Piqueo y delivery

Namida juega de local y visitante

Miércoles, 21 de abril de 2021

En Namida adecuan el horario y proponen dos menús: uno para disfrutar en sus mesas al aire libre y otro destinado a delivery. Mientras tanto, preparan un brunch para el fin de semana. Habrá también un menú Namida - Rosell Boher cuando la situación sanitaria lo permita.

Las restricciones pegaron duro en el inexistente distrito de AMBA, un invento del gobierno nacional para restarle la autonomía que la ciudad de Buenos Aires goza por derecho constitucional. Porque, además, al cierre nocturno anticipado a las 19, el gobierno dio curso a la letra chica para prohibir el servicio en mesas ubicadas en salones internos. Una paparruchada más que nadie entiende, porque la medida carece de sustento lógico. 

Quedan únicamente los espacios al aire libre. En el caso de Namida, cuentan con un patio interno descubierto, que asegura mayor intimidad a los comensales, aunque también las mesas ubicadas en la vereda -en tanto y en cuanto el clima acompañe- son otra opción muy agradable.

Debido entonces a las nuevas restricciones, Namida adecuó sus horarios y ahora abren de 12 a 19 de martes a domingos. Esos mismos días, también prestan servicio de delivery hasta las 23.

Aparte de sus cartas vigentes, la casa instrumentó dos menús diferentes, de excelente relación precio-calidad. Uno de ellos es válido para consumir en el restaurante de 17 a 19, y el otro destinado a delivery.

El primero es el "Piqueo Namida" e incluye: gyozas de cerdo braseado y salsa ponzu; kabochas de cabutia especiada con alioli natural; berenjenas asadas con salsa de miso suave y garrapiñada de girasol; degustación de 4 unidades de nigiris especiales y 8 unidades de rolls "estilo Namida". Sale con dos cervezas Kira y dos botellas de agua sin gas. Precio: $ 3.000 (para dos personas).

Por otra parte, "Namida en Casa" es la opción de delivery: miniceviche clásico; dupla de kabochas con ailoli; aubergines (berenjenas con salsa de miso); 9 rolls estilo Namida; 6 nigiris especiales, y membrillos con cinco especias. Precio: $ 2.950. 

MENÚ ROSELL BOHER

Unos días antes de las nuevas medidas restrictivas, Cavas Rosell Boher organizó un almuerzo para darle forma a un menú conjunto en Namida, que se pondrá en vigencia ni bien las circunstancias sanitarias lo permitan. Consta de 6 pasos: 

Paso 1: kabocha con ali oli. Casa Boher Extra Brut.

Paso 2: tataki de pez limón (o bonito) con plata grillada y salsa de soja y pomelo. Rosell Boher Brut.

Paso 3: gyozas de cerdo braseado con salsa ponzu. Rosell Boher Brut.

Paso 4: degustación de nigiris (sour, jrein, tuétano, usura, provenzal nikkei y chimi). Rosell Boher Encarnación.

Paso 5: degustación de rolls: centolla con salsa holandesa y wasabi; sweet ceviche roll. Rosell Boher Encarnación.

Paso 6: higos o membrillos con crema de cinco especias.

Valdrá la pena la espera. Namida, desde su apertura en su nueva locación, se viene posicionando como una alternativa sobresaliente con la ensamblada propuesta de los primos Kreiman. Facundo a cargo de la barra de sushi; Matías en la cocina. 

Más de Restaurantes
Mal hablados
Restaurantes

Mal hablados

Parolaccia, en la lengua del Dante, significa "palabrota". Y es el nombre elegido por sus creadores, para identificar a una cadena de restaurantes que se convirtió en la más exitosa del país por la cantidad de locales abiertos y de cubiertos vendidos. Nos tocó en suerte almorzar hace algunos días en La Parolaccia Recoleta, que es la última que abrió sus puertas previo a la cuarentena.
Asu Mare te sorprende
Restaurantes

Asu Mare te sorprende

Dangelo de la Cruz, a quien conocimos hace tiempo en La Causa Nikkei, abrió su propio local en Barrio Norte, casi Once, una barra cevichera que es toda una novedad en Buenos Aires. Cocina sencilla, rápida, sabrosa, a precio muy conveniente. De ahí que la caiga como anillo al dedo el nombre elegido por el chef: Asu Mare, una exclamación que demuestra agradable sorpresa.
Súper Namida
Restaurantes

Súper Namida

El restaurante de los primos Facundo y Matías Kreiman, se ha convertido para nosotros en una adicción, que va más allá de la actividad profesional. Namida vuela alto siempre con novedades y una cocina superlativa que a está a la altura de los mejores exponentes asiáticos de la ciudad.