Editorial

Dijeron basta

Viernes, 4 de junio de 2021

Como en el libro de Silvina Bullrich, "Mañana digo basta", los gastronómicos se reunieron este último sábado en la Plaza Serrano para reclamar por la dramática crisis que atraviesa el sector. La consigna principal fue: "los restaurantes y bares no contagian".

La gastronomía argentina es un barco a la deriva en medio del temporal más grande que se recuerde. Nada puede esperarse de los políticos, ni los del Poder Ejecutivo, ni del Congreso, las provincias y tampoco en los municipios, aun cuando deben verse a las caras día a día con los vecinos. Tampoco esto los afecta. No les importa nada, salvo aumentarse el sueldo y asegurarse de cobrar sin demoras sus sueldos de ñoquis (en la mayoría de los casos), a fin de mes.

Resulta a esta altura sorprendente la falta de empatía con un sector que da de comer a miles y miles de argentinos (y sus familias). Ni siquiera la prensa gastronómica dice lo que pasa, salvo excepciones (y Fondo de Olla © es una de ellas), mira para otro lado y se hace la distraída. 

La medida que rebasó el vaso fue la decisión del binomio CFK-Sergio Massa, que resolvió aumentarse las dietas de los legisladores de ambas cámaras, así como los empleados del Congreso (puestos a dedos por compromisos políticos en gran parte) en un 40%. Justo ellos, que al igual que los del PEN nunca se dignaron a tener un gesto de desprendimiento para ayudar a los que generan trabajo y hace 15 meses que están sufriendo.

Es el mismo país donde los jubilados han recibido apenas el 12% desde junio (la mitad de lo que se aumentaron estos caraduras, en lo que va del año). 

Hartos de la indiferencia oficial, que vale aclararlo no tiene signos políticos, porque todos caben en la misma bolsa, los empresarios gastronómicos de CABA y de algunos sectores de la provincia de Buenos Aires instalaron mesas en la mañana del sábado en la Plaza Serrano (Julio Cortázar). Allí estaban sentados los propietarios de bares y restaurantes de CABA y de algunos partidos del Conurbano, como Avellaneda, La Matanza y San Martín, entre otros. 

Lo que se reclama, en forma razonable, es la autorización para la apertura de locales gastronómicos los siete días de la semana, una extensión del horario hasta la medianoche y reapertura de salones internos con un aforo del 30% de la capacidad, como venía ocurriendo hasta mediados del mes pasado. La principal consigna fue: "los restaurantes y bares no contagian".

Los famosos REPRO, irrelevantes en cuanto a montos de ayuda se refiere, ni siquiera salen en forma rápida, ni siquiera lenta. La Legislatura porteña, en tanto, fue tan generosa que decidieron eximirlos del pago de ingresos brutos por 3 meses, como si fuera ésa una solución al problema. Quieren curar una enfermedad terminal con una aspirina.

Más allá de esto, las autoridades porteñas ni siquiera habían contestado los pedidos de audiencia realizados por el sector. En la mañana sabatina, afectados por la singular protesta, desde el gobierno porteño llegó la promesa de que los empresarios gastronómicos van a ser recibidos en las próximas horas por el ministro de Desarrollo Económico y Producción, José Luis Giusti

En caso de no obtenerse respuestas algunos empresarios dijeron que el próximo fin de semana abrirán sus puertas igualmente. La rebelión está en marcha, ojalá los que tienen que oír que oigan. No solo mata la pandemia, también lo hacen la irracionalidad y la desidia oficial, venga de donde viniere, sin importar los signos políticos. Mata la falta de trabajo. Mata el encierro. Mata la falta de empatía de los que gobiernan. Mata la angustia de los que no pueden sostener su negocio, de los que no pueden pagarles el sueldo a sus empleados, de los que no pueden cumplirles a los proveedores. 

Dijeron basta. Y creemos que después este toque de alerta del sábado pasado, nada será igual.  


ÚLTIMO MOMENTO:

El Gobierno de la ciudad, a través de su Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, ha dictado una Resolución (Res. 125-2021) para ejecutar un Programa de Asistencia al sector Gastronómico y Hotelero de la Ciudad de Buenos Aires.

Detalles de la Res. 125-2021:

-Asistencia económica a empleadores/as en actividades descriptas por el Anexo 1 de la Resolución.

-Destinado al pago, por única vez, de remuneraciones de sus trabajadores/as.

-Presentación al beneficio mediante la adhesión al sistema TAD (trámites a distancia), desde la publicación de la resolución en el Boletín Oficial de la ciudad y hasta el 15 de julio. Sin costos ni gestores.

-La asistencia no es incompatible con otras asistencias para el sector, proveniente de Nación o Ciudad.

-La autoridad de aplicación será la Subsecretaría de Trabajo, industria y Comercio del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción del GCABA.


    



Más de Editorial
Cines 50, Restaurantes 30
Editorial

Cines 50, Restaurantes 30

A partir de hoy viernes 25 de junio, el gobierno de CABA resolvió autorizar la atención al público en los salones de los restaurantes en un 30% de su capacidad. Así se perdió una semana, respecto de la situación de iglesias, cines y teatros. Por otro lado, a estos últimos se los sube a un 50%. Que alguien explique por qué razón y cuáles son los fundamentos.


No hay plan ni flan, asado menos
Editorial

No hay plan ni flan, asado menos

Son burros y brutos. Destruyen todo lo que tocan. Y se tropiezan con la misma piedra tantas veces como se les antoja. Esta síntesis de los funcionarios K es la que mejor les cabe, luego de conocerse las nuevas restricciones a la exportación de carne vacuna. Como dijo Alfredo Casero: "dame flan", porque carne no te van a dar.
El que calla, otorga
Editorial

El que calla, otorga

Es muy extraño, porque nadie a la fecha ha hecho oír su voz respecto a la injusticia cometida por el gobierno de CABA, que decidió abrir desde este viernes los cines, teatros e iglesias con un aforo del 30%, en tanto que a los restaurantes los obligan a atender solamente mesas al aire libre con temperaturas que serán extremadamente bajas en las próximas semanas.