Verduras agroecológicas de estación puerta a puerta

Comprá Bolsón Soberano

Miércoles, 15 de abril de 2020

Ante el aumento de la demanda de hortalizas y el cierre de las ferias, productores que participan del Programa de Extensión AMBA de la FAUBA pusieron en práctica diferentes alternativas para vender su mercadería durante la cuarentena. No obstante, tienen complicaciones por aumentos de costos y algunos faltantes de insumos. Esta semana habrá feria online y una nueva entrega de bolsones.

(SLT-FAUBA) Si bien el sector de los alimentos es uno de los exceptuados por la cuarentena, debido a que se trata de un bien básico, muchos productores de hortalizas de la provincia de Buenos Aires debieron buscar alternativas para comercializar sus verduras ante el cierre de las ferias donde usualmente llevaban sus productos.

En este contexto, el Programa de Extensión en el AMBA de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) realizó un relevamiento para conocer la situación y colaborar en el fortalecimiento de redes que faciliten la venta directa a precios justos. Se resolvió realizar entregas puerta a puerta de bolsones con verdura de estación, de transición agroecológica. Además, la Feria de Productor al Consumidor comenzó a funcionar online.

"Nuestro objetivo es acompañar a pequeños productores para que produzcan alimentos sanos, puedan acceder a una vida digna y comercialicen sus productos de manera directa, sin la intermediación de las grandes cadenas de supermercados", explicó María Marta Bunge, codirectora del Programa AMBA, desde donde trabajan con familias y agrupaciones como la Asociación de Productores 1610 de Florencia Varela y el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI).

"El aislamiento obligatorio dispuesto por el gobierno visibilizó la necesidad de articularnos y está ayudando a fortalecer las redes que ya se venían dando desde hace algunos años", afirmó Bunge.

En este sentido, destacó que la crisis generada por el coronavirus provocó una serie de inconvenientes para los productores, pero a la vez motivó un aumento de la demanda de verduras. "En este momento no tenemos casos de coronavirus entre los productores hortícolas", subrayó la docente, y agregó: "no estamos teniendo problemas de producción y con la cuarentena aumentó la demanda de bolsones de verduras".

Los principales problemas tienen que ver con la distribución de alimentos y el aumento de costos. Sucede que el cierre de las ferias generó la necesidad de comenzar a vender puerta a puerta y, más allá de algunos inconvenientes que tuvieron los productores por las limitaciones que existen para circular, en parte ya superados, el delivery provocó cambios significativos en el trabajo.

"Un reparto de 250 bolsones lleva un día entero, cuando en la Feria de la FAUBA podían vender sus productos en una mañana. Cambia la logística, el tiempo y el costo, por el combustible. Todo esto hace que los horticultores tengan disponible mucha verdura de estación pero que no la estén logrando colocar", dijo Bunge.

Además, se refirió a otros inconvenientes durante las primeras semanas de la cuarentena, como faltantes de insumos y aumentos de precios, tanto para la producción (como los bolsones y las plantineras) como para la vida cotidiana, por la falta de acceso a alcohol y lavandina. Estos se suman a otros problemas estructurales, por la falta de acceso a una tierra propia y las malas condiciones de las viviendas de los horticultores.

Estrategias para vender

Como una alternativa para enfrentar la crisis, desde el Programa de Extensión en el AMBA decidieron fortalecer al Bolsón Soberano, una iniciativa que surgió en 2016 entre productores, técnicos, docentes, investigadores y estudiantes, que apunta a generar un proceso de transición de la horticultura hacia la agroecología, teniendo en cuenta toda la cadena de valor, desde la siembra de los cultivos hasta la comercialización de las verduras en el predio de la FAUBA a un precio justo.

En la última semana, Bolsón Soberano entregó puerta a puerta 212 bolsones de 7 kg cada uno. La demanda es muy alta porque el precio es más accesible que el que se vende en las verdulerías. Desde Del Campo a la Mesa del MNCI, también están comercializando bolsones con movilidad propia. Ante un aumento importante de la demanda y el cambio de estación, algunos productores de esta organización ya aumentaron la superficie de siembra.

