FINCA DON ATILIO

Los vinos de Uribelarrea

Miércoles, 12 de enero de 2022

Son los viñedos más cercanos a la ciudad de Buenos Aires (unos 85 kilómetros), y sus características regionales son similares a los de la vitivinicultura uruguaya. Es así que, si bien cuentan con otras variedades plantadas, el Tannat es el protagonista. Horacio Spinazzola lleva adelante este emprendimiento a 10 kilómetros del polo gastronómico de Uribelarrea.

Nos enteramos de su existencia por el chef Diego Irato, quien visitó la bodega y nos alertó sobre la calidad de sus vinos. Lo primero que nos llamó la atención fue la ubicación: a solo 85 kilómetros de Buenos Aires, lo que convierte a los viñedos en los más cercanos a la gran ciudad.

Dice Horacio Spinazzola, mentor de Finca Don Atilio, que "la finca está en Uribelarrea, a 10 km del polo gastronómico, y posee características regionales similares a los viñedos del Uruguay, a igual distancia del río y altura del nivel del mar".

El viñedo cuenta con dos hectáreas cultivadas con varietales Syrah, Merlot, Sauvignon Blanc, Pinot Noir y principalmente uvas tintas Tannat, las que más se adaptan al clima de la región. 

Asimismo, están experimentando el comportamiento de nuevas variedades.

La bodega organiza regularmente visitas que incluyen la degustación de todos los vinos, acompañado por empanadas y algunos productos típicos de la zona, como quesos y embutidos.

En época de vendimia, se ofrece a una cantidad limitada de visitantes la posibilidad de participar de la recolección desde la mañana, almuerzo, visita a las instalaciones y, por supuesto, cata de los vinos. Se programa con mucha anticipación, debido al interés que despierta esta actividad.

El portfolio está integrado por dos blends tintos, un blanco, un rosado y un espumoso Extra Brut.

Con la marca Uribelarrea, encontramos un corte de 85% Tannat y 15% Syrah que, por ende, puede considerarse como varietal. Tiene una crianza de ocho meses en botella.

Señala el enólogo que "se presenta de color rojo intenso, con fuerte reflejos violáceos. En nariz, se destaca el abanico de aromas predominando los frutos rojos de estación como las cerezas, ciruelas, guindas y pasas de higo. De largo final gracias a sus maduros taninos, su muy sutil ahumado permanece en nuestro paladar".

El otro tinto sale con la marca Attus. Cuenta con 12 meses de crianza en barricas de roble francés, y otros 12 meses de crianza en botella. Es un genérico de tres variedades: 70% Tannat, 15% Syrah y 15% Merlot. Tiene un potencial de guarda de cinco años.

Así lo describen: "es un vino de entrada jugosa y ataque final. Predomina en boca mucha fruta complejizada por su maloláctica de yogur, cuerpo medio tendiente a alto, elegante con taninos del Tannat persistentes, aunque redondeados, buena acidez, salvaje, cárnico y de carácter herbáceo. Largo final afrutado, herbáceo y refrescante".

Por su parte, el Uribelarrea blanco es un inédito corte de Sauvignon Blanc 75% y Pinot Noir 25%. Para su elaboración, se hizo una selección de racimos, molienda, maceración en frío durante 24 horas, fermentación con levaduras autóctonas y control de temperatura de fermentación. Utilización solo del jugo de gota.

En las notas de cata, "se presenta con un color amarillo pálido con reflejos verdes. Despierta notas frutales como damasco, manzana y durazno, mezclando perfectamente con vestigios florales como la magnolia". 

"En boca persisten las notas encontradas en la nariz, y su marcada acidez y estructura nos dan su largo final".

Hay además un Uribelarrea rosado, 100% elaborado con uvas Tannat. 

Destaca el enólogo que, "originario de la zona de Mediran (Francia), este cepaje robusto ha sido de los primeros pies de viña implantados en nuestro país, la que se ha adaptado notablemente. 

En particular, se vinificó como rosado a temperatura controlada. De color rosado cereza muy brillante, aromas a fruta con notas cítricas, de sabor equilibrado fresco y frutado".

Y, finalmente, la bodega cuenta con un espumoso siempre con la etiqueta Uribelarrea. Se elaboró bajo el método Charmat, con un 100% de uvas Sauvignon Blanc.

Lo definen como un "espumante de color amarillo pálido. Posee aromas muy intensos a azahar y durazno blanco con notas cítricas, como pomelo, y un toque de menta. En boca, es fresco, con acidez marcada, muy vivaz y persistente".

Asimismo, Horacio ha desarrollado, siguiendo la línea de vinos naturales, Uribelarrea Pet Nat, ideal para acompañar picadas con los productos de la zona.

Este viernes 14 de enero, habrá una actividad muy especial desde las 20. Con la presencia del chef Diego Irato, se presentarán los vinos tintos de la cosecha 2020/2021. Habrá un menú especial, con el aporte de quesos de cabra Valle de Goñi, salumería y charcutería de Pueblo Escondido, y alfajores artesanales de La Pulpería de Uribe.

Para contactarse con la bodega para compras y visitas, escribir a www.vinos_uribelarrea.com ó llamar al teléfono: 02227 54 9278. Mail: vino.uribelarrea@gmail.com

Más de Bebidas
Corbeau Wines celebra los 5 años de Mad Bird
Bebidas

Corbeau Wines celebra los 5 años de Mad Bird

La bodega amplió su portfolio y lanzó una edición limitada de sus primeros espumosos. Además, sumó un 100% Ancellotta, con el que demuestra la versatilidad de esta variedad que marcó la historia de la bodega familiar.
Este espumante no es un cuento chino
Bebidas

Este espumante no es un cuento chino

No es habitual que un colega (periodista) se tome el trabajo de pensar y desarrollar un vino (en este caso un espumoso), y les encargue a cuatro enólogos que se lo elaboren. Un producto que sale del "Alma" de Yu Sheng Liao, quien está soportando con entereza y buen humor un tratamiento contra el cáncer. Aun así, se dio el lujo de sacar este espumante que probamos para fin de año y que hay que decirlo, nos gustó mucho.
El hombre que quería ser vino
Bebidas

El hombre que quería ser vino

Vinyes Ocults es el emprendimiento del enólogo Tomás Stharinger. El nombre lo tomó del catalán, cuya traducción es "Viñedos Ocultos". Por su parte, las imágenes de las etiquetas tienen que ver con su paso por México, de donde tomó el ícono de la calavera, según una costumbre muy arraigada en aquel país para rendir homenaje a los muertos. Así quedó atrás "2690", la denominación original por la dirección de su casa en Godoy Cruz. Pero Vinyes Ocults es sobre todo una historia, la del hombre que quería ser vino y se conformó con ser enólogo pero que, como él mismo dice, "es como ser el vino".