De mendigo a millonario

Hamburguesas de Kobe

Jueves, 9 de marzo de 2017

Ya son varios los restaurantes, parrillas y bares que se animan a ofrecer a sus clientes hamburguesas elaboradas con Kobe argentino. La carne de mayor precio y la forma más sencilla de cocinarla.

No es raro que en la gastronomía se entremezclen productos de disímil acceso a la gente común, o aun una comida en la cual dos de sus ingredientes son totalmente disímiles en cuanto a su concepción.

Un caso paradigmático es la polenta con trufa. Una comida que se halla entre las más baratas (harina de maíz), en la que se le echan por encima algunas láminas de trufa.

Esta supuesta contradicción, nos llevó a prestarle atención a otra combinación que bien podría decirse que es al mismo tiempo "mendigo y millonario". No referimos a las hamburguesas de Wagyu, o como suele llamársele a este tipo de carne con genética japonesa, el Kobe argentino.

Una de las mejores hamburguesas de la ciudad es sin dudas las que sirven en el Pony Line, el bar del Hotel Four Seasons.

En el primer caso, el chef ejecutivo Juan Gaffuri ideó una hamburguesa sui generis. En primer lugar, por el tamaño y el peso, que dobla al cuarto de libra tan famoso en una de la cadenas más famosas de comida basura. La hamburguesa del Pony pesa más de 200 gramos (el cuarto de libra equivale a 113 gramos).

El segundo secreto, que a esta altura ya no lo es tanto, se refiere a los cortes y tipos de carne que se utilizan. Gaffuri creó un extraño blend entre Kobe argentino (por lo general tapa de asado) y bife de chorizo "normal".

Además del pan, la panceta, el queso, las cebollitas y algún encurtido que se agrega, le van dan forma a la hamburguesa, que al parecer sigue siendo la comida que más se vende en el Pony Line.

Pero hay una tercera cuestión que es vital para el sabor de la hamburguesa. La salsa BBQ se transformó en kétchup casero, que Finca Isis elabora especialmente para el hotel.

El resultado es que hasta para los que somos bastante desconfiados con las hamburguesas, terminemos rindiéndonos ante la evidencia. Sí es posible lograr que una comida asociada por antonomasia a la comida basura, termine siendo un verdadero plato gourmet.

Y la modalidad de utilizar carne de Kobe en las hamburguesas, también se trasladó a las parrillas de lujo porteña. La Cabrera fue uno de los lugares que hizo punta en la materia.

Y acaban de renovarla. Hoy se sirve con cebolla confitada, huevo de campo, lechuga, tomate, queso Cheddar, alioli, kétchup casero. Más papas fritas para acompañar. Esta nueva versión es un plato en sí mismo. Vale $ 296.

En un restaurante llamado Estik, en Madrid, se jactaron hace un tiempo en tener en la carta la hamburguesa más cara del mundo. Además del Kobe (en este caso el original japonés), utilizan canónigos (hojas verdes), tomate pelado, cebolla colorada y pan con semillas de amapola. Vale 85 euros.

Las opciones locales son mucho más accesibles. Habrá que probarlas.

Más de Gastronomía
Nanum visita Namida
Gastronomía

Nanum visita Namida

En el marco de los festejos por el primer aniversario de Namida Nikkei, se llevará a cabo el segundo pop up que tendrá como invitada a la chef argentina de origen coreano, Marina Lis Ra, quien cocinará junto a los dueños de casa: Facundo y Matíias Kreiman. La cita será el 5 de diciembre, desde las 20.
Llega el calendario de Mamuschka
Gastronomía

Llega el calendario de Mamuschka

La casa de chocolates patagónica presenta una nueva edición del calendario más rico y divertido. Tradicional en Europa, propone probar un chocolate diferente cada día desde el 1° de diciembre hasta Nochebuena. Además, como todos los años, el clásico panettone de masa madre, nuevos turrones y otras delicias para celebrar.

50 Best: Pasado nefasto y Futuro dudoso
Gastronomía

50 Best: Pasado nefasto y Futuro dudoso

Dijimos que nunca más íbamos a comentar nada que tuviera que ver con los 50 Best Restaurants, una guía que, a esta altura, castiga más que lo que premia. Pero no podemos con el genio: en la premiación del lunes pasado, aparecen 11 argentinos entre los primeros 50, y otros 9 del 50 al 100 (sí, señores, son 50 Best pero aparecen 100 Best). Cómo será todo esto de escandaloso, que hasta la propia Narda, gran lobista local, se quejó de la forma de premiar (seguramente porque la bajaron al puesto 60). Cada vez menos creíbles, con la complicidad de una parte del periodismo que, con tal de viajar y comer gratis avalan este disparate monumental.