Editorial

Hoy estamos de remate

Lunes, 17 de junio de 2019

La fiesta "inolvidable" (como la de Peter Sellers) ya pasó por Lima, Ciudad de México y Bogotá. Ahora los que se creyeron que Buenos Aires es la Capital Gastronómica (vaya a saber uno de dónde) ofertaron a precio de remate y habrá festichola local en octubre. Los figuretti preparan sus mejores galas. Como en el recordado programa de Gerardo Sofovich, hoy estamos de remate.

Primero la fría noticia: Buenos Aires será la sede de la premiación de los 50 Best Restaurants. Será el 10 de octubre en la Usina del Arte. El día previo habrá otras actividades: cena de bienvenida para chefs y periodistas; 50 Best Talks y Chef's Feast.

Los premios incluyen otras categorías como "Restaurante Sostenible" (Sustainable Restaurant Award); "Selección de Chefs" (Chefs' Choice Award); "Mejor Pastelería" (Latin America's Best Pastry Chef Award), y "Mejor Chef Mujer" (Latin America's Best Female Chef Award), entre otros.

Se trata de la séptima edición de los 50 Best Restaurants LATAM, que antes tuvieron sus fiestas de premiación en Lima, Ciudad de México y Bogotá.

Ya se sabía que nuestra capital sería la cuarta ciudad del subcontinente en albergar el circo. Pareciera ser sin embargo, que los premios vienen devaluados y el país -es decir nosotros los que vivimos en CABA- pagará menos de lo previsto.

Claro que lo barato sale caro, dice el refrán. Nunca mejor dicho. Ya partimos de una falacia, cuando las autoridades comunales siguen utilizando ese absurdo eslogan de "Buenos Aires Capital Gastronómica".

Nadie sabe realmente de qué capital están hablando. Si se trata de la Argentina, sin dudas lo es. Si pretenden que sea fuera de nuestras fronteras se trata de un absurdo total. Es que pareciera que nunca fueron a Lima, o a México, en segunda instancia.

El evento está organizado por la editorial británica William Reed Business Media, con el auspicio del Ente de Turismo de Buenos Aires y la Secretaría de Turismo de la Nación (bah, los que ponen la teca, obviamente).

A esta altura, los 50 Best Restaurants ya han perdido la escasa credibilidad que les quedaba. Mucho más a nivel local, donde un austero restaurante recién inaugurado (un comedor) está en el ranking por encima de referentes de la gastronomía argentina, por ejemplo Aramburu.

Va de suyo que hay una Corpo muy fuerte que con actitudes mafiosas maneja a gusto y piacere quiénes aparecen y quiénes no (como entender sino que Alo's, Roux y Darío Gualtieri Bistró no hayan estado nunca en el ranking).

Y que tratan de desacreditar (y si posible destruir) a cocineros y periodistas que no son de su agrado, simplemente porque piensan distintos y dicen lo que piensan.

Lo que no comprende la caterva de colegas chupamedias, es que a cambio de un viaje (este año no va a ser posible lógicamente), aceptan ser jurados para levantar la mano cuando la Corpo lo dice, al tiempo que se sienten obligados a utilizar adjetivaciones ridículas (el ranking más importante del mundo, la lista más prestigiosa, etcétera).

Claro está que algunos de los restaurantes que sí están, son tan buenos que no necesitan del lobby infame. Otros, obviamente, no aparecerían nunca de no ser parte de ese clan.

Pues bien, vamos tomando nota de las fechas, para exiliarnos lo más lejos posible. Va a resultar insoportable tanta hipocresía, tanto figuretti junto, tanta falta de respeto para los que no están y debieran estarlo).

Y seguramente habrá bis en 2020, porque así parece que está acordado.

No importa, Fondo de Olla © no se vende y observaremos desde afuera todo el circo que se arme alrededor de la premiación.

Se verá quiénes son los chefs de renombre que vengan al país para el evento. Algunos de los más importantes hace tiempo que pegan el faltazo. Por algo será... si hasta Francis Mallmann (que no es santo de nuestra devoción precisamente, pero sí es muy reconocido en el exterior) renunció a ser jurado por vergüenza ajena.

Más de Editorial
Desensillar hasta que aclare
Editorial

Desensillar hasta que aclare

La cuarentena obligatoria nos ha cambiado la rutina diaria. Y a Fondo de Olla © parte su enfoque crítico habitual. Lo cierto es que las circunstancias nos obligan a cambiar los temas limitándonos a lo que resulta útil durante el encierro.

Guardamos la Olla, la voz no se acalla
Editorial

Guardamos la Olla, la voz no se acalla

Esto va día a día. Y las restricciones crecen minuto a minuto. La realidad nos supera. Fondo de Olla © no se calla; solo apagamos el fuego y no publicaremos hasta nuevo aviso notas de restaurantes, viajes ni nada que hoy los lectores estén impedidos de hacer. Los temas tendrán que ver con producción, consejos e información de interés hasta que salgamos de esta pesadilla.
Campo diabólico
Editorial

Campo diabólico

Volvieron y lo primero que atinaron a hacer es meterle la mano en los bolsillos a los que no pueden defenderse, como los jubilados y los chacareros que cada vez que exportan deben dejar hasta un tercio de su producción en manos del Estado corrupto. Para justificar tamaña exacción politizan el tema y aparecen chefs que deberían cocinar solamente piedras.