Alto nivel culinario

Alo's es 10

Viernes, 6 de marzo de 2020

A veces unas pocas imágenes (las fotos que acompañan esta nota) valen más que miles de palabras. Algo así podría decirse de los increíbles platos de Alejandro Feraud y postres de Yamila Di Renzo, que hacen de Alo's uno de los mejores restaurantes del país.

Alo's - Blanco Encalada 2120 Boulogne Sur Mer (La Horqueta, San Isidro) - Teléfonos: 4737-0248/1246. Abierto martes a sábados de 8.30 a 23.39, lunes de 8.30 a 17. Principales tarjetas.

Cocina: De Autor

Zona: La Horqueta (San Isidro)

Precio: $$$$

Quien ama la buena mesa y aún no ha ido a comer a Alo's no tiene perdón ni justificación. No importa que el restaurante esté en San Isidro, en una zona residencial de La Horqueta, y uno viva en la Capital Federal o en el Conurbano que no linda con el norte.

Paté de pollo y brioche.

Cualquier esfuerzo de tiempo y distancia será escaso a la hora de disfrutar del talento culinario de Alejandro Feraud y de Yamila Di Renzo, uno en lo salado y la otra en lo dulce. Claro que además hay un gran equipo detrás y huerta propia, insumos de elevada calidad y cerebro para crear.

La carta, que cambia a menudo, nos ofrece ahora ocho entradas (dos de ellas pueden convertirse en principales), tres principales y en lo que respecta a la "cocina dulce" otras cinco opciones.

Como solemos hacer, dejamos la elección en manos de los hacedores (Yamila en este caso ante la ausencia de Alejandro por un imprevisto) .

El paté de pollo y brioche acaricia el paladar como un foie gras sin serlo. Recurrente en Alo's. Luego una entrada más audaz: soja viva, cerdo y langostinos. Y el canelón de morillas con suave salsa blanca. También calamar frito con ensalada y el plato de liliáceas, como para hacer un impasse con algo liviano.

El arroz meloso llegó en su punto exacto al dente, con pimientos y mermelada de limón. Es uno de los platos  que más nos gustó de los probados esa noche. Muy sabrosa también la pesca encevichada con zucchini y pepinos.

Soja viva, cerdo y langostinos.

Y aún faltaba el plato más fuerte de la noche: cordero PAC en tres versiones: costillas, rillette y paleta en su punto casi bleu, como manda la ortodoxia. Todo ello acompañado con porotos en escabeche y provenzal.

Toda esta catarata de platos, compartida por tres comensales, parecería escasa al momento de repartir entre los ocupantes de la mesa, pero nos permitió probar más opciones de la carta. Ocurre que la cocina de Alejandro es tan buena que siempre te quedás con ganas de más aunque no tengás hambre.

Si la mesa se pone de acuerdo, está la opción del menú degustación que puede pedirse con el maridaje que propone la sommelier Camila Lapido o bien eligiendo uno mismo de la carta. 

La cocina dulce, invitación de la casa, volvió evidenciar esa rara habilidad de Yamila en entretejer los sabores dulces que se atenúan por la presencia de otros ingredientes salados y ácidos.

Liliáceas.

El postre que aparece como foto de portada está compuesto por sandía disecada, tomate y zarzamora. Una explosión de colores y sabores. La opción de avellanas, salió con queso Patagonzola y cubitos de calabaza (cual dulce de zapallo) pero más tiernos y mayor sutileza. Y el chocolate, infaltable, con higos y especias, fue el corte final a una cena opípara.

Hay muy buen servicio de vinos, apuntalado por una carta compacta y armada según criterios pensados en la conveniencia del cliente, de todas las regiones vitivinícolas y para todos los gustos.

Los precios son altamente razonables de acuerdo a la calidad de lo que se ofrece. A modo de orientación, todo lo apuntado más dos botellas de vino (un Vallisto Barbera Extremo y un Miras Joven Pinot Noir), sumando los tres postres (que fueron cortesía de la casa) y sin contar un descuento efectuado, rondaría los 2.500 pesos por persona. Notable relación costo beneficio.

Mejor no hablar de los 50 Best, donde hay mediocres restaurantes aunque con presencia mediática. Para los que saben y disfrutar de comer, Alo's es un top ten y no un 50. 

Canelones de morillas.

Calamar frito.

Arroz meloso de pimientos y mermelada de limón.

Pesca encevichada.

Cordero y porotos en escabeche.

Avellanas, Patagonzola y calabaza.

Chocolate, higos y helado.

Más de Restaurantes
Chila, cada día se come mejor
Restaurantes

Chila, cada día se come mejor

En un país donde todo cuesta el doble o el triple, contar con un restaurante que cumple con todos los estándares de exigencia a nivel internacional, es poco menos que un milagro. Hablamos de Chila, donde cada día se come mejor.
Pizza, moscato y fainá
Restaurantes

Pizza, moscato y fainá

Es el aperitivo del primer menú degustación de Mercado de Liniers después de la cuarentena. Una copa de Martini y adentro, una sorprendente combinación de moscato (esfera), pizza de provolone (espuma) y fainá (migas). Una audacia del chef Dante Liporace con la que comienza la noche. Luego sigue con cinco pasos más.

Matrimonio bien avenido
Restaurantes

Matrimonio bien avenido

Cava de wine bar, cocina de restaurante. La ecuación perfecta se da en Vico (que ya cuenta con tres locales: Villa Crespo, Palermo y Lanús). El gran mérito de sus creadores, al abrir este bar de vinos, fue haber convocado a un chef que pone a la comida a la altura de la propuesta vínica. Con la nueva fase de la cuarentena - distanciamiento, visitamos el local de Honduras y Carranza.