Editorial

Cocineres Argentines

Lunes, 28 de marzo de 2022

La TV Pública debería ser de todos, todas y "todes" (perdón, pero así hablan en el canal oficial), pero sin embargo se ha convertido en un panfleto K vergonzante en el que los que formamos parte del 70% que no votó al gobierno en las últimas elecciones, no nos sentimos representados. Y como ser consecuentes y chupamedias te da privilegios, la "cocinere" Narda Lepes conducirá desde abril el renovado programa "Cocineros y Cocineras" que reemplazará a "Cocineros Argentinos". Narda participó de esa fantochada que llamaron "Mesa contra el Hambre", que no sirvió para nada porque en el país hay 50% de pobreza y mucha gente que no tiene para comer se cobra ahora por su alineación con la causa nacional y popular.

Seguramente cocinarán polenta, como hacía mi abuelo italiano que llegó al país en 1908 escapando de la hambruna en Italia. Todos los domingos la preparaba y luego se comía durante toda la semana.

Lejos de hartarme, hoy es una comida que, en diferentes preparaciones, me fascina. Pareciera que en el gobierno también son fanáticos de la polenta. Porque nos iban a llenar la parrilla de carne y, sin embargo, nos dejaron con los hierros oxidados porque no hay plata ni para comprar carbón.

A poco de iniciar su gobierno, Alberto Fernández lanzó la pomposamente llamada "Mesa Federal Argentina contra el Hambre", integrada entre otros famosos por Narda Lepes y Marcelo Tinelli.

Ya sabemos "todes" que Narda Lepes no hace nada gratis. Y, aunque precisamente no haga nada, igual le pagan". ¿Cómo?: poniéndola como conductora del nuevo ciclo que comienza en abril por la TV Pública, ahora llamado "Cocineros y Cocineras" (¿en realidad, las damas deberían ir primero no?). Cuentan por ahí que a "Nada" Lepes le dicen delfín: nada por acá, nada por allá, hace un par de boludeces y el público la aplaude.

La cuestión es que ahora la versión femenina de Francis Mallmann, tendrá su protagónico en el canal que todos los argentinos pagamos con nuestros impuestos. El mismo donde Rosario Lufrano hace gastos extravagantes en beneficio propio, pero nadie hace ni dice nada.

La historia oficial señala que "el ciclo continuará como desde hace 13 años bajo la producción de Kapow, con "el espíritu de no ser solo un programa de cocina que presenta recetas ricas y económicas, sino también información exclusiva sobre los hábitos alimentarios de las regiones argentinas y diversas técnicas para la preparación de los platos nutritivos".

Che, si van a hacer recetas económicas van a estar jodidos, si hasta el agua cuesta un dineral (la de la canilla también, con subsidio y todo). Olvídense de la carne, porque el kilo de asado vale más de una luca, de las pastas porque la harina aumentó el 70% en dos meses, ni un huevo frito, si el maple subió en dos meses al doble.

Uno de los tantos memes que salieron en las redes sociales.

Parece que el nuevo programa no tendrá cambios en sus días y horarios. Y a "Nada" la acompañarán Ximena Sáenz (qué pena, porque ella nos cae bien) y una tal Karina Gao.

La "googleamos" y aparece en la web de Lucullus su biografía, que dice lo siguiente: "nacida en China, llegó a la Argentina a los 9 años, en 1993. Es licenciada en Economía Empresarial de la Universidad Torcuato Di Tella y tiene Máster en Management con Majeur en Entrepreneur de HEC Paris. Durante sus estudios en Francia obtuvo dobles becas: Beca de Excelencia Académica otorgado por HEC París, y "Beca de Excelencia Eiffel" otorgado por Ministerio francés de Asuntos Exteriores y Desarrollo internacional".

Y ojo que hay mucho más: "una vez finalizada sus estudios, volvió a la Argentina para crear su empresa de comercio exterior y negocios con China. Se especializa en importaciones y ventas de bienes de consumo masivo". 

"Hasta marzo 2016 fue también copropietaria del restaurante Bonjour Natural Bar. Actualmente, es la creadora del proyecto Mon Petit Glouton, una página especializada en la alimentación infantil, que cuenta ya con más de 20.000 seguidores. En noviembre de 2016, lanzó su primer libro de cocina para bebés". Tremendo CV. 

Suerte que los bebés pueden mamar de la teta de la madre, porque la leche también se fue a las nubes, aunque el tambero cobre una miseria por cada litro que vende a la industria. Son los mismos al que Feletti acusa de especuladores, o el "diablo" para el Presidente.

Informan también que continuarán Juan Bracelli, Juan Ferrara, Lucho García como pastelero del ciclo (profesionales que han sabido ganarse un lugar sin apelar a la politiquería), y el nutricionista Diego Sívori. Lógicamente que tendrán invitados especiales, todos amigos de la Corpo y K declarados.

Pensar que en tiempos de "Ay, pero Macri", el exconductor del ciclo, Guillermo Calabrese, se puso a cantar "MM la p... que te p....", pero no fueron los de los Cambiemos los que lo echaron, sino la nueva conducción Kirchnerista porque no arreglaron los honorarios.

Como dijimos al principio, la TV Pública debería ser de todos los argentinos. Pero hoy, lamentablemente, es una unidad básica de La Cámpora. Por suerte, siempre tenemos el control remoto a mano para pasar de largo el 11, que es el número en el que lo tengo en mi tele. 

Más de Editorial
El cliente casi nunca tiene la razón
Editorial

El cliente casi nunca tiene la razón

No hay dicho más inexacto que el que señala que "el cliente siempre tiene razón". Y, sobre todo, en gastronomía. Ignorantes que se la dan de gourmets. Nabos que, para hacerse los "langas" con la novia o la chica a la que se quieren levantar, devuelven un vino carísimo sin razón alguna. Giles que mandan de vuelta un pato porque está crudo. Bobos que piden una cuchara para comer las pastas. Y podríamos seguir media hora más dando ejemplos. Pero si hay algo inadmisible y que te indigna, son los hdp que reservan una mesa y no van, pero tampoco avisan.

Ya no saben qué hacer con la carne
Editorial

Ya no saben qué hacer con la carne

Vas al súper o a la carnicería y los precios te espantan. Muchos cortes pasaron los 1.000 mangos por kilo, aún sin ser los más valorados como el lomo y el ojo de bife, que superan largamente ese valor. Lo que ha hecho hasta ahora el gobierno, no alcanzó ni siquiera para estabilizar por un par de semanas los precios. Limitaron las exportaciones y, por ende, cayeron los ingresos de divisas. Y la mesa de los argentinos (mejor dicho, la parrilla) sigue vacía. Ahora arremetieron con la prohibición de exportar siete cortes "populares" (habría que llamarlos populistas en todo caso), hasta fines de 2023. Todo con la complicidad de las entidades de la Mesa de Enlace que vieron como buena la medida.


Menos música y más luz
Editorial

Menos música y más luz

Uno va a un restaurante a comer, a ver los platos porque la comida también entra por los ojos, a conversar con amigos, a disfrutar una noche romántica con tu pareja. Pero no, te ponen la música a todo volumen y te apagan las luces. Salvo algunos lugares puntuales como Bagatelle, donde el estilo es ése y la gente va a buscar algo más que muy buenos platos, abogamos por una restauración con menos música (y, de haberla, que sea solo para acompañar) y más luz, para ver lo que comemos.