Ambiente de antaño

Pulpería Quilapán, el viejo almacén

Miércoles, 2 de noviembre de 2016

Grégoire y Tatiana son dos franceses que abrieron esta pulpería el año pasado, en una casa con historia y mucho encanto, donde se respiran aires de campo en plena ciudad.

Pulpería Quilapán - Defensa 1344. Teléfono: 4307-6288. Abierto de martes a domingos desde las 8 al cierre. Pago en efectivo.

Tipo de Cocina: Porteña y de Campo

Barrio: San Telmo

Precio: $$

Su nombre hace honor a los viejos almacenes que funcionaban también como centros sociales en la Argentina. Y no es solamente un rótulo, Pulpería Quilapán invita a compartir, pasar un buen rato comiendo, bebiendo y escuchando música.

La propuesta gastronómica es bien "argenta" y acotada, ideal para espíritus indecisos. De entrada, provoleta, tabla de achuras o empanadas fritas, contundentes y jugosas (las de hongos y las tucumanas son exquisitas).

Como platos principales, hay carnes hechas en el enorme horno de barro (desde jabalí hasta ojo de bife), ñoquis caseros y platos a la olla de fundición, como el locro.

Para beber, vinos de etiquetas no convencionales, cerveza artesanal y aperitivos. Y de postre, flan o budín de pan. Además, de martes a viernes hay un "Menús Obreros" (uno a $ 120 y otro a $ 220), que valen la pena.

También ofrecen picadas para pasar la tardita en el patio colonial, junto al aljibe y entre paredes de ladrillo sin revocar. Si hace frío, los ambientes interiores son muy amenos.

UNA PAREJA DE FRANCESES QUE AMAN LO ARGENTINO MÁS QUE NOSOTROS MISMOS. PULPERÍA QUILAPÁN ES ALGO ASÍ COMO UN ALMACÉN DE RAMOS GENERALES ENCLAVADO EN PLENA CIUDAD.   

Sus dueños, entusiastas de la cultura de nuestro país, organizan eventos como catas gratuitas de vinos (solo con reserva previa), y noches de música en El Morocco, escondido en la parte trasera del local 

Además, hay talleres de cocina senegalesa y de cocina ancestral, este último será dictado por la chef Sacha Sawila, de tradición quechua y dedicada a divulgar los sabores y saberes de sus ancestros.

También organizan concursos de tomador de cerveza (el grupo que toma más rápido gana litros de cerveza artesanal), visitas guiadas los sábados por la mañana, jueves de tenedor libre de ñoquis, y por supuesto, los clásicos locros de las fechas patrias.

Como si todo esto fuera poco, hay un almacén con productos nacionales de todas las provincias, con cervezas, vinos, dulce de leche, embutidos y quesos, entre otros productos.

El toque francés se nota en la buena organización, la atención cordial y los detalles cuidados, pero por lo demás en el ambiente se respira un aire porteño de antaño. Ir a Pulpería Quilapán es como viajar a otra época y sentirse a gusto en ella.

Para consultar su agenda de actividades: www.pulperiaquilapan.com 

Más de Restaurantes
Maestro de la pizza a la parrilla
Restaurantes

Maestro de la pizza a la parrilla

La pandemia le deparó un durísimo golpe a Danilo Ferraz. Su negocio de toda la vida, Pizzería 1893, fue usurpado, aunque nos quisieron hacer ver que se trata de un negocio recuperado. Inclusive, lo despojaron de sus pertenencias en el piso de arriba. Danilo hizo borrón y cuenta nueva, siguió con sus otros emprendimientos y abrió otros (nuevas sucursales de Hell's Pizza, Pico (empanadas) y Mil y Pico, donde vuelve por los fueros: las pizzas a la parrilla.
Oleada verde
Restaurantes

Oleada verde

Diferenciándose del extremismo vegano, los restaurantes cuya cocina está basada en plantas (plant based), van ocupando cada vez más espacios en la gastronomía porteña. Ahora se trata de Oleada, el mexicano sin proteínas animales que abrió sus puertas hace pocos días en el remozado local que antes ocupara Brandon, en Palermo.


Andá a la CoChinChina
Restaurantes

Andá a la CoChinChina

Hay cuanto menos tres razones fundamentales para celebrar esta nueva apertura. La primera es que sigue habiendo audaces que se animan a emprender una nueva actividad gastronómica en momentos de pandemia. La segunda, que se agregue a la propuesta porteña un restaurante de cocina francovietnamita. La tercera, que se coloque la propuesta gastronómica al mismo nivel que la coctelería. Eso es CoChinChina.