EDITORIAL

Peor es Nada

Viernes, 13 de noviembre de 2020

Los locales gastronómicos y hoteles que cuenten con salones en donde exista ventilación cruzada o que cumplan con los requisitos mínimos de ventilación pedidos en las disposiciones, podrán brindar servicio de mesa -en el interior de los locales- con todas las normas de protocolo sanitario vigente y hasta un aforo máximo del 30% de su capacidad.

"Peor es nada" fue un programa conducido por Jorge Ginzburg, que hizo historia en la televisión argentina. Comenzó a emitirse el 4 de abril de 1990, y tuvo una segunda etapa desde el 3 de abril de 2001. Se recuerda también el tema musical de Horacio Fontova, que era la cortina del programa: "Me siento bien".

Hoy los empresarios gastronómicos deben estar pensando que se sienten más o menos, sobre todo si se considera lo que pasaban en los primeros meses de la pandemia. 

Y peor es nada, deben decir hoy ante la nueva resolución de las autoridades respecto del funcionamiento de los locales internos de restaurantes bares y otros locales vinculados a la gastronomía, incluidos los espacios del rubro en hoteles del AMBA

En efecto, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés informó hoy viernes 13 de noviembre, que mediante el Decreto Nacional 875-20, se resuelve lo siguiente: ..."En el aglomerado del AMBA, conforme lo define el artículo 3° del presente, el coeficiente de ocupación de las superficies cerradas en los establecimientos dedicados a la actividad gastronómica será de un máximo del TREINTA POR CIENTO (30%) del aforo, en relación con la capacidad máxima habilitada. Asimismo, los ambientes deberán estar adecuadamente ventilados de acuerdo a las exigencias previstas en el correspondiente protocolo". 

El mismo protocolo aplica para salones dedicados a la atención gastronómica en los hoteles, siempre y cuando tengan la habilitación correspondiente para la actividad y siguiendo las normas detalladas dentro del mismo protocolo.

Se trata de la oficialización de un firme paso adelante, luego de las intensas gestiones realizadas por las entidades del sector y también por las peticiones realizadas desde Change.org (No más Sillas al Revés) desde el comienzo de las restricciones producto de la pandemia.

Arrabal: mesas separadas, aforo reglamentario y ventilación de sobra. 

Se establece además, a nivel de CABA, que cada establecimiento debe presentar la Declaración Responsable (Anexo I) ante la Agencia Gubernamental de Control (AGC) a través del mail: comunicacion_agc@buenosaires.gob.ar mediante la cual manifiesta que da cumplimiento a los requisitos establecidos en el protocolo vigente. La Declaración Jurada debe estar suscripta por un profesional competente".

A ocho meses del comienzo de la cuarentena más larga del mundo, solo se trata de un mero paliativo a una gravísima situación que ha dejado el tendal: restaurantes cerrados para siempre, emblemas de la gastronomía argentina que ya no están, empleados despedidos, familias sin ingresos (cuántos matrimonios y parejas hay en los que ambos son gastronómicos), mesas vacías y sillas al revés.

Era tanto el deseo de la gente de reanudar las visitas a establecimientos donde almorzar, cenar, hasta al menos poder sentarse a beber un café, que hemos notado estos días una gran cantidad de clientes comiendo y otros esperando lugar.

Al principio, se dijo que el porcentaje permitido sería del 25% del aforo total. Ahora lo subieron al 30%.

Por fortuna, en Fondo de Olla (c) hemos reanudado, aun a media máquina, las visitas a restaurantes y hemos comprobado que la mayoría de los dueños de esos locales, se han tomado el trabajo de dotar a las instalaciones de todas las medidas de prevención.

Lo pudimos observar en La Locanda, en Uco, en Arrabal y también en Mercado de Liniers. Sabemos de otros lugares a los que aún no volvimos, que también se cumplieron trabajos que demandaron una inversión, más allá de que se viven momentos de zozobra en la gastronomía. Es el caso de La Brigada, Aramburu y Aramburu Bis, Chila, Cabaña Las Lilas, entre otros.

Por tanto aconsejamos a nuestros lectores que elijan lugares que desarrollan su actividad a conciencia. No es necesario a esta altura quedarse encerrados siempre y cuando en la salida uno evalúe a dónde va a ir, con qué criterios se manejan los propietarios y se tenga la seguridad de que se cumple el aforo del 30%. A disfrutar mientras se pueda.

Más de Editorial
Todos con la ñata contra el vidrio
Editorial

Todos con la ñata contra el vidrio

Hay un mundo que es el de los funcionarios públicos y políticos en general, que viven de nosotros, y otro que es el real, el de los ciudadanos comunes que ya no pueden con su alma luego de siete meses de cuarentena. La gastronomía es, sin dudas, uno de los sectores más castigados. Pero por ahora hay que seguir esperando a que se dignen a reabrir los salones y espacios internos sin "aire libre".

Derribando mitos en la alimentación
Editorial

Derribando mitos en la alimentación

Todos los extremos son malos suele decirse, y con razón. En los temas vinculados a la alimentación nos hemos llenado de mitos y de opinólogos que carecen de estudios científicos que avalen sus expresiones. Por eso siempre es mejor escuchar a los médicos.
Aire Libre
Editorial

Aire Libre

Finalmente, el gobierno de CABA decidió autorizar la reapertura de los bares y restaurantes, aunque por el momento solo en espacios abiertos, ya sea internos como externos. Aunque hace frío para comer al aire libre, al menos desde hoy tenemos esa sensación de mínima libertad para hacer una de las cosas que más nos gustan.