Además, la Feria de Productor al Consumidor está incorporando diferentes líneas comerciales para mantener la actividad de los productores. Del 13 al 19 de abril, los interesados pueden comprar verduras de manera virtual desde las historias de Facebook e Instagram. También se implementó el delivery para algunos productos.

Bolsón Soberano

"Los productores están trabajando muy bien, tomando todas las medidas de seguridad. Al comienzo de la cuarentena estaban asustados con su salud, porque muchos de ellos son mayores, pero la realidad es que necesitan seguir vendiendo. La mayoría no es dueño de sus tierras. Así que tienen que pagar el alquiler y otros gastos, para lo cual deben vender su producción", comentó Corina Carla Conte, integrante de Bolsón Soberano y técnica en Turismo Rural de la FAUBA. Al respecto, subrayó que para continuar con las ventas se generó un esfuerzo conjunto que involucró a otros proyectos y organizaciones.

El pasado 29 de marzo, Bolsón Soberano cumplió cuatro años de vida, con 20.000 bolsones de verduras de estación producidas de manera agroecológica, con horticultores de la Asociación 1610.

Este jueves 16 de abril planean realizar la entrega número 80, con productores familiares de la localidad de El Pato, en el partido de Berazategui. Los interesados pueden consultar a bolsonsoberano@agro.uba.ar o visitar las redes Instagram y Facebook, donde están respondiendo todas las preguntas. Aún tienen tiempo de hacer pedidos los barrios porteños de Núñez, Belgrano, Colegiales y Saavedra.

"Pudimos hacer la primera entrega a la tercera semana de la cuarentena. No tuvimos inconvenientes para acceder a los alimentos, aunque nos llevó tiempo organizarnos. La mayor dificultad que tuvimos desde Bolsón Soberano fue la distribución porque nuestras entregas eran en la Facultad de Agronomía de la UBA, y al haberse suspendido todas las actividades, incluso las de extensión, la logística representó la principal barrera", dijo Conte.

"Tuvimos que buscar más vehículos, porque con los números de bolsones que manejamos era imposible poder atender a toda la demanda con un solo flete en el día. Conseguimos un segundo flete y delimitamos las comunas que podíamos atender de acuerdo a las distancias y a la cantidad de pedidos de cada barrio. Una vez anunciada la siguiente entrega, llegamos al tope de nuestra oferta en apenas dos días", comentó.

Según Conte, con las medidas de aislamiento los vecinos de la ciudad están más interesados en el servicio puerta a puerta, y si bien ya hay muchas personas que conocen los beneficios de consumir alimentos sanos y a precios justos, esa concientización sigue creciendo. Además se suman los aumentos de precios que registraron las verdulerías a partir de las medidas de aislamiento.

"Pese a las dificultades logísticas y al aumento de la demanda, estamos cumpliendo con nuestros objetivos de alcanzar alimentos sanos a los consumidores así como de facilitar la comercialización de los horticultores, sobre todo en el contexto actual de cuarentena", finalizó.

Más de Alimentos
Salame vegetariano no existís
Alimentos

Salame vegetariano no existís

En Palma de Mallorca, un juzgado determinó que es una "contradicción definir como salame a un producto que es vegetariano y que carece de carne".

Del mercado a tu casa
Alimentos

Del mercado a tu casa

La Tienda Buenos Aires Market te lleva a domicilio una selección de productos gourmet para pasar la cuarentena más placenteramente. Elegí en: www.tienda.buenosairesmarket.com

Chipa de Avellaneda
Alimentos

Chipa de Avellaneda

Belén Quiroga tenía la valija preparada para comenzar una aventura gastronómica de dos años en Asia. Pero primero quedó varada en Lima y luego se sumó a la cuarentena en Buenos Aires. Sin trabajo porque ya había renunciado, desarrolló una idea que comenzó a dar más frutos de lo esperado: Chipa Avellaneda.