Belgrano, Café, Birra y Vermú

Copetín Rosarino

Lunes, 17 de septiembre de 2018

En Belgrano Café, Birra y Vermú se respira barrio (en el Belgrano rosarino, precisamente) y se rememoran los sabores de la infancia. Un bar donde se disfrutan un vermú, la clásica picadita y algunos platos de cocina. En el mismo espacio funcionan un almacén y la Vinoteca Bordó.

Está recién inaugurado. Es un proyecto familiar en un barrio alejado del centro rosarino, hacia el oeste de la ciudad. Se trata de un espacio multifuncional, con barra, patio, un almacén y subsuelo con cava y vinoteca que ocupan más de 5.500 botellas.

Matías Dana, director del emprendimiento, nos cuenta que el proyecto comenzó hace diez años y es el sueño de su familia. Todo fue construido por ellos mismos. Un trabajo en equipo, que incluye a la familia y al personal que se fue incorporando durante la gestación del proyecto.

El espacio se llama Paseo 7700 y está ubicado en Rosario, que tiene también su barrio que lleva el nombre del creador de la bandera. Una construcción de ladrillos a la vista, que cuenta con un ascensor o escalera hacia la izquierda, que nos conducen al subsuelo, donde funciona la Vinoteca Bordó (no por el color sino por la ciudad del vino francesa). O tal vez sea lo mismo.

En sus estantes hay muchas etiquetas clásicas, pero también vinos menos conocidos y destilados provenientes de diferentes lugares de nuestro país y muy poco difundidos. Obviamente también bebidas importadas.

Ya en la planta baja, observamos un almacén barrial a la izquierda y un patio largo y angosto, donde mesas y sillas al aire libre. 

Y finalmente la barra, donde se ubica Belgrano Café, Birra y Vermú, que nos permite disfrutar de un vermú, cerveza y sidra tiradas, los vinos que pueden elegirse de la cava y hasta el clásico sifón que nunca muere. Poseen algunas mesas altas con banquetas.

Lo mejor pareciera ser empezar con un "Rosso de la Casa", hecho con Cinzano, Hesperidina, Cynar, soda y rodaja de pomelo; o bien un "Norteamericano" (Cinzano, Campari, ginger ale, Cynar 70 y manzana). Para los días más frescos que se avecinan, una sangría en el patio. Hay otras numerosas opciones de vermú, cerveza Patagonia tirada y sidra patagónica también de canilla. Además, aguas saborizadas de la casa y sifón chico. 

La propuesta gastronómica fue pensada por Matías junto al chef Lucio Marini. Es simple pero con cosas ricas y precios muy razonables. Pueden pedirse platitos, que salen invariablemente con una cazuelita de lupines. Hay aceitunas marinadas y rellenas (estás últimas de almendras, queso sardo, azul o provolone). Porotos en conserva, berenjenas, picaditas de quesos o de quesos y fiambres, y triolet para acompañar el vermú o la cerveza (papas fritas, palitos y maníes).

Una propuesta de 18 a 21 es el vermú más platito, a solo $ 95. Los "sanguchitos" resultaron adictivos, los hay de pan francés, figazza o árabe, y por supuesto, los clásicos de miga.

Los platos son tres: pollo al spiedo con guarnición ($ 180 valor de septiembre), carne del día al horno y lasaña de vegetales. 

Y los postres no pueden ser más caseros: flan como los que se hacen para la familia, budín de pan, queso y dulce, pasta frola y budín de Quaker (receta de la abuela).

El café es una garantía: Segafredo. Y los tés de Inés Berton, están hechos especialmente para el lugar.

Belgrano Café, Birra y Vermú, así como Bordó Vinoteca, quedan en Avenida Provincias Unidas 7700, Rosario. 

Picada, platitos, vermú y sifón.

Vinoteca Bordó.

Más de Gastronomía
Le Grill con vientos de cambio
Gastronomía

Le Grill con vientos de cambio

En Puerto Madero, Le Grill estrena su nuevo concepto gastronómico, que engloba a las carnes tradicionales con aditamentos que lo emparentan con su hermano mayor: Chila.
Volver a Bras
Gastronomía

Volver a Bras

Michel Bras vino a Buenos Aires para cocinar en Don Julio y con maestría nos enseñó por qué es uno de los más grandes cocineros de todos los tiempos. Leandro Caffarena da su visión desde la experiencia de haber estado en Laguiole. Juan Carlos Fola, en cambio, opina desde la óptica de quien prueba por primera vez los platos del chef francés.
Cuando comer vale un Perú
Gastronomía

Cuando comer vale un Perú

Sandra Doig es la subdirectora de Promperú, el organismo de difusión turístico del país hermano. En la gestión de este organismo se explican las razones por las cuales el Perú es destino obligado para los amantes de la buena mesa. Además de Machu Picchu, la selva, el mar y la sierra, que nos deslumbran con sus paisajes y vivencias.