Tan Naútico como la Rosa

Una Puerta del Inca que se abre al mar

Lunes, 21 de mayo de 2018

Es uno de los históricos edificios de San Telmo, el Pasaje Belgrano. Allí funciona desde comienzos del año pasado Puerta del Inca, una opción para disfrutar de la Cocina Peruana del mar. Tan Náutico como la Rosa.

Puerta del Inca - Bolívar 373 - Teléfono: 5217-5323 / 5322. Abierto de lunes a jueves de 12 a 24; viernes de 12 a 1 AM; sábados de 20 a 1AM. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Peruana

Barrio: San Telmo

Precio: $$$$

Tiene vida propia y estilo ídem. Pero uno, que siempre recuerda un grato almuerzo en esa escollera de Miraflores donde nos permitimos adentrarnos en el Pacífico, no puede menos que encontrar ciertas similitudes conceptuales. Y eso es muy bueno.

Puerta del Inca, el más destacado restaurante peruano de San Telmo, nos recibe con su salón impactante, que mantiene la arquitectura original de muchas décadas atrás. La amplia barra impacta, con el pisco como emblema.

Si bien en nuestras críticas de restaurantes no solemos extendernos demasiado en la ambientación, porque consideramos que está un paso detrás de la comida y el servicio, en este caso uno no puede menos que sorprenderse con el atractivo de un lugar histórico e icónico del barrio más antiguo de Buenos Aires.

A cargo de la brigada continúa el chef Luis Hizo Martínez, pues no se concibe un restaurante peruano sin un cocinero llegado de esas tierras. Parte de la brigada tiene antecedentes en La Rosa Náutica, cuya sucursal de Puerto Madero cerró sus puertas hace tiempo.

Visitamos Puerta del Inca por segunda vez, casi un año y medio más tarde de la primera experiencia, cuando el restaurante recién inauguraba. Dada la identificación con el mar, tanto los cebiches como los tiraditos son una fija. Y también las causas, entre ellas la "Colonial", de langostinos y palta.

Pero el motivo de la visita era probar algunas de las novedades de la carta, donde sobresalen tres entradas: "Causa Limeña" (rellena de pollo y mayonesa de apio); tataki de salmón salmón sellado a la plancha, leche de tigre al ají amarillo ahumado, batatas glaseadas y choclo, y el anticucho de langostinos jumbo marinados en salsa menier anticuchera).

El público del mediodía, numeroso, suele pedir ensalada "Tres Corazones" (alcauciles, palmitos, mix de lechugas, huevo, pimientos de piquillo, palta y vinagreta al balsámico), o la de quinua (con verduras marinadas en jugo de lima, oliva y trocitos de pulpeta artesanal).

Entre los principales, en Pastas y Arroces se incorporó la lasagna de salmón rosado, espinaca y queso brie (láminas de pasta rellenas de salmón del Pacífico, espinaca y queso brie, en salsa pomodoro crema, espumante y colas de langostinos), y el risotto de lomo al salto (arroz con salsa huancaína y tropezones de lomo).

No solo del mar vive Puerta del Inca, aunque éste sea parte de su esencia. Así se ofrecen el lomo nikkei (lomo en cubos macerado en hierbas al wok con cebollas y tomates, acompañado de papas crocantes y arroz peruano), o bien los involtini de pollo a la mostaza (pata y muslo relleno de queso gruyere, panceta y granos de mostaza, con espinacas salteadas y papas españolas crocantes).

Y dentro de los recomendados del chef, volvemos a la costa, con Maremoto (langostinos envueltos en láminas de lenguado, cubos de salmón rosado y callos de vieiras en salsa de la pasión), y la trucha patagónica grillada en salsa provenzal con papines y batatas, servida en una plancha metálica.

Pero sin dudas que el plato que nos despierta nostalgia y nunca queda fuera de la comanda, es el Lenguado del Inca, que se cocina al vapor y sale con langostinos en salsa de hinojo al anís (que le otorga el propio vegetal naturalmente), puré de papas, todo en una corona de hojaldre y servido sobre una concha de gran tamaño. Y la parrillada de mariscos, para compartir, con verduras grilladas y batata al horno, y chimichurri de perejil.

Para finalizar, la carta de postres presenta preparaciones dulcísimas como es clásico en la gastronomía peruana: cheesecake, brownie de chocolate y nueces, mousse de chocolate blanco, y torta fría de naranjas.

Hay una carta de vinos bien nutrida, donde recomendamos orientarse hacia los blancos (Torrontés y Sauvignon Blanc), si uno sigue la definición de que se trata de una "cocina de mar".

Como ya se dijo, el bartender Gastón Tonga Rodríguez propone algunas novedades en cócteles de autor, entre ellos Penoratta (Aperol, Strega y jugo de pomelo); Ni chicha ni limonada (chicha morada, jugo de limón y almíbar simple); Chilcano del Inca (pisco Viñas de Oro infusionado con huacatay, almíbar de cítricos y ají amarillo, jugo de lima, Bitter Palmer de Hung Liu y soda casera); o Lepage Cocktail (Aprycot Brandy Golden Age, piel de limón, espumante y degrade de reducción de frutos rojos).

Cabe destacar que desde el 29 de mayo al 13 de junio, en el horario de 19 a 22, Puerta del Inca participa del ciclo Drink Day's en los cuales se ofrecerán dos cócteles a elección y un tapeo de ceviche clásico (lenguado marinado en jugo de limas, cilantro, cebolla morada, pica pica ajíes, batata glaseada, maíz frito y canasta de rabas) a un precio promocional de $ 250.

No solo del mar vive Puerta del Inca.

Tiradito de pulpo.

 La barra ofrece nuevos cócteles del bartender Gastón Tonga Rodríguez. 

Más de Restaurantes
El Bamboo de la suerte
Restaurantes

El Bamboo de la suerte

Green Bamboo nació cuando entre nosotros poco se sabía de la culinaria del sudeste asiático. Corría el año 1999 y abrir un restaurante de estas características conllevaba un gran desafío. Sin embargo, Darío Muhafara no se equivocó. Algunos lo imitaron, pero nadie le quita lo bailado.
Chiuso se abre al cambio
Restaurantes

Chiuso se abre al cambio

Chiuso lleva ya cuatro años en Plaza San Martín, con su propuesta de Cocina Ítalo Argentina sencilla, rica y accesible a todo bolsillo. Su menú es un homenaje a los inmigrantes que hicieron cambios en las recetas originales sustituyendo insumos que aquí no se conseguían.
La sal de la vida
Restaurantes

La sal de la vida

El tercer viaje gastronómico al Perú de Fondo de Olla © (esta vez a Lima le sumamos Cuzco y Machu Picchu), tuvo como prioridad conocer restaurantes que no habíamos visitado. La excepción fue Maras, donde el chef Rafael Piqueras Bertie interpreta su visión de la culinaria peruana a través de una cocina "honesta y moderna, sin perder de vista la tradición".