuera en su momento una fábrica de camisas del abuelo de Verónica Krichmar, maître del restaurante. Para destacar también la propuesta de bebidas -coctelería y vinos- a cargo de Pablo Portela, hermano del chef. En familia, todo funciona mejor.