La más rica comida de pobres

Polenta Mágica

Jueves, 22 de marzo de 2018

No me queda otra alternativa que escribir sobre la polenta en primera persona, sin usar el plural de modestia. Es que la polenta formó parte de mi dieta diaria mientras vivían mis abuelos paternos. Una comida sencilla y barata, sabrosa y nutritiva que a los descendientes de italianos del norte nos alimenta la sangre.

En Italia, a quienes viven de Roma para arriba les dicen "polentoni", así como los del sur son "terroni". La polenta evitó la hambruna de millones de personas después de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Un alimento de origen americano que se impuso en Europa.

Cuando mis abuelos paternos (oriundos de un pequeño paese del Val Sabbia, llamado Agnosine en la provincia de Brescia), llegaron a la Argentina en 1908 se encontraron con abundancia de comida, aun en su condición de inmigrantes humildes porque éramos el granero del mundo.

Pero aun disponiendo de carne, lácteos, verduras y frutas por doquier, ellos nunca perdieron la costumbre de preparar la polenta, cuya preparación era toda una ceremonia.

Pescado con hongos y uvas, polenta grillada, en L'adesso.

Mantengo vigente la imagen del nonno cuando, los domingos por la mañana, revolvía kilos de harina de maíz con su espátula de madera, así durante horas. Hasta que la polenta tomaba consistencia formando una "montaña" amarilla, muy distinta de la morbidez con que suele presentársela en otras zonas de Italia.

Esa polenta se comía los mediodías de domingo con quesos adentro, lo que da en llamarse "taragna" (palabra que deriva de "tarel", que en dialecto es como se denominaba a la espátula de madera con que se la prepara).

Luego, durante la semana, reemplazaba al pan de trigo. Por lo general se la horneaba y a veces se le agregaba queso fresco y/o tomate arriba. O implemente se hacía frita.

La verdadera polenta no es la de los vagos que compran la "mágica", la de "2 minutos", etcétera. Compren harina de maíz y prepárenla a la vieja usanza, dándole y dándole a la espátula mientras se cocina para evitar que se formen grumos. Notarán la diferencia en textura y sabor. Es más trabajoso pero bien vale la pena.

La polenta es por cierto una comida de pobres. Confieso que la puedo comer todos los días como hacían mis abuelos y no me aburre. Pero al mismo tiempo ofrece algunas contradicciones. Por ejemplo, un notable acompañamiento son las trufas. Podríamos definir a ese plato como "de mendigo a millonario".

Recuerdo una anécdota de hace muchos años atrás, cuando ese exquisito gourmet e ingeniero nuclear, fanático de la Cucina Italiana, llamado Horacio Grasso tenía en Belgrano su restaurante Da Orazio.

Compartíamos la mesa con el dueño de casa y en cierto momento, me pregunta: "¿qué querés comer"? Mi respuesta fue inmediata: "algo que no está en la carta, polenta".

Horacio llamó al mozo que nos atendía y le pidió que hiciera preparar en la cocina una polenta como la que a él le gustaba. Llegaron los platos a la mesa y el mozo con toda naturalidad comenzó a cortar un tartufo bianco en cantidad abrumadora de láminas, despertando nuestros sentidos y los instintos más salvajes.

Una maravilla que lograba aunar lo más económico (harina de maíz) con uno de los tesoros más grandes (y onerosos también) de la cocina más sofisticada.

Hay un mito que señala que la polenta se debe comer solo en los días fríos, por las calorías que contiene. Así como alguna vez llegamos a ingerir tres platos de locro en un caluroso verano de Cafayate sin que nos afectara en lo más mínimo, igualmente nos gusta comer polenta en cualquier temporada, solo basta tener ganas.

Hoy aún hay gente que desmerece a la polenta, quizá por su origen humilde, por su sencillez o simplemente porque no les agrada. Uno, en cambio, es capaz de dejar el manjar más refinado para comer un plato de polenta.

La polenta, hoy en día, suele ser utilizada como guarnición o aun en la conformación de platos elaborados e inclusive hasta en la alta cocina.

La polenta es mágica, y no precisamente por la marca precocida que está lista en dos minutos. Es mágica por otros motivos. Por sus condiciones organolépticas, por la sencillez y el sabor, por sus nutrientes. Es una comida de pobres y a mucha honra. Es una comida de pobres pero muy rica. 

Más de Gastronomía
Siento ruido de pelota
Gastronomía

Siento ruido de pelota

En La Guitarrita se respira fútbol. Así lo indica su origen ya que fue fundada por dos jugadores de renombre como René Pontoni y Mario Boyé, sino también por los banderines de clubes y fotos de grandes momentos del más popular de los deportes. Para que la gesta fuera completa, faltaba el estadio. Está en Núñez y tiene una propuesta diferente a la original, pero con el sello de la casa.
La imaginación al poder
Gastronomía

La imaginación al poder

La noche del viernes pasado demandaba un esfuerzo extra: recorrer los 60 kilómetros que unen la Capital con el Sofitel La Reserva Cardales. En Le Lac, se juntaban dos cocineros amigos y ambos grandes profesionales. El resultado mejor verlo en imágenes, con un deseo: que se repita.
El Rey ha muerto, La Rey también
Gastronomía

El Rey ha muerto, La Rey también

El Grupo Desarrolladora Gastronómica, que hace pocos días cerró Rond Point, ahora decidió cambiarle el nombre a la tradicional Pizzería La Rey, fundada en 1953. Pasará a ser una Kentucky más.