Ninina Bakery - De tal palo tal astilla

Miércoles 5 de Marzo de 2014
Ninina Bakery - Gorriti 4738 - Tel.: 4832-0070. Abierto de lunes a jueves de 8am a 12am; viernes y sábados de 9am a 1am; domingos de 9am a 12am. Principales tarjetas.

Cocina: Deli

Barrio: Palermo Soho

Precio: $$$


Emmanuel Paglayan, uno de los propietarios de Ninina Bakery, es hijo de Marta Gueikian, la creadora de Selvi, recordada casa de pastelería de las décadas del ’80 y del ’90. Cocina simple y rica, con sus infaltables tortas de autor.

¿Quién no recuerda a Selvi? La casa de té que dio que hablar en las décadas del ’80 y el ’90. Pues bien, si alguien siente nostalgia, lo mejor es darse una vuelta por Ninina Bakery, el novedoso emprendimiento comandado por Emmanuel Paglayan, el hijo de Marta Gueikian, precisamente la fundadora de Selvi. Pero atención, porque no se trata sólo de cosas dulces. Ninina ofrece también desayunos, almuerzos y meriendas. Y un plus son los productos artesanales, algunos orgánicos, que hacen la diferencia, como es el caso de los huevos de campo, los verdaderos pollos de granja el pastrón casero, que sale con pepinillos, mostaza a la antigua y bagel también hecho en casa.

No solemos detenernos demasiado en la ambientación, por cuanto en cualquier negocio gastronómico la prioridad la tienen la cocina y el servicio, sin desmerecer el lugar, que tiene que ser cálido, novedoso, original. Todo eso se observa en Ninina. Una planta baja de 240 metros cuadrados, está ocupada en partes iguales por el salón propiamente dicho y el mostrador, y la “fábrica”, donde se elabora todo a la vista. En el primer piso funciona un salón privado para eventos.

Otra característica que diferencia a la casa, es que todos los días (hasta las 3 de la tarde) se sirve un brunch muy completo, para compartir y de precio muy amable. Incluye dos Aperol Spritz, otros tanto cafés y/o tés, canasta de panes artesanales (otro punto fuerte de Ninina) o tres croissants, huevos de campo revueltos o salmón ahumado, y granola casera o waffle. Como “extras”, salen croissants, scones, omelettes y “el plato armenio de Selvi” (con hummus, babaganush y tabouleh).

Ninina Bakery basa su propuesta en la excelencia de su pastelería, a lo que suma una cocina simple pero rica y con muchos productos artesanales y orgánicos.



La carta ofrece además ensaladas y sándwiches que son mucho más que “ensaladas y sándwiches”. Por ejemplo, burrata con jamón crudo, tomates secos, pimienta negra y aceite de oliva extravirgen; langostinos con palta, berro, rúcula, pomelo, aderezo de mango y jalapeño; pollo de granja grillado con radicchio, rúcula, espinaca, palta, portobellos y tomates cherry; quinoa orgánica con garbanzos con palta, cherries, cilantro y lima. Entre los sándwiches, de jamón cocido y gruyère; de pavita o el de pastrón casero ya mencionado; de salmón ahumado con palta, rúcula, mascarpone, eneldo y brioche casero. Y un capítulo aparte para la hamburguesa de carne (vale la aclaración porque hay otra vegetariana), con queso cheddar, feta de cabra, gruyère, mascarpone, mozzarella fior di latte o provolone, con cuatro toppings y aderezos varios.

Está claro que si de “dulces” se trata, imposible no rumbear por el lado de las tortas en sus 14 versiones,poero también budines, scones, alfajor de maicena, cookies y “lindzer” (base de almendras, avellanas, nueces, cáscaras de naranja, chocolate y pasas de uvas negras, don dulce de frambuesas). Hay también una torta para celíacos (“Lola Mora”, con finas capas de base de avellanas, mousse de chocolate semiamargo, ganache de chocolate, moras y frambuesas). Sirven dos cervezas artesanales (Philippe y Lothar, de Grunge Brewing Company) y vinos exclusivos de Ernesto Catena Vineyards. Interesante también que pese a su excelente panera, no se cobra servicio de mesa.



Buscar restaurantes por precio, cocina y zona