Editorial

La grieta del vino

Martes, 18 de febrero de 2020

La designación de José Alberto Zuccardi como presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), provocó airadas voces de reprobación en varios ámbitos de la actividad, entre ellos Bodegas de Argentina. El nuevo titular de la entidad público privada deberá asumir el 7 de marzo. Más allá de las razones de uno y otro bando, la grieta le hace muy mal al vino, que está hoy en sus niveles de consumos más bajos de la historia.

"Las principales entidades vitivinícolas del país manifiestan nuevamente de manera pública su disconformidad respecto a la forma en que se conduce en la actualidad la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) por decisiones y acciones ejecutadas por algunos de sus miembros representantes del sector privado qué si bien son legales, carecen de la legitimidad que exige el buen funcionamiento de una entidad público-privada como es la COVIAR".

Entre las entidades firmantes del documento, cuyo texto comienza con el párrafo arriba transcripto, figuran el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Bodegas de Argentina, Cámara de Bodegueros de San Juan, Productores de Uva en Fresco y Pasas, Sector privado del Neuquén, y la Cámara Rioja de Productores Agropecuarios (Carpa).

"Creemos que el nuevo triunvirato de autoridades, a la cual se agrega una vicepresidencia tercera de dudosa legalidad, choca de lleno con nuestros reclamos, que lamentablemente no tuvieron eco dentro del pequeño grupo de personas que hace años manejan la institución a su discreción (legalmente incuestionable) y que se adjudican el monopolio de la voz del vino", continúa el comunicado colectivo de las organizaciones mencionadas más arriba.

Es curioso, pero entre los preceptos de la entidad, figura el Trabajo de Consenso: "COVIAR reúne a todos los actores de la vitivinicultura argentina, lo que asegura la visión colectiva de los distintos escenarios. Las diversas decisiones sólo son tomadas una vez conseguido el consenso".

Este no pareciera ser el caso evidentemente. La designación de José Alberto Zuccardi no cayó nada bien en varias entidades del sector, entre ellas nada menos que Bodegas de Argentina, sin dudas, es la más importante de todas ellas.

El comunicado de quienes están en contra de las nuevas autoridades dice más por lo que calla que por lo que afirma. Y esto se da en momentos en que la COVIAR concluye su plan de acción 2020 y debe reformular sus objetivos hacia la próxima década.

Una de las cuestiones esgrimidas por los que se oponen a las nuevas autoridades, es el acuerdo tácito para la rotación de autoridades entre las distintas provincias vitivinícolas. Y por tanto, le correspondía a La Rioja ese cargo.

Aducen además que Zuccardi maneja como "patrón de estancia" y desde hace mucho tiempo, a la Unión Vitivinícola Argentina (UVA).

Pero la cosa va más allá, sin dudas. Sin negar la trascendencia de la bodega familiar que gestó el padre de José Alberto (o Pepe como lo conocen todos), la cuestión pasa por otro lado. Es ni más ni menos que el alineamiento ideológico con el actual gobierno nacional.

De hecho, lo que muchos piensan y no dicen enfática y públicamente, es que Familia Zuccardi (o La Agrícola, según su nombre primigenio y legal), ha sido beneficiada por la gestión de Cristina Fernández de Kirchner para hacer posible la construcción de la monumental bodega del Valle de Uco, a la cual invitan regularmente a los periodistas que comparten ideología con ellos o al menos que callan estos detalles que no resultan tan nimios como parecería a simple vista (respecto del origen de los fondos de la inversión).

No extraña entonces que en el trasfondo de la cuestión, haya razones políticas en la designación de las nuevas autoridades de una organización de carácter público privado.

Por eso es poco creíble lo que ha dicho Patricia Ortiz, actual presidente de Bodegas de Argentina, en el sentido de que no hay en esta entidad problemas de índole personal sino de diferencias de criterio sobre el rol que lleva adelante la COVIAR.

Y más aún, señalan que se pretende transformar a la Corporación en una entidad gremial. De hecho, FECOVITA (organización cooperativa integrante de CONINAGRO) hoy es la más cercana al actual gobierno nacional y la menos crítica entre las cuatro organizaciones de la Mesa de Enlace. Asimismo, la entidad gremial cooperativa es la que viabilizó la designación del subgerente general de la Asociación de Cooperativas Argentinas, Julián Echazarreta como secretario de Agricultura de la Nación.

Desde el otro lado, no lo dicen pero piensan que Ortiz es una especie de advenediza en el mundo del vino, ya que no lleva ni siquiera dos décadas en la actividad. De hecho, ella y su esposo compraron a los norteamericanos de Kendall Jackson la Bodega Tapiz hace poco más de 16 años.

Por eso mismo, les niegan representatividad los "próceres del vino", como definió el desaparecido Arnaldo Etchart en la reinauguración de la Bodega Alta Vista, ante la azorada reacción del propio José Alberto Zuccardi, que no había entrado en ese selecto grupo de notables bodegueros. Pero que hoy sí pareciera estarlo.

Para finalizar, quizá haya que decir que la actitud soberbia y fanática de algunos miembros de la Bodega Familia Zuccardi en materia de filiación política, les está generando ahora este problema no menor.

Cada uno piensa como le parece, pero carece del derecho de discriminar al que piensa distinto. Es difícil encasillarse dentro de uno u otro bando, porque todos tienen miserias que esconder. Pero algo es seguro: la grieta le hace mucho mal al vino. 

Más de Editorial
Desensillar hasta que aclare
Editorial

Desensillar hasta que aclare

La cuarentena obligatoria nos ha cambiado la rutina diaria. Y a Fondo de Olla © parte su enfoque crítico habitual. Lo cierto es que las circunstancias nos obligan a cambiar los temas limitándonos a lo que resulta útil durante el encierro.

Guardamos la Olla, la voz no se acalla
Editorial

Guardamos la Olla, la voz no se acalla

Esto va día a día. Y las restricciones crecen minuto a minuto. La realidad nos supera. Fondo de Olla © no se calla; solo apagamos el fuego y no publicaremos hasta nuevo aviso notas de restaurantes, viajes ni nada que hoy los lectores estén impedidos de hacer. Los temas tendrán que ver con producción, consejos e información de interés hasta que salgamos de esta pesadilla.
Campo diabólico
Editorial

Campo diabólico

Volvieron y lo primero que atinaron a hacer es meterle la mano en los bolsillos a los que no pueden defenderse, como los jubilados y los chacareros que cada vez que exportan deben dejar hasta un tercio de su producción en manos del Estado corrupto. Para justificar tamaña exacción politizan el tema y aparecen chefs que deberían cocinar solamente piedras.