Los que sobrevivieron al populismo

500 Vinos Argentinos que Vale la Pena Leer

Lunes, 1 de mayo de 2017

La 2017 es la décimotercera edición de la guía decana de los vinos argentinos. Su autor, Diego Bigongiari, cató a ciegas 500 vinos y los mejores aceites de oliva del país y los califica. Y no le teme meter el dedo en la llaga donde más nos duele: doce años de un gobierno populismo que fue el "más maléfico para la vitinicultura en toda la historia argentina".

Valentía es lo que le sobra a nuestro colega Diego Bigongiari, quien en la décimotercera edición de la Guía Austral Spectator cató en solitario y a ciegas nada menos que 500 etiquetas y las calificó según su punto de vista (y su paladar y su olfato, claro).

Ya la tapa preanuncia lo que enmarca esta edición: "brindo por larga cárcel para todos los korruptos de la kleptocracia kirchnerista". Es imposible sacar de contexto lo que fueron los 12 nefastos años de la "década ganada" (encima fueron doce y no diez).

Claro que hubo quien sacó pingüe ventaja de su afinidad política. Alguna que otra bodega que aprovechó para crecer y hasta para inaugurar nuevas instalaciones. Así cualquiera. Y hubo otras también, pocas, pero las hubo. Lástima que la mayoría padeció los efectos nefastos del populismo.

En la contratapa, Bigongiari dice que "para la industria del vino argentino, la segunda mitad de la ‘década ganada' fue nefasta: nuestros vinos perdieron mercados internacionales, muchos viñedos fueron abandonados y varias bodegas cerraron o se vendieron".

"Los productores tuvieron que lidiar con dificultades inverosímiles en otros países vitivinícolas".

"Quienes gobernaron a la Argentina hasta diciembre de 2015 le hicieron grave daño al sector y los enófilos nunca deberían olvidarlo ni dejar de demandárselos".

"Porque amo a nuestro vinos -dice el autor- quise hacer la tapa impopulista que está al otro lado de este libro". Y agrega: "porque creo que el buen vino deber ser defendido de quienes lo dañan".

"Tras catarlas a ciegas, en estas páginas califico y comento medio millar de auténticas proezas embotelladas, logradas contra el viento y la marea populista", concluye Bigongiari.

Y en la introducción, el autor va más allá al decir que "es menester recordar que en esos años (que bien podrían haber concluido en una dictadura vamosportodista y la muerte de nuestra República), casi sobraron los dedos de una mano para contar a los periodistas del vino que fueron críticos del kirchnerismo".

"Que me perdonen si olvido alguno, pero solo me vienen a la mente los nombres, en primer lugar, de Javier Merino y sus colaboradores en Día al Día del Vino y el diario Los Andes, el principal baluarte crítico de las barbaridades antisectoriales de los K en esos años", señala Bigongiari.

Afirma: "Y a Fanny Polimeni, Juan Carlos Fola, José Luis Belluscio, Alejandro Iglesias y entre los sommeliers, Andrés Rosberg; no todos ellos tuvieron ocasión como quien suscribe, por ser autor y editor de su propia publicación, de manifestarlo abiertamente".

Dentro de este panorama, la obra resulta indispensable para comprender la actualidad de la vitivinicultura argentina y lo que nos dejó la nefasta herencia del gobierno anterior. Y muchos callaron por cierto, quizá por temor, seguramente para sacar ventaja.

Diego describe las regiones, a la que denomina El Oasis Norte, El Valle de Uco, El Oasis Sur, Patagonia, Los Valles de San Juan, Los Valles de La Rioja y Catamarca, Los Valles Calchaquíes, y Buenos Aires.

Y también describe "Los mejores relaciones precio-calidad", "Las sorpresas", "Los peores vinos de esta edición", "Los mejores aceites de oliva de Argentina" y "Las almazaras".

Como toda guía donde se califica, todo pasa por lo subjetivo, pero Austral Spectator, que es decana en la vitivinicultura argentina jamás pasará inadvertida. Indispensable para entender el contexto y analizar a los que sobrevivieron pese a todo.

El libro ya está en venta en las principales librerías del país, a $ 399 el ejemplar.

Más de Bebidas
El consumo de vino por debajo de los 20 litros
Bebidas

El consumo de vino por debajo de los 20 litros

La caída del consumo per cápita de vinos por debajo de los 20 litros anuales, ha sido motivo de debate y muchas voces le echaron la culpa a un único factor: la sofisticación del vino. Otros creen que la solución es comenzar a difundir el consumo de vino con soda y otras variantes poco ortodoxas. La reflexión de Ricardo Santos, un hombre con amplia experiencia en el negocio es muy clarificadora.
Bodegas al borde un ataque de nervios
Bebidas

Bodegas al borde un ataque de nervios

Algunos días antes de conocerse la noticia de la crisis financiera que atraviesa la principal cadena de vinotecas del país, un grupo de distribuidores se reunió para intercambiar ideas sobre el futuro del negocio. La crisis estaba latente. Winery dejó cesantes a 45 empleados, que aún no cobraron su indemnización. Las bodegas con un ataque de nervios.
La Leyenda de la Mano Roja
Bebidas

La Leyenda de la Mano Roja

Campari presentó el cortometraje correspondiente a la edición 2018 de Campari Red Diaries, titulado "La Leyenda de la Mano Roja" en Milán. La película de este año es un homenaje al talento de los bartenders de todo el mundo y, en particular, a las Manos Rojas, maestros en la preparación de los mejores cocktails del mundo.