Editorial

Pan y Circo

Miércoles, 28 de agosto de 2019

Ha nacido un nuevo grupo gastronómico, vaya a saber uno con qué objetivos verdaderos. Más allá de eso, M.I.G.A. (que así se llama) es una agrupación amazónica que, extrañamente, en estos tiempos de igualdad de género practica el sexismo ya desde su concepción.

Mucho se habla hoy de igualdad de género, del empoderamiento de la mujer, de la necesidad de acabar definitivamente con el machismo. Y está muy bien que así sea. En gastronomía, alguna vez criticamos que en GAJO (convertido hoy en un simple chat de amigos cocineros) hubiera una sola chef. Nos quisieron cortar la yugular. Pero ahora es al revés: nació M.I.G.A. (Mujeres Impulsando la Gastronomía Argentina)

¿Qué diría Pappo? Esto seguramente: "Nada como ir juntos a la par y caminos desandar; El honor no lo perdí es el héroe que hay en mí; Nada como ir juntos a la par; El honor no lo perdí es el héroe que hay en mí; Nada como ir juntos a la par".

Esta es una historia de pan. Pero para llegar a él, un símbolo de la alimentación humana (antes de que aparecieran los celíacos), se necesita del trigo. Masculino. Es el origen masculino de la harina (femenino) que da lugar al pan (masculino), y que finalmente se transforma en miga y corteza (ambas femeninas).

Observen que para ir del pan a la miga, necesariamente debemos ir juntos a la par.

En Fondo de Olla © (https://www.fondodeolla.com/nota/15327-la-cocina-no-es-solo-cosa-de-hombres/) siempre hemos bregado porque las mujeres tengan cada vez más presencia en la gastronomía profesional. Hubo un tiempo en el que la cocina de restaurantes era un ámbito masculino, de tipos rudos venidos del interior, sudorosos, puteadores y violentos porque no había otra manera de sobrevivir.

Por suerte todo cambió y hoy tenemos muchas mujeres laburando a la par del hombre, soportando calor, arduas horas de trabajo y con similar talento. Pero no nos gusta la discriminación, ni de un lado ni del otro.

El hombre y la mujer no somos iguales, nos diferencia la anatomía. Que tengamos igualdad de derechos es otra cosa, una asignatura aún pendiente que afortunadamente se va acercando cada vez más. Somos distintos, pero nos complementamos. No tenemos por qué ir separados. ¿Por qué no ir juntos a la par?

Y ahora concluyo en primera persona. Tengo esposa (hace 30 años) e hija. No concibo la vida sin ellas. Provengo de un partido político que fue el primero en presentar leyes para que la mujer tuviera derecho a voto. El mismo que dio lugar a una figura cumbre de nuestra política: Alicia Moreau de Justo.

Quizá después de esta nota muchas me tilden de machista, animal, retrógrado y vaya a saberse cuántos adjetivos más. No importa.

Solo digo que no hay harina sin trigo, ni pan sin harina, ni miga sin pan. Masculino - Femenino, o Femenino - Masculino. Como quieran.

Si pretenden "impulsar la gastronomía argentina" nos parece que no es éste el camino. 

Más de Editorial
La grieta del vino
Editorial

La grieta del vino

La designación de José Alberto Zuccardi como presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), provocó airadas voces de reprobación en varios ámbitos de la actividad, entre ellos Bodegas de Argentina. El nuevo titular de la entidad público privada deberá asumir el 7 de marzo. Más allá de las razones de uno y otro bando, la grieta le hace muy mal al vino, que está hoy en sus niveles de consumos más bajos de la historia.

Nos amigamos con todos
Editorial

Nos amigamos con todos

Uno no puede pelearse con todo el mundo, llega un momento en el que hay que hacer las paces, aun con aquellos que piensan distinto. Una cosa no quita la otra y ahora cambiamos, Fondo de Olla © se suma a la prensa complaciente solo para llevarse bien con todo el mundo.

Garroneros en la prensa gastronómica
Editorial

Garroneros en la prensa gastronómica

Muchas veces hemos debido clarificar a los lectores sobre cómo se manejan los periodistas enogastronómicos en un restaurante y a la hora de ser invitados a eventos o recibir envíos de productos. A raíz de falsas acusaciones que nos han endilgado, nos vemos en la obligación de salir nuevamente al ruedo.