Sobre transgénicos y agricultura biodinámica

Ver (y escuchar) para creer

Lunes, 2 de julio de 2018

Mucho se habla en contra de los organismos genéticamente modificados en la agricultura y del uso del glifosato. Mucho se dice sobre los beneficios de la agricultura biodinámica. Sin embargo, pocos conocen en profundidad acerca de estos temas. Dos lecturas del fin de semana nos permiten reflexionar sin fanatismos sobre ambas cuestiones.

Para muchos comunicadores, aun con nulos argumentos científicos que avalen sus posiciones, los organismos genéticamente modificados o simplemente las semillas transgénicas son una especie de diablo que contamina todo y nos mata irremediablemente. Y el glifosato, el asesino serial de la gente desamparada.

En otro sentido, desde el fanatismo seudoecologista, la agricultura biodinámica es tan pero tan generosa, que impide que fenómenos climáticos como el granizo y las heladas tardías se produzcan solo porque lo impiden los cuernos de vaca enterrados con sus excrementos adentro.

En la edición del Suplemento Campo de La Nación del sábado pasado, se pudo leer una nota titulada: "La batalla contra el glifosato no tiene fundamentos científicos ni legales". Su autor es Eduardo Ferreyra, presidente de la Fundación Argentina de Ecología Científica.

La entidad está compuesta "por un grupo de personas con conocimientos en ciencias exactas, físicas, naturales y humanísticas, que se han impuesto la misión de informar al público en general acerca de los mitos, fraudes científicos, exageraciones y errores que abundan en el campo de la ecología" Y dicen que "hacemos nuestro espíritu de la Apelación de Heidelberg, documento firmado en 1992 por miles de científicos preocupados por el surgimiento de una ideología irracional que se opone al progreso científico e industrial que permite el progreso económico y social".

¿Qué dice su presidente en el artículo que lleva su firma en La Nación? En primer lugar que "el glifosato comenzó a ser utilizado en 1974 y durante décadas supo popularidad se basó en su capacidad de controlar malezas; sin embargo, el glifosato se convirtió en el mal de todos los males, porque contraría la filosofía de un movimiento Maltusiano que se hace llamar ecologista y que en verdad, es más emocional que racional".

"Por supuesto que, para los ecologistas, los datos y hechos científicos quedan descartados, o al menos aquellos que contradicen su punto de vista". Y "las acusaciones contra el glifosato no solo están infundadas, sino que han sido contrarrestadas por más de 900 estudios científicos, que no hallaron evidencias de que el herbicida causara cáncer, malformaciones en nacimientos u otros males".

Respecto a la ubicación que le da a este producto la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, señala que "ubica al glifosato en el mismo nivel que otras actividades como tomar mate con agua muy caliente, o ser peluquero, o comer tocino o cualquier otro producto derivado de la carne".

En relación a la agricultura biodinámica, que por ahora solo se exhibe en la vitivinicultura, es reveladora una entrevista que en el mismo diario le hicieron al CEO de The Hess Group AG, Liebeld Ehrbar, quien en la última parte del reportaje afirma que "tuvimos problemas con las hormigas que se comían los viñedos". Y agrega: "tuvimos que renunciar a la certificación que teníamos y empezamos a poner veneno para combatir a las hormigas (aclaro que no se pulveriza el viñedo)".

Y destaca que "más allá de eso seguimos con las prácticas biodinámicas" (???). Raro porque es una contradicción absoluta, si es que le metieron veneno a las hormigas.

Concluye afirmando que "tendríamos que volver a obtener una certificación, pero esta vez en orgánico, ya que la gente está dispuesta a pagar un poco más por productos que no incluyan químicos en su producción".

Clarito, es por plata y no por convicción. Hace algunos años, cuando escuchamos hablar por primera vez de la biodinamia a Úrsula, la esposa de Donald Hess, y se lo comentamos ello a un ingeniero agrónomo amigo, salteño para más datos, nos dijo que "era imposible sostener esa práctica en Colomé porque se los van a comer las hormigas".

OGM- glifosato y agricultura biodinámica son dos temas que se prestan a confusión, porque todo el mundo habla y pocos conocen del tema: cuestiones más emotivas que científicas, intereses creados, caprichos de ricos, búsqueda de mayores ingresos, mucha hipocresía, desconocimiento, falta de difusión.

En Fondo de Olla ©, estamos a favor de la ciencia y en contra del esoterismo. Mucho menos adherimos a los falsos ecologismos. 

Más de Alimentos
Cordero lechal para las fiestas
Alimentos

Cordero lechal para las fiestas

El cordero lechal es una tradición en la Península Ibérica, pero no muy común en nuestro país. Para estas fiestas, el sitio Carneaunclick.com lo incorporó como una opción a su propuesta de carnes que se compran por Internet.

Nuevas variedades de arroz del INTA llegan a las góndolas
Alimentos

Nuevas variedades de arroz del INTA llegan a las góndolas

Investigadores del INTA obtuvieron cuatro cultivares de arroz con aptitud para elaborar sushi japonés y risotto italiano, entre otras comidas. Mediante un convenio de vinculación tecnológica, la empresa Dos Hermanos comenzó a multiplicar los granos de KoshINTA, ArborINTA, INTA Mati y KIRA INTA y ya los comercializa en supermercados.
Más caciques que indios
Alimentos

Más caciques que indios

La asociación que acaban de crear para "potenciar los alimentos y cocinas de las Américas", tiene apenas cuatro cocineros (una de ellas mediática) entre 25 miembros. Y ningún productor.